viernes, 4 de febrero de 2011

Valiente

Haber convivido mucho tiempo con una persona agresiva y violenta te obliga agudizar los sentidos, cuando tu superviviencia puede  depender de un pestañeo a destiempo, de una respiración más profunda, de un ligero movimiento, la vista se agudiza buscando cualquier pequeño cambio de postura, un color más fuerte,  un movimiento de amenaza,  el oido registra el sonido del aire, el caer de una hoja es un trueno, el olfato  descubre  el  olor del miedo, del resentimiento, de la agresividad,  todo tu ser esta buscando al fin la sutil diferencia que existe entre huir y atacar.
Los animales tenemos ese espacio de seguridad, que cuando se trapasa minimamente dispara el corazón, produce cambios en la respiración, tensa los músculos, y entonces un movimiento casi imperceptible puede desencadenar una reacción de lucha. Los provocadores buscan ese instante, provocan con el cuerpo, con la mirada, con la voz, en busca de esa señal que les legitime a la agresión. Y nadie es capaz de predecir como acaba una escena violenta buscada y deseada aun por una sola de las partes en juego.
Mantener unos segundos la mirada serena, el cuerpo totalmente inmovil, controlar el tono de voz puede hacer  en unos instantes la diferencia entre la huida y el ataque, que bien puede ser entre la vida y la muerte.
Siempre hay que dejar al provocador una salida que parezca un gesto de valor.
Mientras mi hermano fue un niño, el adulto se daba el lujo de jugar, insultar saboreando el insulto,  sacando pecho con la certeza de que quien es ofendido se duele del golpe y se doblega porque sabe que esta en desventaja. El provocador se alimenta de esa mirada de temor, de esa cabecita que mira al suelo, porque ya sabe que levantar la mirada  es lo que el provocador busca y puede suponer un golpe sin control y detrás del golpe la vida. Pero no ofende quien quiere.
Admiro profundamente a mi hermano, era un niño y ya tenia la conciencia de un hombre adulto, ¡como marcaba  los espacios, como dirigia con su silencio o su palabra el combate, sin un apice de rencor, con una serenidad que me ha admirado siempre, con una honestidad y con una hombria admirable! Le protegió de si mismo, le cuidó más que nadie y le respetó siempre a pesar de todo.
Es un hombre de paz, es el mejor hombre que conozco, de aquellas situaciones terribles no salio ileso, perdió los dientes y las garras sin  haberlas usado jamás.
Me enseño a respetarme a mi misma por encima de cualquier situación, a no tener miedo y a ser generosa y todo lo hizo sin  muchas palabras, con su actitud y su protección ilimitada.
Necesitó algún tiempo hasta recobrar aquella criatura herida,  cicatrizó sus heridas y dejó que el niño que no pudo ser,  creciera y se convirtiera en el  adulto generoso y alegre que hoy es.
Hoy cumple 38 años y es el hombre que más quiero.

Muchas felicidades guapo.

4 comentarios:

  1. Felicidades para tu hermano. Lo que dices de él es precioso porque habla de alguien que ha conseguido trascender de las adversidades para convertirse en un ser humano en toda la extensión del término.
    ¡Qué entrada más linda cereza! besitos

    ResponderEliminar
  2. Le felicitaré de tu parte, Pena. Es un tipo estupendo, y en él es donde mejor he podido ver que no importa tanto lo que hacen contigo, como lo que tu haces con aquello que te hicieron.
    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Otro Acuario, que nació además el mismo día que mi hija mayor. No sé si será casualidad pero tengo muy buena relación con todos los acuario que conozco. Mi hermano también nació en febrero.

    En cuanto a eso que explicas de cómo se agudizan los sentidos cuando has convivido con una persona violenta, es una de los pensamientos que me ha tenido absorbida el fin de semana. Porque esa energía autoprotectora se puede utilizar para muchas cosas positivas, como hace tu hermano y tú misma, o para algo negativo también, como hacen otras personas. Ahí está el quid de la cuestión. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Candela, a parte de que yo crea que te debes llevar bien con casi todo el mundo insdistintamente de su signo solar, creo que tu eres sagitario signo de fuego y acuario es signo de aire, como ves la buena relación esta hecha.

    Y lo que es cierto es que el agudizarse de los sentidos proporciona una información extraordinaria que usada para herir o destruir es terrible, precisamente lo que los maltratadores utilizan en sus relaciones(descubrir los puntos debiles), basta recordar que un gran porcentaje de maltratadores sufrieron malos tratos en su infancia.

    ResponderEliminar

Cosas de niños. Adan y Eva

A el pequeño le encanta enseñarme cuanto sabe, cuanto aprende, cuanto ve. Sus libros, llenos de garabatos, son para mi como un museo llen...