viernes, 28 de enero de 2011

Guillermo, siete años, solterón...

Después de llegar tarde por comprar una bolsa de chucherias capaz de hacer reventar el pancreas más robusto, cambiar dos veces de asiento buscando una cabeza pequeñita para él y molestar a medio auditorio.

Conversación con Guillermo que tiene siete años mientras  su hermano actuaba como protagonista en una obra de teatro, su madre andaba loca cargando un baúl como el de la Piquer y después de una escena de boda.

Guiller: Cereza, ¿a que edad te puedes casar?
Cereza: A partir de los dieciocho años, el dia que quieras, creo que te puedes casar antes de esa edad pero necesitas el permiso de tus padres, aunque  no le veo  la urgencia a casarse tan pronto.
Guiller: oye ¿y tu cuantos años tienes?
Cereza: más de dieciocho.
Guiller: ¡Pero tu no te has casado!
Cereza: no, no me he casado nunca, es verdad.
Guiller: ¿y porque no te has casado si tienes más de dieciocho años?
Cereza:  Porque no he querido hacerlo.
Guiller: ¿¿¡Pero es que no es obligatorio!??
Cereza: cosas tienes, claro que no es obligatorio, lo haces si quieres y si no quieres pués no.
Guiller:¡Ah, entonces  yo no me casó!
Cereza: Casí todas las personas casadas que conozco dijeron eso mismo.
Guiller: ¡ya lo verás!

Me hace muchisisma gracia que pensara que el matrimonio era  obligatorio porque según él si fuera posible elegir, ¿quién se iba a casar?

1 comentario:

  1. mi vida, pobrecillo... sómo serán de fuertes las convenciones sociales que el pobre crío pensaba que era obligatorio casarse...
    menos mal que le aclaraste que al menos eso, obligatorio no es :)

    besitos

    ResponderEliminar

Cosas de niños. Adan y Eva

A el pequeño le encanta enseñarme cuanto sabe, cuanto aprende, cuanto ve. Sus libros, llenos de garabatos, son para mi como un museo llen...