domingo, 30 de noviembre de 2014

¿Te lastimaste?

Tenemos dos chicas preciosas algo estiradillas, un sábado por la noche muy de noche, un local con pocas luces,  una cantante dándolo todo en el escenario, un público entregado y un chaval  revoloteando cual pajarillo sin nido intentando llamar la  atención de las dos primeras.
Estas dos  ignorando el revoleo del chaval, al punto que aparece una pared de hormigón cada vez que da un paso y se acerca.
Él o ciego perdido o sin temor a las paredes porque debe tener un tractor pala en la puerta...
 Por una brecha mínima se cuela.
-¿Te lastimaste? dice le chaval mientras sonríe y se hace un poco de luz en el local.
Las dos chicas se miran como un pronombre recíproco a otro.
-¿Te lastimaste?, repite mirando intensamente a una de ellas, y ante la expresión de extrañeza-sorpresa-este que dice de la niña preciosa pero algo estirada, continua: ¿Te lastimaste...? Cuando caíste del cielo..? ¿Te lastimaste...?
Sin licencia de derribo, las chicas han sonreído por fin y ...

sábado, 22 de noviembre de 2014

Lara

Lara tiene dos años y sus ojos son  dos pozos hondos y oscuros. Se toma la vida muy en serio y no admite según que bromas. Puede conseguir que pases toda la tarde haciendo como que duermes para que ella te despierte con el canto de un gallo una y otra vez, sin cansarse de la misma escena. O puede quitarse sus calcetines para que finjas que "huelen peste" y te persiga con ellos mientras aromatiza la estancia con su aroma a inocencia y risa.

Sin embargo, tiene Lara ese concepto capitalista que acompaña a todos los niños desde que aprenden a señalar el mundo con un dedito y saben que todo lo que ven sus ojos es suyo. "Esto es mío".
El famoso "to pa mí" que debe tener un origen genético, y  me lleva a pensar que eso de la generosidad y el compartir no deben ser del todo naturales y  sí el sentido de la propiedad privada. Vamos que para educar en el bien común hay que trabajar primero algunos instintos de conservación.

Aunque mi habitación pudo parecer en algún momento  la celda de un moje cartujo, no lo fue hasta ahora. Pero en sus visitas, mi pequeña se lleva todo aquello que tiene brillo y llama su atención,  ya sea un papel, los corazones que laten, mis malabares, la pulseras, la bola fensui que hace colores o los muñecos de latón.
-Ezto ez mio.-dice ella, mientras agarra la caja de ceras manley y las esconde a su espalda.
- Lara, preciosa, si te llevas también la caja de color me voy a poner muy triste.
Y ella que no sabe pronunciar  la ese si sabe que es la tristeza y no quiere que yo este triste, entonces me mira y su cara se hace espejo de la mía. ¡Cuanta empatía! Baja un momento la mirada hacía los lápices ( de los que tiene un bosque entero en su casa), me mira, suspira, vuelve a mirar la caja con pena  y  suspira de nuevo. Yo sé que ella solo quiere llevarse un trocito de mi casa para que la acompañe en el viaje y yo solo quiero hacerle entender que no es posible que traslade mi casa a la suya. Cuando levanta los ojos  ya ha encontrado una solución. Lleva su mano hasta mi hombro, me mira como quien ha descubierto el radio y dice:
- No estez triste, tita Pi que  solo me las llevo un minuto para siempre.

No será necesario que diga dónde viven ahora mis ceras y mi corazón con ellas.



domingo, 16 de noviembre de 2014

"Ahora que los ladros perran", de José Manuel Marroquín


Ahora que los ladros perran,
ahora que los cantos gallan,
ahora que albando la toca
las altas suenas campanan;
y que los rebuznos burran,
y que los gorjeos pájaran
y que los silbos serenan
y que los gruños marranan
y que la aurorada rosa
los extensos doros campa,
perlando líquidas viertas
cual yo lágrimo derramas
y friando de tirito
si bien el abrasa almada,
vengo a suspirar mis lanzos
ventano de tus debajas.
Tú en tanto duerma tranquiles
en tu rega camalada
ingratándote así burla
de las amas del que te ansia
¡Oh, ventánate a tu asoma!
¡Persiane un poco la abra
y suspire los recibos
que esta pobra exhale alma!
Ven, endecha las escuchas
en que mi exhala se alma
que un milicio de musicas
me flauta con su compaña,
en tinieblo de las medias
de esta madruga oscurada.
Ven y haz miradar tus brillas
a fin de angustiar mis calmas.
Esas tus arcas son cejos
con que flechando disparas.
Cupido peche mi hiero
y ante tus postras me planta.
Tus estrellos son dos ojas,
tus rosos son como labias,
tus perles son como dientas,
tu palme como una talla,
tu cisne como el de un cuello,
un garganto tu alabastra,
tus tornos hechos a brazo,
tu reinar como el de un anda.
Y por eso horo a estas vengas
a rejar junto a tus cantas
¡y a suspirar mis exhalos
ventano de tus debajas!

lunes, 3 de noviembre de 2014

En este hoy que se estrena, otro adios, no menos doloroso por anunciado, incomprendido.
A quien supo disfrutar  como un niño y ser un  maestro del vivir, del compartir, del alegrar. De sonrisa permantente. Nariz de payaso valiente, siempre y siempre.

A veces creo que, no es el dios del amor en locura, quien lanza las flechas al azar, sino la muerte con sus dardos de luto.


 No quiero entender nada.

Consecuencias

La piel, de no rozarla con otra piel se va agrietando... Los labios, de no rozarlos con otros labios se van secando... Los ojos, de no m...