Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2011

Facilidades

El primer día recibí seis correos suyos que conteste uno a uno, estaban llenos de emoción y energía y me envanecía que siendo tan joven estuviera tan pendiente de mí. Te lo tienes que hacer mirar, me dije, si sigues considerando que ser muy joven es un mérito y el estar cerca de una persona de veintiséis años te hace una mujer más exitosa y que se atonta porque la  sociedad que la rodea  la  recompensa solo por ello, te lo tienes que hacer mirar.
Pero tengo que reconocer que me daba un subidón de autoestima, y lo mismo me lo hago mirar, pero déjame soñar un poco, le dije a  mi otro yo.
El segundo día los correos fueron nueve y de nuevo los respondí de uno en uno y como si me hubiera quitado los catorce años de diferencia de un plumazo y con ellos la poquita  madurez que la vida me ha permitido acumular.
Una melodía iba y venia de mi cabeza formando un bucle sin que supiera exactamente a quien pertenecía y donde la había escuchado antes. ¡Me era tan familiar y me seducía tanto! tenia e…

¿Qué pides tú?

¿Qué le pido a la vida?  ¿Qué le estoy pidiendo a la vida? Se presento la pregunta una mañana a  mi mente mientras me miraba al espejo y me encontraba tan poco apropiada como siempre.¿De quién son estos ojos que no me dan tregua? ¿Serán míos, o son los ojos prestados de todos los seres que me han rodeado desde que nací? ¿Eran mis ojos tan miopes cuando me percibí por primera vez? ¿Cuando los cambie, cuando di potestad a quien me guiaba para dejar su mirada mezquina en  la mía? ¿Será una lente ajena la que me mira y me juzga con tanta dureza? ¿Si recibiste palabras de aliento, porque se fueron ligeras y dejaron las durezas asoladas en mí?
¿Que le pido a la vida? Y desde un lugar que no me he atrevido  a mirar me llega una palabra cortita, paz, es todo lo que necesitas, pero ¿dónde anda? y desde el mismo lugar lejano otra idea me llega,  que me quite la lente ajena que tan solo refleja la luz de otros ojos, otras experiencias y otros tiempos, pero que no son los míos, porque para llegar…

El leon enamorado

Imagen
La marquesa de Sévigné era de una belleza rara. Y estaba tan acostumbrada a ser cortejada, que el hecho de que un león se apasionara por ella no era de extrañar.
En el tiempo en que los animales hablaban, era común que ellos ambicionasen formar parte de la convivencia humana, ellos también tenían inteligencia, fuerza, coraje y hasta se comunicaban usando el mismo código de los hombres.

Fue en esta época que el león se enamoró de la bella señorita Sévigné, y sin demora la pidió en casamiento.

El padre de la joven se asusto. El quería para la hija un marido un poco menos terrible, mas temía que una  negativa pudiese apresurar un casamiento clandestino. Con su experiencia sabia que el fruto prohibido tiene siempre un sabor mejor.

Resolvió entonces aceptar la propuesta del león y le dijo a éste:

Me agrada la idea de tenerte como yerno pero me preocupa el hecho de que pueda usted herir el cuerpo delicado de mi hija con sus garras, y al besarla con sus dientes impedirá que ella le corresp…

Ana

Imagen
Ana tiene 47 años, no esta casada, nunca ha tenido pareja, aunque esta enamorada de su monitor de gimnasia desde que le conoció hace años. Se le iluminan los ojitos cuando le mira, cuando le presta atención, cuando le da una caricia...
Ana es una mujer con  Síndrome Down. Hoy en día estas personas están en  peligro de extinción, hoy casi ninguna mujer da término a un embarazo cuando sabe que su niño va a nacer con una discapacidad intelectual (para mi una de las sombras más crueles de este tiempo).

Ana es la segunda hija de una familia de cinco hermanos, era alegre y muy cariñosa, como casi todas las personas Down, ella forma parte de esa minoría  que se intenta integrar en la sociedad para que forme parte de ella en igualdad de oportunidades.

Hasta hace poco tiempo se consideraba que las personas con discapacidad eran   como niños, angelizados, con comportamientos infantiles hasta en la edad madura considerando que su edad física siempre estaría relacionada con su edad mental, infan…

Abusica

Imagen
Realmente es fácil abusar del propio poder aún sin darnos cuenta, con la mejor intención y hasta con nuestros seres más queridos.
Abusa de su poder quien impone su criterio, sus necesidades, sus gustos o sus caprichos sobre  los de otros que dependen de él de alguna manera y solo pueden acatar sin que sus opiniones o sus necesidades hayan sido tenidas en cuenta o ni siquiera escuchadas.

Ejemplo de la vida cotidiana que una lleva como puede:
 Como Israel esta con amigdalitis y no puede salir de casa, le pedimos a la mamá de Celita vengan a  jugar un ratito, que el niño esta un poquito mejor y se aburre terriblemente toda la tarde sin salir y sin jugar porque yo que le sirvo habitualmente de manta de juegos tengo la espalda estos dias un poco contracturada y no valgo pa na.
Como la mamá no nos hace ni caso hablamos con la propia Celia para que pida a la suya mamma que la traiga y si eso ya la acercamos nosotros después.
Consiente por fin en traerla, y nos dice que Celia est…

La gata mujer

Imagen
Una gata mimosa, bella y delicada era para su dueño la cosa más amada que habia en este mundo.
Y el hombre desvariado e inconsecuente amaba perdidamente a esa gata más allá de los límites de lo que es normal. Un día irguiendo los brazos al cielo y, en prece, implorando a los dioses auxilio, hizo promesas, oraciones y magias. Tanto hizo que consiguio de los dioses que aquel felino se transformase en mujer: una dama lindísima, una bella mujer, como convenia a todo hombre.
Ciego de amor se casó con ella. Hombre apasionado, marido cariñoso, él la adoraba, embebecido por la belleza de aquella, cuyo origén felino él había olvidado completamente. Para el hombre ella era una mujer igual a todas las otras.
Una noche, en cambio, algunos ratones entraron en el cuarto conyugal. La mujer sintió la presencia de estos y, siguiendo sus instintos de gata, comenzo a cazarlos. Arqueada y agresiva,  se lanzo sobre los ratones, que escaparon por un tris.
Ella no lo consiguió la primera vez, mas en la noch…

Valiente

Haber convivido mucho tiempo con una persona agresiva y violenta te obliga agudizar los sentidos, cuando tu superviviencia puede  depender de un pestañeo a destiempo, de una respiración más profunda, de un ligero movimiento, la vista se agudiza buscando cualquier pequeño cambio de postura, un color más fuerte,  un movimiento de amenaza,  el oido registra el sonido del aire, el caer de una hoja es un trueno, el olfato  descubre  el  olor del miedo, del resentimiento, de la agresividad,  todo tu ser esta buscando al fin la sutil diferencia que existe entre huir y atacar.
Los animales tenemos ese espacio de seguridad, que cuando se trapasa minimamente dispara el corazón, produce cambios en la respiración, tensa los músculos, y entonces un movimiento casi imperceptible puede desencadenar una reacción de lucha. Los provocadores buscan ese instante, provocan con el cuerpo, con la mirada, con la voz, en busca de esa señal que les legitime a la agresión. Y nadie es capaz de predecir como acab…