miércoles, 21 de diciembre de 2011

Lluvia de gatos

Llevo mucho tiempo sin actualizar, no he tenido ni tiempo ni ganas de hacerlo. Pero sigue siendo mi blog y lo visito con frecuencia, más que nada para ver como se mueve la barra lateral y las personas siguen vivas y cuentan sus historias.
Desde el punto y coma hasta ahora no me han pasado cosas muy divertidas que contar y las tristes no las puedo ni quiero recordar, pero me apetece contar que hace poco sufrí una lluvia de gatos que a poco pone fin a mis lindos ojos verdes, (si, son verdes) y me restaura el cutis.

Estaba en la leñera, parada esperando que mi memoria se dignara aparecer para decirme que estaba haciendo allí, puede que a cualquiera le parezca fácil averiguar que se busca en el rincón de la leña, pero mi cerebro a ratos se desconecta de mi. Pues en esas andaba cuando desde el tejado oigo trotar al séptimo de caballería y me asusto. Me retiro un paso, miro hacia arriba y por arte de magia y de los gatos gamberros que lo perseguían, veo caer un gato de por lo menos 40 kilos. Entonces me sentí como Piolín y me dije aquello de "creo que vi caer del cielo a un lindo gatito"
Agggg el gato no cayó sobre mi por el paso que retrocedí a tiempo lo que me hace seguir creyendo que dios existe.
El pobre cae como caen todos los gatos, panza arriba y me mira horrorizado, claro que no me había peinado aún y no es para menos, pero guapo podías haber disimulado un poco que me vas a deprimir, (bueno lo mismo no me miraba así por ver mis rizos despeinados) y se lanza en dirección norte mientras yo huyo en dirección sur. Asustados estábamos los dos, mientras el gato raspilla se partía las costillas de la risa.

El gatazo que cayó descuenta una vida de siete, pero a mi a poco no me quedó ninguna, solo imaginar que me hubiera caído encima tiene el efecto clic, clic, clic en mis rodillas otra vez.

De como sacamos al gato de la leñera y la manía que me tiene desde entonces, lo contaré en otro post si es que alguien se digna a leer este.

domingo, 13 de noviembre de 2011

Regalos prácticos

Mi amiga Alba es muy peculiar. Vive en Madrid de lunes a viernes, y viene al poblado los fines de semana. Todos, absolutamente todos los fines de semana y fiestas. Y no es por que a ella no le guste quedarse en la capi ni mucho menos, solo que su marido es más de pueblo que las amapolas y Madrid no ha entrado en él.
Viven en un piso de unos 47 m2, ellos y sus dos hijos,  en un tercero sin ascensor que compraron  en pesetas, cuando todavía se podía comprar un piso en Madrid y pagarlo en la presente reencarnación.
En el poblado compraron un terreno para hacer una casa pero me da el palpito que haciéndola en fines de semana les llegara la jubilación sin haberla estrenado. Eso si, en la vivienda nueva no van a tener problemas de espacio, viendo los planos creo que el salón de fiestas tendrá más de 40 metros!
A lo que iba, que Alba ha cumplido años estos días y su marido y sus hijos le han regalado una HORMIGONERA...!


Todavía me duelen las mandíbulas de reír cuando me lo han  contado y la  he visto.
No se la han podido envolver en papel de regalo, pero le han colocado un lazo azul  que es lo más, jejeje.
Y la ilusión que le ha hecho a ella es de quedarse de patata.
Ya he comentado alguna vez que no soy muy buena haciendo regalos, que prefiero expresar mi afecto a través de otros lenguajes, pero no lo he podido resistir,  esta vez he hecho una excepción y le he regalado un SACO DE YESO, eso si, yo si lo he envuelto y le puesto el lazo. Pegatina de Felicidades, por que me parecía inútil colocarle el "espero que te guste", sabiendo que le iba a gustar seguro, jejeje.
He quedao como una reina y nos hemos reído una barbaridad.
 A partir de ahora ya tienen resuelto el problema de Reyes, enamorados, aniversarios y otras celebraciones, se pueden ir regalando un palé de ladrillos, unos sacos de cemento, un  camión de arena, un trapalé, juas, juas, juas.

jueves, 10 de noviembre de 2011

si, tenias razón.

Si hay una frase que odio, me da urticaria,  me saca de mis casillas, me irrita, me puede sobretodo por que siempre significa que he metido la pata mucho pero mucho, es  "ya te lo dije" ¡Aggg, que rabia me da!
Y cómo es el  caso cuando he hablado con mi amiga Belén he estado esperando a oírselo decir todo el tiempo que hemos estado juntas.
Se la estaba guardando, pero yo que le leo el pensamiento la veía escrita en su frente con letras luminosas, a pesar de estar hablando por teléfono


¿No me lo vas a decir?- le pregunto, y ella se ríe e imagino que se frota las manos, me ha dicho que si pero que lo hará cuando le parezca bien. Le gusta hacerme sufrir, prefiere ver que cara pongo.

Dejo una canción de Fito y Fitipaldis, y la dejo asombrada de como pueden estos chicos saber tan bien como me siento, si no  me conocen y no se lo he contado a ellos.
Por cierto, en este vídeo solo una chica sobre el escenario, que rancios!!




Whisky barato

Cuando ya no sirven las palabras
Cuando se ha rajado la ilusión
me emborracho con whisky barato
a ver si me escuece el corazón



Quiero ser tan duro como el hierro
pero me derrito con tu olor.
Quise hacer un cielo en el infierno
a ver si acertaba por error

Ya no queda nada entre tu y yo
ya no queda nada entre los dos (bis)

Cada cual que siga su camino,
cada cual que baile su canción.
Tú destino dicen ya está escrito,
el mío tengo que escribirlo yo

Y de tu cariño, de tu amor, de tu alegría
de tu calor, de vida mía, de te quiero tanto,
al final, lo único que me quedó es la canción
que estoy cantando

Ya no queda nada entre tu y yo
ya no queda nada entre los dos (bis)





lunes, 7 de noviembre de 2011

Despistes

Subo al ascensor voy al primer piso al 1º C siempre voy a mismo sitio, siempre realizo el mismo recorrido.Y claro de tanto repetir la ruta ya  ni me fijo para nada en el portal si no hay grandes cambios que me llamen la atención, y cuando todo está como siempre no suena ninguna alarma. Me muevo de manera  automática y con el pensamiento en las mil tareas que aún quedan por hacer y el poco tiempo que le queda al día  y como quien no tiene cabeza, tiene que tener pies, esta será la tropecientas mil veces que subo y bajo de allí hoy.

Se abre la puerta del ascensor y salgo, llevo la llave en la mano. Intento abrir y no puedo. Siempre es igual cuanto más deprisa, más despacio.  Sigo intentando abrir y me viene el  recuerdo de cuando hace poco tiempo dejamos la llave en la cerradura por dentro y al salir y cerrar dimonos cuenta tarde ya y necesitamos un cerrajero que nos dio un sablazo, que aún me duele.

No voy a llamarle otra vez, voy a intentar abrir yo aunque se hunda la puerta. Sé que es una tonteria pero a veces la magia existe y con un poco de maña y paciencia, me voy a ahorrar los euros que el cerrajero esta vez no se va llevar.
Por mis narices.
Me ha costado un poco pero he logrado abrir.

¿Y esto?? Me quedo impresionada al abrir la puerta.
¿Pero que ha pasado, el piso esta vacio? ¡ No puede ser, nos han robado todo..!!
No doy crédito a lo que veo. Por unos minutos, no segundos minutos ha pasado toda mi vida por mis ojos.
Ni siquiera me doy cuenta que el color de las paredes no es el mismo...

Por fin reacciono, este no es mi piso, estoy en el segundo. Ostras, pero la llave ha abierto, con un poco de esfuerzo pero está abierta la puerta.
 
¡Anda que menuda seguridad, ahora todos a cambiar las cerraduras y yo además a  tomarme una tila, que no gano para sustos!

viernes, 28 de octubre de 2011

Mi cumple



Acabo de celebrar mi cumpleaños. Pasados los cuarenta no debería ser doloroso cumplir un año más, y de hecho no lo va a ser.
Solo los niños tienen cuatro años y medio o las personas muy mayores presumen de tener ochenta y cinco, algunos señores apostillan que les queda solo un mes para cumplirlos pero los exhiben  antes de la fecha.
Nunca me ha gustado ese día,  por la extraña razón de ser alérgica al papel protagonista. Recibir regalos ha sido hasta hace bien poco un suplicio para mi. Tengo siempre la sensación de quedar en deuda, y ello me angustia más que ilusiona.
Enumera Elsa Punset en su libro "Brújula para navegantes emocionales",  las cinco maneras básicas en las que las personas expresamos y  preferimos recibir amor: a  través del contacto físico, compartiendo tiempo de calidad con las personas, haciendo regalos, con actos de servicio o través de las palabras. Los denomina los cinco "lenguajes del amor".
"Cada persona tiene tiene uno o dos lenguajes específicos con los que se siente especialmente cómodo para percibir y expresar amor. A veces expresamos amor en un lenguaje y deseamos recibirlo en otro. Si nadie nos habla en nuestro lenguaje de amor, nos resultara difícil sentirnos amados. Intentaremos provocar en los demás la expresión de amor en el lenguaje que entendemos mejor y sentiremos fustración si no lo conseguimos."

Lo estupendo sería controlar todos ellos, pero básicamente dos son los más empleados y de forma ocasional alguno de los otros lenguajes.
Mis preferidos son el de compartir tiempo de calidad y el más polémico, actos de servicio, también me es fácil expresar afecto a través  de gestos de cariño, la mirada de atención, la sonrisa,  el abrazo.
A regalar o recibir regalos, me estoy acostumbrando ahora, supongo que por ser el más utilizado y voy sacando esa sensación incomoda de deuda de hace algún tiempo.

En este cumple ha caído, un bolso, pendientes, varios pañuelos, guantes y un libro, "Tiempo entre costuras", vamos que ha estado muy generoso. Y aunque todos me han gustado, un vídeo y una bola de cristal para adivinar el futuro, se han llevado la palma de oro.

Ha sido un cumpleaños lleno de ausencia, pero también lleno de aliento.

Gracias a todxs, por los regalos y especialmente por soportarme.

domingo, 23 de octubre de 2011

Querida Ana



Apenas han pasado cinco días desde tu marcha y apenas he podido dejar de llorar.
Supongo que nadie nos ha asegurado que la vida fuera a ser eterna, pero solo treinta años son apenas un soplo de aire que no da para levantar más que algunas hojas.
El domingo escribí sin saber que estaba a punto de ocurrir, sobre aquel día en que llena de miedo a tu miedo, te rapaste la cabeza y te colocaste el pelo nuevo. Aquel día en que no dejabas de mirarme como si quisieras taladrar mis pensamientos y descubrir si te veías guapa, si te veías distinta y si la gente que no te conocía lo bastante para saber de tu enfermedad  podrían ver que algo había cambiado en tu imagen y en ti.
Mas incluso que los  efectos  desagradables de la quimio, te asustaba ver el temor que sentías, en los ojos de otros. Más tarde, las prioridades cambiaron y  te soltaste el pelo, de verdad.
Que alivio, me dijiste, liberarme de querer tapar el sol con dos dedos, que alivio perder el temor a que pensarán. Y te concentraste en luchar con todas tus fuerzas.

¿Cómo podía imaginar que marcharías, así, tan rápido y tan silenciosa, tú que eres el bullicio y la alegría dónde vas?

Guardo para mi todas las risas,  los llantos,  los sueños, las ilusiones y tu mirada abierta y limpia, las  horas compartidas, las llenas de sombra y las llenas de luz.

No tengo más lágrimas para llorar tu partida, tan solo un dolor silente y sordo y la necesidad de recordarte a cada rato.
Me queda el honor y la satisfacción de haber podido acompañarte en tus breves años, de mucha alegría compartida y muchos dolores mitigados. De lágrimas en mi hombro y en el tuyo. Me queda agradecerte tantas charlas y juegos, tantas horas de cariño recíproco, de confianza, de intimidad, de honestidad.
Sé que el tiempo acabará por situar los recuerdos y cuando el dolor se calme, podré aceptar tu marcha y dar gracias a la vida que me permitió disfrutarte desde tus primeros pasos y  acompañarte en tus últimas horas.
No olvides que te quiero,  no olvidaré que me quieres, mi niña.

viernes, 30 de septiembre de 2011

¿Qué culpa tienen las sillas?

No sé que les está sucediendo a los tíos que tengo a mi alrededor, si el cambio de estación les está afectando a los nervios, o en otoño se les remueve la testosterona, porque vamos, que no es normal que a todos les haya dado por tirar las sillas y andar con un cabreo constante y agotador que ya me saca de quicio.
Desde mi sobrino Diego que tiene 20 meses y cuando no le permites que juegue con el cartón de huevos, lanza  al suelo todo lo que lleve en la mano, y vuelca su silla y le da una patada, a mi padre que ese hace lo mismo y por lo mismo pero no tiene la excusa de tener 20 meses sino 200 años.
Pero la sorpresa grande me la lleve con Nico.
Y explico, Nico es uno de mis sobrinos de corazón (como no tengo hijos, tengo una manada entre sobrinos de ADN común y de corazón) y es junto a su hermana Alba de los mayores, él tiene 14 años y ella 11. Y si algún varón ha sentido por mi adoración, ha sido él. Ha vivido conmigo mucho tiempo y claro a caido ante mis encantos desde que tenia meses. Alba me quiere tanto como él y suelen disputarme, y absorverme en cuanto me ven llegar.
El sábado pasado cenamos fuera, unas diez personas entre grandes y pequeños y como siempre me guardaron un sitio a su lado, esta vez no en medio de los dos, que ya les he prohibido que hagan eso, porque me marean y estaban los dos junto a mi  pero en un lateral.
El sábado Nico estaba muy absorvente y Alba no pudo hablar conmigo en toda la noche, pero aprovechando una salida de su hermano al bar de al lado a jugar con su primo, ocupo la silla que había dejado vacía y comenzamos hablar.
No le vimos llegar, fue un relámpago, llegó por detrás y volcó la silla con su hermana en ella y la tiró al suelo.
Nunca ha sido violento, es más es un tipo agradable, muy creativo y sumamente educado. Jamás habrá visto un comportamiento parecido ni de lejos entre sus padres. Supongo que fue un impulso y no pudo tolerar ver a su hermana en su sitio.
Tratar de hacerle entender que lo que había hecho estaba más que fatal no fue fácil, y estuvo con morro todo el fin de semana.
Cree que su hermana le quita protagonismo y que solo estaba defendiendo su posición en la mesa.
Aquello dió ocasión de debate entre nosotros por el comportamiento de Nico y los chicos casi le defendian diciendo que es agresividad masculina, pero naturalmente que aquello no era agresividad sino violencia.
Me pregunto si en vez de ser su hermana hubiera sido su primo (de la misma edad que Alba) hubiera actuado de la misma manera.
Lo que me encantó fue como su madre explicó la diferencia entre agresividad y violencia.


"Si alguien viene a matarme y yo defendiéndome lo mato, eso es apenas agresividad, pero si yo beso a alguien en contra de su voluntad, eso es violencia"

Trabajar la rabia y tolerar la fustración es imprescindible para evitar comportamientos violentos.
Nico no odia a su hermana, solo sintió mucha rabia que no supo gestionar y vivimos en un mundo donde se banaliza la violencia de tanto verla en lata.

Recuerdo que cuando fui a ver la película "La pasión de Cristo" de Mel Gibson salí del cine con el estomago revuelto como mucha gente y pensé, que lo único bueno de la película había sido mostrar la violencia tal y como es, como algo asqueroso y deplorable.

Los padres de Nico andan muy preocupados con él y con la niña por otros motivos, dice Alba madre que era más feliz cuando eran más chicos, que la edad del pavo le va traer muchos problemas, y me temo que tiene razón.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Gafas nuevas

Hoy he estrenado gafas, son rojas, ¡más bonicas y más monas! y no tienen nada que ver con el estilo de las que perdí la semana pasada.
Creo que se debieron caer de la funda el mismo dia que intente dejar en el punto limpio la lavadora que se habia fundido unas semanas atrás. Desde luego tuve dias mejores.
Hoy llevaba mis gafas nuevas tan contenta, pensando que todo el mundo se fijaria en ellas y en lo bien que me quedan, pero no ha sido así. Como no puedo resistirlo he preguntado a todo el mundo si no notaban algo distinto en mi.
Y he obtenido respuestas tan variadas como: te has cortado el pelo, o estas más gorda, las sandalias son ¿las del año pasado?, alguien se ha quedado mudo y me ha advertido que no admite preguntas trampa, todo menos el  que bonitas gafas, que bien te sientan que esperaba oir.
Han pasado desapercibidas, cosa que a mi me parece increible porque son preciosas.
La próxima que quiera hacer que me se fijen en mi, haré aquello que hizo aquel que habían operado de hemorroides y se vendo un brazo.
Quien le veia le preguntaba que le habia pasado y el respondia que le habian operado de allá, y para que te has vendao el brazo??, pues pa que va ser, pa que me pregunten.
Si veis a alguien con un brazo vendao, sospechad...

domingo, 11 de septiembre de 2011

cositas sueltas



No sé si estaré pagando el carma de  haber sido marquesa, o marqués, (que no lo tengo muy claro) en mi penúltima reencarnación, pero  -esa o -es tuve que ser muy mala, pero mucho, mucho.
No es normal, el añito que llevo de roturas y  pérdidas, las llaves, las gafas (que soy rompetechos), el motor de lavadora,  el cargador de la cámara de fotos, la pantalla del móvil, el ordenata, la cama (y no fue por nada placentero), la memoria, que esa no la tengo rota, pero no sé donde la guarde y no la encuentro.
Y lo que me callo para no cansar, que no me quejo nada para lo que tengo, ¡ay! :)
Lo mismo no es un carma y es que me ha mirado un tuerto, y digo varón, porque una mujer tuerta no es tan efectiva.

 Antes de que se pierda, se rompa o lo olvide, dejo aquí tontería que me hace mucha gracia.
-¿Madre, cuando comeremos pan de hoy?
-Mañana hija mía, mañana.

Así estamos.

jueves, 1 de septiembre de 2011

De buitres y gallinas

¡Pues no me están levantando los tomates de mi huerto día si, día también!
Hay que ver que gente con el rostro más pétreo, que digo yo que cuesta un kilo de tomates un euro, que no hace falta ser tan miserable como para llevárselos de mi huerto y arriesgarse a que lo pille con las garras en el tomate y me tenga que quitar la zapatilla, y darle unos azotes hasta que aprenda que no se debe ser tan chorizo.
¡Que no sabe ese ser como me pongo cuando me pongo!
Ayer se lo estaba comentando a mi hermano y me dice que buitres ha habido siempre y ya debía saber que un par de tomateras son el diezmo a pagar.
Estoy de acuerdo, hay mucho buitre suelto, le dije.
Esta mañana llego a la casa de la huerta y observo que no hay huellas de coche o de moto  como otros días, antes de irme paso ligeramente la escoba para borrar mis huellas y dejar en blanco el terreno, al menos cuando llego ya sé si el buitre ha llegado antes que yo hoy o puede que llegara ayer más tarde que yo me marchara.
No había huellas y me he dirigido a la casa. He abierto la puerta grande que da al patio y ha sido un segundo abrir y cerrar la puerta.
¡Que susto, madre mía!
¡Pues no estaba el buitre dentro, pero no el buitre humano, no, era un buitre leonado de verdad!!
¡Ay mi corazón, ay mi corazón...!
Pedazo de bicho precioso pero que asusta más que muchisismo encontrártelo subido en un cajón, el pobre estaba más asustado que yo, pero yo no lo sabia.
¿Que hago, que hago ahora con el pajarito este???
He llamado a la guardia civil y les he contado el caso,  que parece que se ha colado al patio y no tiene manera de levantar el vuelo porque no hay mucho espacio y además cojea un poco de la pata izquierda.
Humm, con la iglesia hemos topado, amigo Sancho!!
Espere me dice el guardia que le pongo con el centro de recuperación de la naturaleza y ya le indican que hacer.
Ojiplática estaba, ¿no querrán estos que lo atrape yo?
Espero y espero y por fin me comenta un chaval muy amable que no hay guardas cerca de la zona y que me llamaran en cuanto encuentren uno.
¡Ay, me da el palpito que lo mismo nos  hacemos viejos el buitre y yo  esperando al guarda..!
Paciencia me digo, con no pasar al patio bastará.
Pero claro la curiosidad mató al gato y yo soy curiosa.
Con mucho miedo me voy acercando, oye, que bonito eres, que plumaje tienes, jeje, más que yo, jeje estoy graciosilla.
Se remueve y pego un salto y salgo, vaya, se ha molestado por lo de las plumas, pues es cierto tienes más pluma que yo, no te lo tomes a mal.
No se cuantas horas después me han llamado para decirme que ya venia el guarda, casi me daba pena que viniera por él, pasado el primer momento, le estaba tomando cariño.
Y ha llegado el guarda, un chico de unos cuarenta años, sudando horrores y con pocas ganas de atrapar buitres.
Vaya, han enviado al más gallina a cazar un buitre, ya verás quien acaba cazando al animal.
Como estaba asustado, el pajarillo, se ha cobijado en un rincón de difícil acceso y el guarda no tenia muchas ganas de sacarlo de allí.
Total, viendo que iba a perder todo el día por nada, he cogido la escoba y le he hecho salir de su escondite.
Intentaba volar pero no podía.
Ganas me daban de presentarles, señor buitre aquí un guarda gallina, señor gallina aquí un buitre leonado.
Por fin ha salido fuera y el  guarda decía que iba a atraparlo tapándole la cabeza y desde aquí llevarlo al centro, pero la intención ha sido espantarlo y evitarse los cien kilómetros hasta allí.
Se han ido volando, el buitre precioso y el guarda gallina.
¡Ha sido una aventura!
Ojala volviera  y justo cuando llegara el ladronzuelo, le dijera buuuuu y lo asustara para siempre, pero no volverá, seguro, no tengo tanta suerte.

domingo, 28 de agosto de 2011

Isabel

Desde que conozco a Isabel, soñaba con tener hijos, desde muy chiquita era madre de cualquiera que estuviera a tiro y en cuanto conoció a Carlos y se enamoraron, su necesidad de maternidad se disparó.
Isabel acabó derecho y se encerró en la biblioteca aún más si cabía esa posibilidad y se preparó cuantas oposiciones tuvo oportunidad. El mismo día que se casaron supo que había conseguido plaza y comienzo el baile.
Sabia Isabel de su dificultades en concebir y no se lo pensó mucho, para no perder el tiempo acudieron a una clínica de fertilidad y en el segundo tratamiento tres de los embriones comenzaron a crecer y  en principio lograron desarrollarse con normalidad hasta que cerca del octavo mes y con una barriga inmensa y muchas molestias le realizaron una ecografía y entonces comprobaron que los tres corazones habían dejado de latir.
Todos los que conocemos a Isabel supusimos que se volvería loca, y en principio no lo pareció, hasta que llegada a casa entró en la habitación que habían preparado para los niños y la destrozó.
Cunas, ropa, bañera, muñecos, todo absolutamente todo quedo destrozado.
Tanto como ella se encontraba.
Que  difícil ofrecer consolarla, que difícil estar cerca de ella, porque era una llaga viva.
Pero se recuperó, con ayuda pero sorprendentemente no en mucho tiempo y cuando nos quisimos dar cuenta de que estaba realmente mejor, nos comunicó entusiasmada de nuevo, que volvía a estar embarazada.
Esta vez fueron dos los embriones que prendieron y que fueron desarrollándose dentro de ella.
En esta ocasión, no se atrevió a comprar nada, no lo hizo, no quería anticiparse, tiempo habría después de llevar para casa todo lo necesario para los bebes,  no se sentía con fuerzas después de la experiencia anterior de volver a la locura de la habitación perdida.
Y llegaron a las 24 semanas de gestación y de nuevo se perdieron, de nuevo los perdió.
¿Que consuelo podías darle, si cada uno de nosotros estábamos rotos y desolados otra vez?
Volvió a casa, se tomó un tiempo y no volvió hablar de embarazos, ni de niños en unos dos años.

La experiencia es para derrotar a cualquiera, para colgar las botas, tirar la toalla y dejarse vencer y olvidar su sueño de ser madre, pero Isabel, que es delgadita y no muy alta, tiene una estructura física aparentemente delicada, es un roble de mujer, muy alegre, con las ideas muy claras, mucha entrega, mucha disposición, muy tenaz, muy fuerte, muy testaruda, muy cariñosa, ayer dio a luz a su tercer retoño, niña en este caso.
Con un marido excepcional que ha sufrido lo indecible junto a ella, por todas las perdidas, los intentos, los miedos de la espera y  el valor de su mujer, han formado por fin la familia que siempre habían soñado tener.
Ha gestado en cinco embarazos ocho seres, de ellos viven tres.
Primero nació Alberto, después vino Gonzalo y ahora llega Candela.
Creo que se plantaran aquí.

Isabel, corazón mio,  VALIENTE, VALIENTE, VALIENTE.
Sabes lo que te quiero, lo que os quiero.
Enhorabuena, otra vez.

jueves, 11 de agosto de 2011

Jesusete

Cumpleaños de mi sobrino Jesús. Esta toda la familia reunida, entre amigos, familiares paternos y maternos más de 45 personas adultas sin contar los niños. Es decir 22 parejas y mi.
Me reclaman los niños para jugar porque les faltaba uno para rematar el juego y voy con ellos, total estar impar te lleva a completar o a estorbar, esta vez me agregan a los pequeños para que no les estorben a los pre-púberes y cuando me han fundido vuelvo con los mayores, busco a mi madre para que de una tetilla y me achuche un poco que necesito que me quieran cuando estoy muy cansada. Los bartolos estos y Alba me han hecho correr  más de lo que una cuarentañera debe forzar su máquina.
Cuando se cansan de jugar vuelven a merendar y se arremolinan a mi alrededor.

Pregunta obligada de todos los cumpleaños, esta vez ya no son los adultos, que ya me han dado por perdida, esta vez es Jesús que cumple 6 años:
¿Y tu maridooo? pregunta con su vocecilla chillona.
Todos mirando y esperando la respuesta de siempre, yo no tengo marido.
¿Y porque no te has casado? sigue él mismo, que cuando hace presa  no la suelta.
Pues porque no me quiere nadie, pesado, come y calla.
Y aquí redoble de tambores, porque estaban todos pendientes de nuestra conversación y al instante se quedaron todos sordos y mudos, que nadie esperaba esto de Jesusete.
-Pues yo soy marica, me gustan dos chicos de mi clase.
-Ehhh? Jesús ¿que has dicho?
-¡¡Queee sooooy mariiiiica, dice gritando, que me gustan dooos chicos de mi claaase!!
-Ah, bueno, eso es normal, que te gusten los chicos esta bien, pero dos a la vez no me parece muy ético, tendrás que elegir uno.
-Pues entonces, ya  se, David.
-Esta bien, pero todavía es un poco pronto para ir saliendo del armario, enano; si aún no sabes si te gusta más el helado de chocolate, que el de pistacho!, tendremos que esperar un poco.

No lo escuchó nadie, nadie se entero, con los gritos que daba el nene, todos miraron hacia el lado contrario lo interesante de la pared de enfrente. Pero me parece que van a cargar el pato a mi cuenta.

miércoles, 10 de agosto de 2011

solo hoy

Una relación solo tiene sentido si es acogedora. Para ser juzgada, criticada o abandonada no  preciso tener relaciones, amigos ni  amores.
He temido desde siempre el desprecio y el abandono, y me encuentro con ellos a menudo. Sé cuanto necesitan del conflicto aquellos que solo en el conflicto se sienten conmovidos, que necesitan remover sentimientos y solo consiguen asi  vibrar y llenarse de energia.
Por haberlos mamado desde el principio puedo distinguir los conflictos antes que estallen, a veces los sorteo, a veces no. Otras ocasiones hasta los cultivo sabiendo que el resultado sera dañino para mi. Pero tengo el antiguo vicio de volver a recrear tiempos pasados como para reconocer el progreso conseguido y ver donde estoy situada en realidad, para realizar un chequeo de mis fuerzas interiores y comprobar  mis miedos continúan ahí o si los por fin les abrí la puerta. Y se que corro el peligro de convertirme en estatua de sal.
Para mi desazón muchos continúan vivos buscando helarme de nuevo.
Hoy me han gritado que no soy importante, que no soy digna de  amor, que soy culpable, que me quedare sola. Son enemigos interiores que toman cuerpo y se manifiestan más bravucones cuando menos poder sienten tener.
Ya salí de la dualidad, ya reconozco que las personas somos a ratos buenas y a ratos malas, y hoy tengo herramientas para luchar contra el desamparo que en otros tiempos no tuve, no me dejaré masacrar.

Lo sabía y aún  así lo cultive. La misma lealtad antigua, ahora, el mismo error.. pero no voy a quedar presa a la herida, voy a dar salida a esta tristeza y a continuar viviendo, pero por fin en el día de hoy tanto si la realidad se presenta buena, como si no, sin buscar adivinar que o quien vendrá mañana, sin muertos resucitados, ni futuros irreales.

miércoles, 3 de agosto de 2011

Anecdota III

Aparece la enfermera por la puerta de la consulta de aparato digestivo, llamado al personal a filas.
María Tal y Pascual, tras de ella Mario Pascual y Tal, y continua con la lista hasta que le parece bien.
Nombrados los primeros, pasan un señor y una señora y ya dentro de la consulta, le explica el caballero al doctor las molestias que le han llevado allí y éste le pide que se desnude, que suba a la camilla y se coloque en la posición del mahometano, como si estuviera rezando en dirección a la Meca o a Cuenca, según le venga mejor a su fervor religioso, que para el tacto rectal tal da.
Le explora el doctor y diagnostica de inmediato hemorroides de campeonato mundial y dirigiéndose a la señora le dice:
Le voy a recetar una pomada, que le va calmar mucho y baños de asiento. La pomada tiene un aplicador y se la pone usted cada 8 horas aproximadamente.

A lo que la señora le responde:

¡Pues va listo, encima que se ha colado ahora quiere que le de la pomada, nada de nada, faltaria más!
 La enfermera y el doctor patitiesos.
¿Pero usted no es su señora?
¡Pues claro que no, pasa que me ha nombrado a mi primero y él se ha colado de puesto, pero tenia que pasar yo y he pasado!

Y el tio, se desnuda, se coloca en tan poco favorecedora posición y se deja ver y hacer, sin rechistar porque ya que se ha colado, calladito mejor...

¡Viva la protección de datos!

domingo, 31 de julio de 2011

Gracias Ani

Le pedí que me explicara  alguna de las diferencias entre las leyes de la conciencia y las leyes de la materia y asi me lo explicó:

Las leyes de la materia, son las leyes de entropía, son leyes físicas que nos explican que si yo te doy diez euros, quedo diez euros más pobre. 

Sin embargo en las leyes de la vida:

si  te doy un beso, no quedo un beso más pobre.
Si te doy un abrazo, no quedo un abrazo más pobre.
Si te doy una caricia, no quedo una caricia más pobre.
Si te doy mi conocimiento, no quedo más pobre.
Y si te doy mi amor, ¿como crees que quedaré?

¿Puedes ver la diferencia?

jueves, 28 de julio de 2011

soy feliz, porque quiero y me da la gana.

Conozco a Luisa desde hace tiempo, Luisa triste y enfadota, Luisa siempre deprimida, siempre árida, siempre dando un paso hacia atrás cuando trato de acercarme a ella. Viviendo de la compasión emocional que despierta. Ahora mantengo la distancia, no me acerco, dejo que el espacio que elimina ese trecho que es barrera de cristal entre ella y yo caiga de su lado.
Cuando trato con ella, se va a casa más animada y yo un poco menos, como si intercambiaramos los papeles y en ella apareciera su yo más alegre y en mi el más taciturno.
Suele decirme que a veces me envidia porque mi vida parece más ligera, porque tengo buen humor y cree que mantener el humor y las ganas de vivir vienen como los ojos negros, de serie y ella llego sin pieza.
Existen algunas personas como Luisa, que teniendo todas las herramientas para vivir se empeñan en no usarlas, y quiero aclarar que no estoy hablando de personas enfermas.

Ser Feliz deberia ser obligatorio, no un derecho sino un deber. Cada año en la declaración de la renta deberia existir una casilla que preguntara ¿fue usted feliz el año pasado? pues premio. ¿No fue feliz, no se esforzo en serlo? la cuota más alta a pagar.

Ser feliz, da mucho trabajo, es difícil y en muchas ocasiones doloroso,cuando todos los argumentos son pesimistas, y te susurran al alma como si te revelasen grandes secretos, que vivir es peligroso, que no se puede confiar en nadie, que los problemas nunca acaban y que lo peor esta por venir, es necesario hacer un esfuerzo de disciplina mental inmenso para no dejarse seducir por el pesimismo y caer al vacio con ellos.
Y quiero huir de esos argumentos y alejarme de esas voces machaconas, para no caer en la estupidez de ser infeliz.
Abandonarse es fácil, permanecer herido, ofendido, deprimido, culpar a otros, ser victima es más sencillo que disciplinarse en el pensar y en el sentir, que luchar contra la tristeza, el miedo, el odio y no caer en la locura de la amargura porque si.
Luisa ha pasado buena parte de su vida buscando llaves que abrieran puertas que no existían, viendo problemas y monstruos donde en realidad no los había y despreciando donde de echo se encontraban, tan dentro de su alma.
No necesita grandes catástrofes para ser infeliz. Se basta a si misma.
Buscar y encontrar la parte clara de las personas y de los acontecimientos, no rendirse y ajustar las velas del barco, es cuando menos cuestión de voluntad, en algunos momentos de mucha voluntad.
Ser feliz puede resultar muy doloroso, pero de un dolor que produce, que fructifica, que alimenta y te hace crecer, que no te niega la alegria y el placer de estar vivo.

jueves, 21 de julio de 2011

Albin y los lobos

Algunos lobos estaban aullando en la noche y durante varias de ellas seguidas, su gemido largo y profundo se extendia en todas direcciones como la niebla.
Albin, les oia estremecida y seguia con tristeza sus lamentos, noche trás noche.
¿Por qué lloran los lobos? me pregunta.
No lloran cariño, solo cantan, se comunican entre ellos de esta forma. Solo cuando son jovenes lloran cuando sienten hambre y estan solos, le respondo.
Estos deben serlo, intuye.
Podriamos visitarles y llevarles algo de  comer para que no lloren más, me estremezco cada noche oyendo sus gemidos, me apena que lloren asi, dice tristoña.
Albin, ¿sabes que comen los lobos?Los lobos devoran corazones como el tuyo y como el mio.
La naturaleza les dara cobijo y alimento.
No sabes, no imaginas lo peligroso que resulta sentir pena de lobos hambrientos, siendo un corderillo como tú.
 Tu dulzura no les saciará el hambre, si no quieres que te destrocen el corazón, no te acerques a ellos.

martes, 19 de julio de 2011

Ya te vale

Me ha llamado hoy para invitarme a pasar un fin de semana con su familia en la playa. Dice haberse acordado de mi humildisima persona porque piensan volver a ver a una amiga que tenemos en común y que vive muy cerca del lugar donde están pasando el verano.
Y por un momento, la he creído y me he alegrado de su llamada y  he renegado por no poder decirle que si, que me iba a pasar el fin de semana con ella.
Pero antes de esto cuando he visto el numero de la llamada me he asustado un poco. Hace poco tiempo que se había marchado y normalmente se pasa el verano y no nos llamamos, ya no es algo habitual. Tal vez se le ha olvidado alguna cosa, o esta muy aburrida tumbada al sol, rebozada en arena como una croqueta.
Pero debo ser de buen pensar y nada mas oír su propuesta me he sentido una pizca mal pensada. Ves, solo quería invitarte a pasar unos días y tu pensando que algo necesitaba.
Me resultaba extraño porque desde que no somos nada, no me había vuelto a proponer ni un café y si lo propuso en algún momento siempre recurría a alguien para no quedarse a solas conmigo. Que valiente tontería porque yo tampoco quería ni estar a solas con ella y entonces tampoco verla.
Pero la gente puede cambiar, siempre es posible darle una nueva oportunidad a quien parece estar mas cercana y dispuesta a firmar la paz.
Y entonces es cuando me ha preguntado, quien es el chico con el que  me han visto los últimos fines de semana.
¡Acabáramos, ya se descubrió el phosquito!
Ni la gente cambia, ni yo dejo de ser una imbécil, ni la tierra es redonda (bueno eso si).
Manuel es un chaval joven,  muy atractivo, que conocí hace tiempo en un chat y coincidimos en muchas aficiones, algunos hobbies y tiene un sentido del humor muy parecido al mio y nos reímos bastante. Como pasa de camino a la ciudad donde trabaja, los domingos suele llamarme para tomarnos algo y charlar un rato. Da la casualidad que todo el mundo me ve con el y sospecha, alguien le llevaría el cuento y como yo no le doy importancia al hecho y ella estará muy aburrida, le habrá parecido un poco brusco llamarme para hacerme un tercer grado- interviu a palo seco y me ha colocado delante la zanahoria de la invitación.
Después de todo, sigo apreciando su amistad y me escuece que ahora solo seamos amigas de papel couche, pero es lo que hay y habrá que espabilar.
De momento le he dejado caer un  guante, y ahora esta mas intrigada que cuando me llamo.
¡Una pena!

domingo, 17 de julio de 2011

De menú

Cuando Eva estaba a punto de casarse, creo que quedaban 3 días para la boda, recibió una llamada del encargado del restaurante donde tenían previsto el banquete, diciendo que había un pequeño problema con el menú ¡y faltaban 3 días para el evento!
Ella se puso a temblar, y lamentar haberse dejado liar para casarse con toda la pólvora.
-¿Cual es el problema ahora? le preguntó al encargado.
-Pues que de la cantidad de chuletón de Ávila previsto, solo hemos conseguido la mitad, y queriamos comunicárselo para proponer o que propusieran un plato alternativo. Acabo de hablar con la madre del novio y con él mismo y proponen como solución, dar el chuleton a sus invitados, que son aproximadamente la cantidad de carne que tenemos y al resto bien una tortilla francesa o calamares.
Eva que de normal tiene mucho sentido del humor, ni estaba normal y había perdido todo el sentido, se quedo de mármol.
A ver, a ver no lo he entendido bien, ¿que a los invitados del novio les sirvan la carne de Ávila y a los míos una tortilla francesa? ¿y eso lo han pensado mi futuro y mi suegra, ellos solitos??
-O unos calamares, le contestó el tipo.
Y me ha parecido que se lo debía comunicar para ver si la novia y su familia están de acuerdo. Lo cierto es que se hubiera solucionado el problema en un momento.
-¿Donde esta la cámara? ¡necesito, espero que haya una cámara y esto sea una broma, porque lo mismo no es necesario que cocines ni la carne, ni las tortillas!
Ya no pudimos contenernos y le gritamos ¡inocente..! desde el otro lado del teléfono.
Fue una broma estúpida, pero a la hora del banquete, todos los invitados comieron un pedazo chuletón  de Ávila y los amigos de la novia una tortilla de dos huevos sin jamón, ni gambas ni nada.
Y es que hay gente que no tiene sentido del humor, ninguno.

sábado, 16 de julio de 2011

38 y 22

Nunca he sido seguidora asidua de casi nada (ahora de la blogosfera) no me gustan los culebrones, y si he seguido algunas series, no me he desquiciado  nunca si algún episodio se me escapaba. Una de las pocas series de televisión que seguí cuando era niña, yo tendría unos diez u once años,  se llamaba "Juanita la larga", basada en la novela del mismo nombre de Juan Valera. La actriz que la protagonizaba era Veronica Cela y el actor  Conrado San Martin. La historia ocurría en un pueblo y a mediados del siglo XIX. Ella era la chica más guapina del lugar y D. Paco, el galán, era bastante mayor que ella. Él logró enarmorarla pero las presiones sociales que como siempre tienen vela en cualquier entierro, no facilitaban la relación.
Eran heterosexuales y era difícil.
En mi pueblo, la misma situación se ha dado entre dos hombres, que ya no viven aquí, y que podemos considerarlo como el escandalo del siglo, por lo menos entre mis vecinos.
No solo porque se trata de dos hombres sino también porque como hay cierta diferencia de edad entre ellos, uno tiene 38 y el otro 22 hay un barullo increíble.
Las opiniones pasan por atacar al mayor, al que suponen ha seducido al pipiolo.Aún hay quien cree que se puede inducir a otra persona a ser y hacer aquello que no le gusta o no es. Argumento muy manido, que ya les digo que nadie es inducido si no quiere y por esa regla de tres no habría homosexuales en el mundo, porque desde que tienes dos dientes, se empeña tu circulo familiar y  social en buscarte pareja heterosexual y a presionar abusando de su poder, coaccionando e induciendo a renunciar a la naturaleza real que portamos. Por cierto, la violencia y el abuso de poder, ejercido sobre niños o adolescentes  para tener sexo, tiene nombre, pero la violencia y el abuso de poder que se ejerce para obligar a no mostrar o tener relaciones sexuales según la tendencia homosexual, no lo tiene o  al menos no lo conozco.

Y a todos los comentarios maliciosos  queda añadirle la diferencia de edad. Y como la sociedad premia la juventud como si fuera un valor conquistado y no un situación pasajera consideran que el mayor es más beneficiado.Esta claro que la experiencia  favorece a la hora de seducir y si solo se  hubiera tratado de  ligar  una noche, puede que si, pero para un intento de  pareja en serio, creo que es más bien al contrario, que resultaría más beneficiado  el más joven. El chico de más  edad tiene un desafío mayor para la casa. Se encuentra con alguien que no se le equipara en madurez, con quien tendrá que dividir sus recursos en lugar de sumarlos, con referentes generacionales  muy diferentes. Quien parece la víctima, no me lo parece, más bien al contrario y me consta además que él  así lo siente.

Deseo de todo corazón que les salga bien y  después de todo este barullo egoistamente lo deseo para poder tapar la boca de algunos varios.

martes, 12 de julio de 2011

agua y sal



Llorar desintoxica el alma, de vez en cuando aligera el cuerpo del  peso de las emociones acumuladas, desbloquea los lagrimales, limpia la mirada, abrillanta los ojitos y después de un ratito la visión esta más clara y parece que hubieran limpiado el aire y el corazón se refresca, como si se hubiera dado una ducha.
Cuando llorar se convierte en un hecho habitual, tiene el efecto contrario,  carga el corazón,  irrita los ojos,  los oscurece y los  llena de ojeras. El animo se enturbia y el aire se llena de polvo.


Los científicos las llaman pelicula lacrimal:
"Cada lágrima se compone de una capa acuosa encerrada entre una capa interna de mucus y una capa externa oleosa compuesta por lípidos y otras grasas"
Los científicos no son poetas, ni siquiera para hablar de lágrimas.

Tienen un sabor diferente, son más saladas o más ácidas segun el motivo que las hace brotar y queman más la piel cuando son de ira, de impotencia o de rabia, que cuando brotan por alegria, por amor, por empatia, por solidaridad.
La detención de las lagrimas en el saco lacrimal puede llegar a  forma piedras. Me da la impresión hoy que estoy especialmente mística, que las piedras que no lanzamos, no disolvemos y no olvidamos, se quedaran dentro taponando los canales, impidiendonos fluir y  haciendonos daño.

Cuando la vio llorar, solo se le ocurrio decirle:
-No seas tonta, no llores más, las lágrimas solo son agua, sales y aceite.
-¿Solo eso son mis lágrimas? pregunto ella, mirandole con tristeza.
-Si, solo eso, le respondio.

Después creo que ella recogio sus cosas, buscó su maleta y se marchó.

martes, 5 de julio de 2011

Corazón mio.

Fíjate, pasarme tanta vida tratando de sacarte de mí  inútilmente, proponiendo mesa y mantel todos los días esperando a que volvieras, no porque mi razón estuviera ciega y sorda, no, sabes que mi razón suele ser muy sensata para cuestiones de corazón, sobre todo de los corazones ajenos, era el dichoso anterior el que no quería y no quería que salieras de mi vida. Día si, noche también me he empeñado  más tiempo del que quiero recordar en convertirte en demonio o en ángel, según se planteara el soliloquio para quererte o detestarte; sin éxito y sin pausas.
Sabes que desde que desenovelamos nuestra existencia conjunta ni he podido olvidarte ni he dejado de buscarte en cada uno de los amores que encontré, con el resultado que era de esperar. La banda sonora de mi vida se acortaba a cada rato y no podia dejar  de estar donde estoy por si querias volver.

Fíjate en cuanto tiempo, cuantos intentos de acercamientos baldíos, cuanto sinvivir estéril, y resulta que me ha bastado con  decirte de nuevo abiertamente que te quiero, para comenzar  a olvidarte.
De por qué lo hice ni me preguntes, que aún tengo la impresión de no haber sido yo quien  expresaba.

Curiosa la vida, que a pesar de permanecer clavada a  un sueño imposible, me mantenía activa y fuerte. Has sido mi energia vital, mi sostén y mi esperanza en tiempos tan áridos, a pesar de ti y ahora que soplo las velas del olvido, casi me siento  temerosa de no encontrar más luz en otra parte.

Nunca se me ocurrio siquiera rozar el pensamiento de pedirte que  volvieras, solo me obsesionaba dejar de quererte, me dicen que hubiera bastado con volver a compartir vida para ello, pero por màs que este corazon mío tenga razones que no puedo entender no quiero hacerlo; nunca quise quererte en conciencia.
Sin embargo he hibernado durante tanto tiempo, me he acotumbrado tanto a la oscuridad que la luz más tenue aun me ciega, y entreabro los ojos con el temor de saber si seré capaz de sostenerme sin ti, de desintoxicar mis canales  y  encontrar otro motivo de continuar, otro motor, otro apoyo.
En esta nueva etapa de mi vida en que tantos cambios de rumbo y de circunstancias se estan presentando, después de regalar tu mantel y tus cubiertos, entre la sensación fria de no llevar puesta la cadena al corazón y la emoción de la libertad recien llegada que ni intui llegaría, me siento tan ligera que me parece que podría volar; y al mismo tiempo un resabio de tristeza me clava todavia al tiempo ido.
Pero solo una pincelada, soportable, atenuada y con vistas a desaparecer.

jueves, 30 de junio de 2011

espasmo

Hace un tiempo, mientras paseaba una tarde-noche del invierno pasado, casi que inconscientemente metida en mis pensamientos sin rumbo definido, oí de fondo llorar a Israel  y saliendo del ensimismamiento avancé deprisa hacia donde venia el llanto,  del callejón donde vive.
Conforme me iba acercando veía que el niño estaba solo, llorando con la mayor de las desesperaciones, aporraceando la puerta de casa que estaba cerrada, congestionado al máximo, tanto que pensé que se podía asfixiar del espasmo que le nacía de adentro.
Cuando llegue a él y se giro al decir su nombre, se abrazo a mi con tal fuerza, con tal fuerza que apesar de lo pequeño que es, me hacia daño. Sin parar de llorar, desesperado, me clavo las uñas en el cuello y hasta me mordió.

Saliósu madre al minuto y le pregunte qué pasaba.
Todo se reducía a una rabieta por la cena y al no hacerle caso, le castigo dejandole fuera unos minutos.
No fueron muchos, pero los suficientes para que el niño se sintiera morir. Era la segunda vez que le castigaban de esta forma.
Y se encendió una luz para mi.
¿Cuantas veces repetirá Israel esa escena en su vida? ¿Cuantas veces el miedo horroroso al abandono que ya esta instalado al nacer, se refuerza con castigos y comportamientos como éste de su madre u otros parecidos, que sin ser tan extremos, fundarán en él temor a al abandono la herida principal de su corazón.
¿Y cuantas veces creerá encontrar a alguien que alivie este miedo atroz e incluso le morderá le corazón y le clavara las uñas y le podría hasta hacer daño mientras busca consuelo para su temor?
¿Y yo, cuantas veces he repetido en mi vida esta escena, de mil maneras distintas, fusionandome con quien podía calmar mi miedo y llenarme del amor del que me he sentido carente toda mi vida? ¿cuantas veces le mordí y le arañé?
Conocerla fue para mi algo parecido a  una locura, un parche en mis carencias, una perdida de mi individualidad que se entregaba para fundirse con ella que también dejo de ser quien era por un momento.
La pasión es solo un deseo de amor, incluso se puede transformar en amor, ocurre a veces.
Cuando comienza la calma, cuando te recuperas de nuevo, cuando vuelves a ser tu y te puedes distanciar un poco de la otra persona.
Pero cuando se tiene mucha necesidad de ser amado y se trata de llenar el vacío de esa carencia de amor por uno mismo con el amor de otro, es fácil sufrir mucho y hacer sufrir de forma inútil.
Me quede instalada en esa forma infantil de amar durante bastante tiempo, en el ansia de ser amada y no quise curarme de la pasión que suponía volver a ser yo y no quería.
Y naturalmente ella se fue. Y sufrí como un animal, con el mismo miedo que reflejaban los ojos de Israel, con la misma intensidad, con la misma desesperación.
Luego la vida tuvo compasión de mí, me iluminó el camino oscuro; me enseño a leer en mi brújula interior, en mi vocación y en mi talento; a redescubrirme y a perdonarme, a amarme y a pedir perdón.
A desterrar la idea de que amor y sufrimiento van juntos, a renunciar, al conflicto como forma de exigir amor, al dominio y a buscar crecer y crecer en libertad. Y no ha sido un camino fácil, aún no lo es.
Quien ama cuida del otro y se responsabiliza por su propia vida, quien sabe amarse sabe amar.
Yo la eche de mi lado con mi comportamiento porque no podía soportar que se fuera ella primero, que me dejara llorando en la puerta de casa, desesperada y sin consuelo tal y como había sido mi vida hasta entonces.
El viernes la volveré a ver después de cientos de años, en una cena de antiguos amigos.
Nunca me ha vuelto a dirigir la palabra. Pero ahora si me gustaría hablar con ella.

viernes, 24 de junio de 2011

charlas con papá

Dormíamos los tres en una habitación minúscula, donde apenas cabían tres camas y una mesita de noche muy chiquita. La cama central era la mía, y los chicos dormían en las camas de los extremos. Mis hermanos son más pequeños que yo entre dos y cinco años. La habitación era un rectángulo y en ella desembocaban tres puertas y un ventana pequeña por la que apenas pasaba la luz. No había lampara, apenas una bombilla en el centro y el interruptor que se rompió en una limpieza nunca se había vuelto a reponer.
Para encender y apagar la luz, me levantaba de la cama y juntaba los cables que estuvieron unidos al interruptor o los separaba y luego buscaba el camino de vuelta a oscuras. Cada vez que los chicos tenían que ir al aseo o simplemente tenían pesadillas o se encontraban enfermos o inquietos, me despertaban y buscaba el cable.
Ya tenia mucha experiencia en ello, lo podía hacer casi dormida, levantaba el brazo por encima de mi cabeza y tocaba el cable con la mano, luego la iba bajando con cuidado hasta la bifurcación y ya los podía juntar y encender la bombilla.
Todo esto desde que yo tendría unos 6 a 7 años hasta prácticamente los 12 en que hicieron una pared en la habitación para separarme de los chicos y repararon el interruptor.

Cuando él estaba en casa, no reíamos, ni nos mirábamos siquiera. Era tan suspicaz que cualquier risa le parecía una burla, pensaba que nos reíamos de él y eso no podía consentirlo.
Bastaba oír como introducía la llave en la cerradura para ponernos a temblar, podíamos sentir sus pasos diez minutos antes de que llegara y el primer acto reflejo era buscar algún lugar seguro donde escondernos lejos de él, pero aquello era imposible, primero porque su instinto de sabueso le permitía oler el miedo e identificaba inmediatamente donde estábamos, y segundo porque mi madre nos obligaba a salir a recibirle y a tantear el ánimo con que llegaba.
Pero bastaba oír como desde la puerta sonaba un clic, cuando se marchaba para ponernos a jugar y a reír como niños que eramos. Alguna vez fingió que salía cerrando la puerta y volvía para espiarnos. Mi madre que apesar de estar bastante discapacitada para todo, era una ardilla y tenia un sentido común extraordinario, no permitió que aquello volviera a repetirse, salia a comprobar si la puerta se había cerrado de verdad o era otra trampa del caballero que cuando trabajaba fuera también llamaba disimulando la voz o le pedía algún otro que lo hiciera con algún mensaje suyo.


Aquel día estábamos convencidos que él no estaba y no volvería pronto. Mi madre se había marchado al centro médico, por aquel entonces todavía podía andar, poco y mal, pero algo. Estábamos solos y era temprano. Jugábamos en la habitación rectangular saltando de cama en cama y repartiendo almohadazos a todos lados. Corríamos y saltábamos, nos zurrábamos de lo lindo con las almohadas y estábamos organizando un escándalo importante. No le oímos llegar.
No le oímos llegar, teníamos la guardia baja porque suponíamos que no vendría y estábamos relajados, un error que más tarde no sucedería, porque no la bajamos tanto y mucho menos los tres a la vez. Personalmente no la volví a bajar nunca y con la tensión que provoca el miedo, todos los ruidos parecen ser lo que temes, todas las sombras parecían ser la suya. Es difícil divertirse estando siempre alerta.

Nos sabíamos cuanto tiempo llevaba allí, mirándonos con aquellos ojos pequeños, duros, penetrantes, temibles y temidos. Aquella mirada cruel de verdugo que te tiene en sus manos...
Estaba frente a nosotros en la puerta que asoma a la primera cama, y tapaba la otra puerta de salida y solo quedaba una escapatoria por la puerta de la cocina que estaba a la izquierda muy cerca de la tercera cama que quedaba pegada a la pared.
El primer pensamiento era salir corriendo y alcanzar la primera salida al patio. Escape inútil porque más tarde te llamaba y tenias que volver a él y era peor.
Teníamos nueve años, siete y cuatro.
Me coloque delante de los chicos, que para eso soy mayor y ellos siempre se agazapaban junto a mis piernas. Triste defensa.

No lo sabíamos entonces, pero íbamos a recibir la primera charla de educación sexual de nuestra vida.
¡Que no os vuelva a ver todos juntos hechos un ovillo!- me oís, gritaba mientras me zarandeaba cogiendo mis brazos que parecían dos palillos ¡que no os vuelva a ver así!
¡ Y como alguno de vosotros salga maricón o lesbiana, os juro que os corto la cabeza y se la echo a los perros..!- decía gritando como un loco sin dejar de sacudirme.
Nos empujó contra la pared y salio hecho una furia, afortunadamente se marchó.
Cuando se nos pasó el susto, vamos diez minutos después, nos recompusimos pero ya no teníamos ganas de saltar.
¿Que ha dicho, maricón o qué? ¿listiana o una cosa así?
Era la primera vez que oíamos la palabra lesbiana y ni sabíamos que significaba, ni pronunciarla siquiera.
No le dimos mucha importancia, porque entonces no la tenia, aunque un malestar comenzó a instalarse en mi, le tenia tanto miedo que lo que más temía en el mundo era poder ser aquello que no recordaba como se pronunciaba, pero me podía hacer perder la cabeza, y no por amor precisamente, o tal vez si.

lunes, 20 de junio de 2011

Humo



Deje de fumar hace catorce años, y desde entonces soñaba con encender un cigarrillo alguna vez y que volvieran todas las buenas imágenes de mi vida de entonces en forma de recuerdos a través del humo,( que en la mejor parte de mi vida siempre hubo cenizas y  alquitrán), igual que cuando aspiras un aroma y te devuelve sensaciones que no recordabas y te quedas medio nostálgica, medio feliz por un rato.
Y como estaba segura que no me podría volver a enganchar, un día después de un café, otra noche de fiesta que te embromas y enciendes uno, que tu ya controlas tu adicción, que hace mucho no te domina. Luego resulta que la única cosa que te unia a ella era el cigarrito espontaneo cuando  coincidiamos en algun lugar, y para tener cinco minutos de exclusividad, un par de cigarrillos...
Pasado un tiempo y con el precio que tiene el tabaco, que parece que fueras a fumarte un rolex, pues compras un paquete que no es cuestión de fumar de gorra por siempre jamas....
La historia de siempre, y vuelta al vicio.
No recordaba la esclavitud que supone despertar y pensar en fumar desde tan temprano, el mal aliento, que a cada paquete de tabaco se le acompaña de otro paquete de chicles. El olor en las manos y como guinda final un refriado del 15 que esta a punto de amputarme la nariz y seguir fumando....
 Estaba dispuesta a dejarlo a principio de mes de todos los meses desde que me enganche de nuevo, pero por fin la semana pasada, me di cuenta que ya no quiero a mi ex, que me he desenganchado de ella para siempre (dedos cruzados) y el tabaco ya no tenia sentido.
Aquí estoy, llevo ocho dias sin fumar y si las diosas me acompañan, no volveré hacerlo más.
¿Alguien quiere apostar?

jueves, 16 de junio de 2011

Fea

Algún tiempo atrás suponía que si hubiera sido más bonita, más alta, más delgada, mi vida sería hubiera sido más amable y más fácil.
La imagen de aquello que debería ser tenia mucho más espacio en mi día a día que mi propio cuerpo.
Aquello que me enseñaron a valorar como aceptable, admirable, deseable está tan lejos de aquello que  yo veía que me he sentido mal querida por mi misma mucho más que por lo circundante.
El borriquillo que me ha servido fielmente, dándome tanto cuanto le pedí  incluso más, a través del cual he recibido y entregado lo poco o mucho que había dentro, recibía a cambio más desprecio que aprecio y cuidados.
Culparle a él de mis fracasos ha sido la mayor de las injusticias que he cometido nunca.
Un cuerpo estupendo que alguna vez fue amado por alguien y sin embargo siempre fue despreciado por mi.
Mucho más fácil acomodarse en la creencia de que todos mis problemas de relación llegaban por mi falta de belleza que trabajar otros aspectos y aptitudes.
Cuando te sientes fea, eres hostil, compites con envidia y dejas de ser espontanea y alegre.
Te pasas la vida entre el espejo y tu ombligo.
Por fin un día se hace la luz y  reconoces que te has vuelto mezquina y esto es lo que aleja a las personas de ti.
¿Ser bella, para qué? ¿para que las personas se aproximen y no te rechacen?. Pero existen muchas maneras de conseguir esto, el afecto, la simpatía, la espontaneidad, la alegría y sobretodo el contagiar ganas de vivir y gastar buen humor.
Los niños cuando aún no están contaminados por los pensamientos de los adultos, ven a las personas de manera inocente, no les importa en absoluto si eres fea o guapa, vieja o joven. A ellos solo les interesa si se les amas de verdad o no.
Resulta que al fin lo que de verdad importa es el afecto.
¡Ahora seria ideal subir una foto para que veáis que soy feisima, pero la estoy buscando!
Ah!Y como pille a la primera que me dijo fea y me lo hizo creer, la voy a enderezar.

jueves, 9 de junio de 2011

No me aburro

No hay como pasar un par de días en la sala de espera de la UCI para darte cuenta de lo estupenda que es la vida aburrida que llevabas ayer. El aburrimiento que sentiste el fin de semana es lo que más esperas seguir disfrutando  el fin de semana que se aproxima.
Hacia mucho tiempo que no volvía al hospital con el alma en un hilito y juro por las diosas que no lo echaba de menos.
Afortunadamente todo ha quedado en un susto y después de ducharme con estropajo de níquel para sacarme el miedo y el calor insoportable y pegajoso del hospital y aunque me he pillado un resfriado  del 15, estoy feliz y espero que dure.

Mientras esperas horas entre la silla y el pasillo, conoces gente, alguna muy buena gente, de hecho tengo muy buenas amigas que tal vez por habernos conocido en momentos duros son de otra pasta. Y también,como no, ocurren situaciones graciosas, porque la risa no falta ni aún allí.

Esta vez el punto lo ha puesto una señora de unos 70 años que estaba a la espera de noticias de su marido y mientras tanto me ha contado todas las batallitass que se pueden contar en 36 horas que ha pasado por allí.

El momento ¡que me cuenta esta señora! ha sido mientras me enumeraba sus cifras de glucosa ¡de todo el día anterior! lo extrañada que estaba de tenerlas tan altas a la hora de la comida, pq según ella, solo se desayuna una tacita de leche y unas galletas de tergal.
¡¿De tergal?!
-¿Señora María como son esas galletas?
-Pues hija de esas de tergal, que llevan como pajita dentro.
Acabáramos, ¡¡de integral, señora María de integral, que de tergal eran los pantalones de mi abuelo!!

En otra ocasión estando en planta, compartiamos habitación con un señora de unos 80 años, muy pizpireta y sus hijas que éstas si eran una brujas y la dejaban sola a cada rato.

La llevaron hacerle alguna prueba y cuando regresaron las hermanastras de cenicienta, la señora no estaba y preguntaron a la enfermera que corría por el pasillo, donde se habían llevado a su mamá.
Entre las enfermeras es corriente que ante esa pregunta te contesten  que la han llevado hacerle una placa de tórax, sea o no sea.
Las pobres mías estaban fuera de si, quisieron ir a ponerle una denuncia al juzgado a la pobre enfermera, al hospital y a Ramón y Cajal si hacia falta.

Yo mientras tanto bizca y estupefacta me estaba quedando.

Si, Cereza si, me aclararon por fin, ¿que para qué se llevan a mi madre a una plaza de toros? decian chillando, ¡que mi madre no es un tooorooo!

Pude aguantar el pis un rato y tentada estuve de dejarlas ir a poner su denuncia y que me dejaran reirme a mis anchas un poco más...

domingo, 5 de junio de 2011

curso de informática

Intento entrar en el blog de farala pero no me lo permite porque dice que no tengo invitación, desconozco los motivos que la habrán llevado a privatizar su blog (espero que por nada desagradable), ¡justo ahora que estaba dispuesta a enviarle una foto de mis senos para su publicación! Si  eso ya los publico en éste, aunque me voy hacer mucha menos publicidad...
Lo intento en otro blog de güertana y con el mismo éxito, ¡espero que esto no sea contagioso!

He acabado esta semana un curso de informática en el centro de Internet municipal, que me ha costado exactamente un euro la hora y hubiera sido todo un éxito si nuestro profesor hubiera tenido menos conocimientos de la materia pero los hubiera sabido trasmitir.
Hemos pasado las horas tratando de descifrar y simplificar la información que nos mostraba de forma muy enrevesada, no lo considero tiempo perdido pero con los pocos ingresos que tengo ahora  me apetece exprimir más mis dineros.
Lo mejor del curso ha sido conocer gente tan diversa, de quince alumnos entre cincuenta y dieciocho años y contábamos cuatro chicas frente a once chicos.
Con los chavales de más de cincuenta me llevo bien, con los mayores de dieciocho, depende.
Concretamente  con mi compañero más cercano las cosas no empezaron muy bien, eso de hacerle cualquier pregunta y que respondiera sin mirarme no me gustaba mucho. Pero he cometido tales ataques al programa, que no ha tenido mas remedio que salvarme alguna vez que otra.
Cuando ya me lo había ganado, solía esperarme en la esquina del centro que queda a unos 50 metros de la puerta de entrada, uno de los últimos días me estaba esperando en la esquina un poco más tarde de la hora de costumbre,  me dice que pensaba que iba a ser el último pero ya seriamos los dos cuando le digo:
- ¡Y lo vas a ser! y echo a correr.
Ya tengo una edad para hacer estas carreras contra gente jovencita y a pesar del factor sorpresa y la cara que se le quedó cuando me vio salir pitando con mis zapatos de tacón (bajo) y el bolso de florecitas, llegó antes que yo, pero ya está rendido a mis pies.

martes, 24 de mayo de 2011

de vuelta

La cobardia es el miedo aceptado.
El coraje es el miedo vencido.
La humillación no es recibir un puntapie.
La mayor humillación es haberlo merecido.

viernes, 6 de mayo de 2011

Retales

A veces me sorprendo a mi misma con algún brote de homofobia interiorizada que anda pululando en mi pensamiento interior.
Fue hace unos días que me sorprendí cuando vi a dos niñas en un parque haciéndose carantoñas y  besándose abrazadas.
Una de ellas no tendría más de  quince o dieciséis años y la otra más chica unos trece. Y me sorprendí pensando si no estaría aprovechando la mayor de la ingenuidad de la pequeña.
En un primer momento no me pareció que mi pensamiento fuera extraño en mi, pero al rato me soplo el aire una pregunta, ¿si en vez de ser dos niñas hubieran sido una pareja heterosexual, habría pensado lo mismo? Y la respuesta es que no, tal vez si hubiera pensado que son muy jóvenes todavía para meterse  en estos berenjenales, pero no hubiera pensado en astucia e ingenuidad como lo hice.
Cuando los prejuicios están tan introducidos en la cultura propia, son como corchos en el agua, tratas de llevarlos al fondo del mar y cuando sales están de nuevo ahí, emergen  antes que tu.
Al menos creo que me di cuenta de la procedencia de aquel pensamiento, pero ¿cuantos más se cuelan en el día a día y no los percibo? Prejuicios de todo tipo, que caminan mano a mano con mis defensas y que en algunos casos son similares a mi  alergia, están tan confundidos que hasta las flores les parecen terroristas, ven enemigos hasta en lo más dulce.

miércoles, 4 de mayo de 2011

Artificial

Tengo unos amigos que llevaban muchos años intentando tener hijos propios y no lo conseguían  y se decidieron a intentarlo con ayuda médica. Después de varios intentos fallidos  y mucho sufrimiento tiraron la toalla. En principio el problema venia de él y con las pruebas y las exploraciones parece ser que ella también  tiene  algún obstáculo difícil de superar y que lo complica mucho más. Hasta antes de conocer este dato, estaban dispuestos a probar más veces aunque tenían pocas posibilidades ya con los pocos espermatozoides que producía mi amigo. Les comenté de pasada si estarían dispuestos a acudir a semen de donante, y me decían que no, que si podía  ser de sus células serian o de lo contrario se decantarían por iniciar los trámites de adopción.
Pero les insistí, “si adoptáis, el esperma y el ovulo serán también ajenos a vosotros, y sin embargo no tenéis ningún reparo  por ello”. Y si pero no.
Al fin cada cual cree saber lo que prefiere y ellos preferían comenzar con la adopción.Tal vez  no estoy en situación, pero creo que no hay motivos para rechazar células ajenas, que más dará de donde vengan, si el niño lo vas a criar tú.
Después de tener por fin la idoneidad, y haber superado no se ya ni cuantas entrevistas con psicólogos y un rosario de datos, visitas y demás,  ahora van y se separan.
Y me pregunto yo, ¿que os habían dado la idoneidad para adoptar, que erais una pareja estable? ¡Pero como mentís  de bien o como hacen ellos de mal su trabajo!

El caso es que creo firmemente que el día que la ciencia nos de a los humanos un útero artificial, mejorará mucho la vida. Ya no serán necesarios los vientres de alquiler, la paternidad y la maternidad serán mucho más responsables, el problema del aborto  seria muy distinto a lo que es hoy y la igualdad entre hombres y mujeres estaría mucho más cerca.
Se lo comento a mi madre y dice que estoy loca, pero yo no le veo tanta locura, los vínculos de afecto se establecen con el tiempo mas allá de la gestación, hay muchas madres adoptivas que tuvieron sus hijos en un útero distinto al suyo y ello no supone más problema. Incluso los traumas causados en la vida intrauterina dejarían de existir.  Quien quisiera y pudiera tendría la oportunidad de gestar en si misma o no. Las leyes reglamentarían y establecerían  el control demográfico y lo que mas estupendo me parece, si pudiéramos extraer óvulos propios en una edad ideal, como 25 años por ejemplo y fertilizarlos cuando estuviéramos dispuestas a ser madres, sin la espada de Damocles del tiempo de siempre sobre nuestras cabezas. Y como vamos a vivir más de cien años, tener un hijo con 45 años por ejemplo, seria algo tan normal y tan fácil. Lo que no veo tan claro es como quedarían entonces las adopciones, porque es evidente que los países ricos dispondrían antes de ello  que otros países más pobres.
Esto aún no va a suceder, ni se si voy a tener oportunidad de verlo por ello dejare de discutir con mi madre sobre el tema…¡ pero sucederá...!

lunes, 2 de mayo de 2011

Anecdota pequeña.

He pasado muchos días de mi vida en un hospital acompañando a familiares y algunos amigos,  tanto por motivos alegres como los nacimientos y por algunos menos felices.
Es fácil en esos lugares recoger anécdotas de gente que conoces, de situaciones de todo gusto, en fin lo que sucede en   un hospital  compartiendo  habitación con mucha gente variada.
Por ser ayer el día de las madres contaré una anécdota que recuerdo con especial cariño.
Doña Carmen tenía 90 años e ingreso con una cadera rota. Era una mujer muy menuda y alegre de esas mujeres que son verdaderas matriarcas donde quieran que se encuentren. Su hija Amalia era su cuidadora y tenia ya 70 años, menos temperamental, más paciente, mas tranquila y menos enérgica, fundamental esa actitud para tolerar a una mujer del temperamento poderoso de doña Carmen.
Se quejaba Amalia a ratos y la podías oír murmurar: "una vieja cuidando otra vieja, no sé, no se...”
La madre estaba encamada y no podía moverse, ya la habían operado y se encontraba bien pero estaba algo aturdida después de pasar por el quirófano, la cabeza estaba torpe aún, cuando su hija Amalia se levanta del sillón de torturas del acompañante para ir al baño, y semiconsciente le pregunta su madre:
-¿Donde vas?- al baño, responde Amalia.
-¡Ten cuidado no te vayas a caer...! (dicho con voz de estar volviendo del tunel)
Amalia, mueve la cabeza y se vuelve a mirarla, mientras le contesta, si madre.
Noventa y setenta años, y no cambia nada.
En su semiinconsciencia seguía siendo gente, mujer, mandona, recien operada,  pero por encima de todo madre.

domingo, 1 de mayo de 2011

Día de mujeres

¡Felicidades a todas las mujeres que de una manera u otra son madres!

LO QUE YO PUEDO Y LO QUE NO PUEDO

Yo te di la vida,
mas no puedo vivirla por ti.
Yo puedo mostrarte los caminos,
mas no puedo  andarlos por ti.
Yo puedo llevarte a cualquier religión,
mas no puedo hacer que tengas fe.
Yo  puedo mostrarte
la diferencia entre lo cierto y lo errado,
mas no puedo decidir por ti
.
Yo puedo mostrarte lugares muy bonitos,
mas no puedo hacerte bello por dentro.
Yo puedo dar consejo,
mas no puedo seguirlo por ti.
Yo puedo darte  amor
mas no puedo imponertelo
,
Yo puedo enseñarte a compartir,
mas no puedo hacerte generoso.


Yo puedo enseñarte el respeto,
mas no puedo forzarte a ser respetuoso.
Yo puedo aconsejarte sobre los amigos,
mas no puedo escogerlos por ti.
Yo puedo hablarte sobre el éxito,
pero no puedo alcanzarlo por ti.

Yo puedo enseñarte sobre la gentileza,
mas no puedo forzarte a ser gentil.
Yo puedo rezar por ti,
mas no puedo imponerte Dios.

Yo puedo hablarte de la vida,
mas no puedo vivirla por ti
Yo puedo darte amor incondicional
durante toda mi vida
Y eso si lo hare…
.


lunes, 25 de abril de 2011

Árbol

¿Se autorregula la vida?. ¿No estaré perdiendo el tiempo tratando de controlar aquello que no es controlable?
La naturaleza es resiliencia pura, confianza en el tiempo,  amor  sin condiciones.
Tiras piedras a un árbol y destrozas los frutos, el próximo año  seguirá ofreciéndolos para ti. No regateará contigo, no los esconderá o te mentira sobre ellos, no guardará rencor por tu faena antigua. Sencillamente los ofrecerá  cada temporada, según su condición, en su estación y  en su especie.
Lo que haces con él habla de quien eres tu,  no de quien es él.
Brotarán sus flores, serán fecundadas y sus frutos crecerán al  amparo de su savia. Hasta ahí su misión.
No envidiará la cosecha de otros árboles u otros vegetales, no querrá ser olmo si es roble, ni cerezo si es castaño, no buscará tener unas ramas más fuertes que otros, no cambiará su tronco rugoso o liso,  no deseará ser otra cosa que aquello que es.
No se conocerá por sus ramas, ni por sus hojas más o menos brillantes, ni por la vetustez de su tronco o por la lejanía de sus raíces, tampoco por sus flores o por los pajarillos que vivan en él.
Solo se le  reconocerá por sus frutos, no necesita nada más. Vive su vocación sin problemas.  Ofrece lo que es y no espera tener que tener o aparentar.
Si en lugar de poner un uniforme a cada ser que nace,  presionando para que no se desvie de las normas y las reglas creadas para tener bajo control cada paso que se da,  se le pudiera dar la bienvenida y preguntar que viene a traer, que nuevo espacio se a creado  y necesita de él, dejando que aflore su verdadera esencia sería más fácil ser uno mismo en cualquier parte. Y  no hay mayor felicidad que esa.

domingo, 17 de abril de 2011

Zapatostones

Me siento en la necesidad de calzar todo tipo de hormas, hormas estrechas, anchas, altas y bajas, flexibles y rígidas, culpadas y culpables, inocentes y ligeras...
Andaba siempre descalza, los pies libres ya protegidos por una planta queratizada y protectora en que no era fácil clavar piedrecillas o arenas. Hasta que aparecieron los zapatos y nadie tomo en cuenta la libertad de aquellos pies.
Encarcelados entre aquellas paredes los pies languidecieron momentáneamente, pero por algo son pies y sostienen una estructura gigantesca ( tan parecidos a las hormigas chiquitas y poderosas para la carga imposible)  se adaptaron  en aquellas botas con plantilla para dejar de ser planos. Disciplina larga  que logro su objetivo, ya no son planos pero no saben andar sueltos, una extremada sensibilidad se ha  apoderado de ellos y cualquier contacto con el suelo frío o caliente les produce un gran dolor.
Ayer volví a  subir en los tacones de la mediocridad y la mezquindad, uno para cada pie y  me marche a caminar acompañada de otros tacones tan altos como los míos y tan tanto como ellos.

Pensé que no me sentiría cómoda en las antiguas plataformas  (ya me parezco distinta) pero no fue eso lo que sucedió. Me apretaron un poquito de los dedos y traigo alguna rozadura y una ampolla  en el talón, no obstante camine con ellos con más soltura de la que esperaba, sin excesivo dolor y me desespero por ello.
Justificaciones todas.
Creí que habían crecido mis pies, pero la flexibilidad del calzado les permite bailar con ellos aún así.
Parece que el cambio, no ha hecho más que perfilarse levemente.

domingo, 10 de abril de 2011

Yo

Con aquella excusa de que es la primera vez que vivo esta vida, equivocarme  tanto no debería ser tan traumático por lo presumible. Lo que no me parece hoy aceptable  es cargar con los errores propios y ajenos y excusar al resto de copropietarios de sus responsabilidades.
Que esta bien que cada cual cuide su parcela vital,  pero si te marchas constantemente a  otro corral, tu casa queda  medio en ruinas.
Es la ley de entropía que funciona contigo, sin  ti y a pesar de ti. Aprendes a convivir con ella y a verle la utilidad, el interés, destripas sus razones y sus excepciones para  entender que esta sucediendo y  esa parte que hoy no eres capaz de ver pero esta funcionando  o te enajenas con tus pasiones y cierras los ojos.
Desde que ha caído la venda de los míos, no veo más que escombros alrededor y un murmullo insoportable de  reproches que no quieren callar. Como en las tormentas solo  me queda esperar  que amaine el viento y salga el sol. 

Y mientras tanto solo deseo silencio. 
Se ha caido el  castillo de arena, que solo yo me empeñe en levantar.

viernes, 1 de abril de 2011

Gansa

De normal soy bastante pato pero la mayoría de las ocasiones que me permito despejar mi lado más salvaje lo que parezco es  bastante gansa.
Cuando un alineación de planetas favorable se posa en mi sino (que no en  mi signo), el espíritu de la inoportunidad me acompaña hasta que se vuelven a desalinear y van con viento fresco a fastidiar a otra.
En este mes de marzo se han dado varias conjunciones planetarias y me han permitido volver a comprobar como mi frágil fortaleza se da de  bruces con la voluntad astral.
Para empezar me he pillado el pulgar de la mano derecha con la puerta del maletero de mi coche, no puedo culpar a nadie y eso me fatiga aún más. La uña esta tomando un bonito color granate y quién la ve y entiende de uñas "encarnadas" me pronostica que se va a caer.
Del sofocón que me pille, creo que es por eso, tengo unos hermosos herpes y llagas en la boca que me impiden reír, comer, hablar y claro ahora todo me hace gracia y debo reír diciendo juas, juas, juas y con la boca chica.
Acudo al médico a consultarle sobre toda esta flora y coincide conmigo en el efecto que  maletero sobre dedo= producción herpes y demás molestias, pero cree conveniente  hacerme unos análisis.
Cuando me señala que vamos a descartar el VIH, me brota otro herpe más. Me pregunta si tengo pareja estable y pues le digo que ni estable ni inestable y no que  veo necesario gastar del erario público en análisis que ya le digo yo que están descartados, pero ella insiste.
Me receta una pomada y me voy a la farmacia. El farmacéutico es un chaval joven y muy agradable al que le gusta vacilarme porque me debe de ver inofensiva y  aunque de normal me compongo muy seria solemos echar unas risas muy educadas.
 Pero hoy mi parte gansa estaba por salir y al llegar a las puertas les he dado tres pases mágicos tipo ábrete sésamo (creía que nadie estaba mirando) y al entrar y ver al joven boticario partiéndose el pecho, me he debido poner del color de mi uña encarnada. Te concedo tres deseos, me dice, (que además de verme, me ha oído el muy cuco).
¡Anda ya boticario, dame esta crema  y vuelve a la lámpara, listo!
A ver si  en la próxima luna…

Barcelona 2017

La ausencia de guerra entre las naciones no ha transformado a los hombres en menos belicosos. La violencia, típica solamente del ser hum...