lunes, 1 de mayo de 2017

A veces sufro más por desesperación injustificable que por la intensidad del padecer que me alcanza. El ser humano, y tan solo él, es infeliz en una esfera de luz y colores como suele ser  la naturaleza.

lunes, 24 de abril de 2017

De cuando en cuando una se encuentra en medio de esta selva que la rodea con algunos subespecímenes de Homos y Homas, más Tontus que Sapiens, de esos que aún necesitarán algunos Periodos para llegar a ser buenas personas. Sé de primera mano que no es fácil de entender, pero no hay que confundir la velocidad con el tocino, ni al ser servicial con el ser servil. La humildad es una de esas palabras moribundas que malinterpretadas no se les intuye  el significado real.

¿Cómo hacerte ver que humildad no es servilismo? ¿Cómo hacerte ver que humildad es el reconocimiento de nuestra pequeñez en medio de este universo? Humildad no es servidumbre. Es sobre todo independencia, renuncia a la competición, al alarde, a la competitividad. Es ser realista, reconocerse en su tal y como se es. Es libertad interior que nace de la profundidad del espíritu que quiere renovarse a cada instante.  Es ir hacia delante sin lastres, proyectando lo mejor del si mismo por  los caminos del mundo, con alegria, cada día.

sábado, 14 de enero de 2017

En mi vida he amado entrañablemente a personas que en un momento dado me abandonaron sin, que por lo menos, me dijeran el porqué. Si yo hubiera perdido a esas personas por la muerte, no lo hubiera resistido. Sin embargo, como los motivos fueron otros, encontré en la propia frialdad o en su indiferencia  fuerzas que me recondujeron a restablecer el equilibrio y continuar. En el camino hay encuentros que son reencuentros así como hay encuentros que son dolorosos desencuentros.

martes, 10 de enero de 2017

A una apetecible y preciosa manzana roja  se le levantaron las faldas del telón. Se descubrió un escenario blanco y jugoso lleno de luces y pasarelas. La protagonista de aquella pieza no era una tierna gusanita, sino una serpiente de ojos ardientes y húmedos colmillos de nacar que rezumaban un zumo.
En esta obra no se sabe muy bien si la horada o la defiende, si deja su veneno o se lo lleva porque hay manzanitas que nunca se sabe de que cesta llegan, de que boca vienen o a que la labios van.