Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2011

de vuelta

La cobardia es el miedo aceptado.
El coraje es el miedo vencido.
La humillación no es recibir un puntapie.
La mayor humillación es haberlo merecido.

Retales

Imagen
A veces me sorprendo a mi misma con algún brote de homofobia interiorizada que anda pululando en mi pensamiento interior.
Fue hace unos días que me sorprendí cuando vi a dos niñas en un parque haciéndose carantoñas y  besándose abrazadas.
Una de ellas no tendría más de  quince o dieciséis años y la otra más chica unos trece. Y me sorprendí pensando si no estaría aprovechando la mayor de la ingenuidad de la pequeña.
En un primer momento no me pareció que mi pensamiento fuera extraño en mi, pero al rato me soplo el aire una pregunta, ¿si en vez de ser dos niñas hubieran sido una pareja heterosexual, habría pensado lo mismo? Y la respuesta es que no, tal vez si hubiera pensado que son muy jóvenes todavía para meterse  en estos berenjenales, pero no hubiera pensado en astucia e ingenuidad como lo hice.
Cuando los prejuicios están tan introducidos en la cultura propia, son como corchos en el agua, tratas de llevarlos al fondo del mar y cuando sales están de nuevo ahí, emergen  antes que tu…

Artificial

Imagen
Tengo unos amigos que llevaban muchos años intentando tener hijos propios y no lo conseguían  y se decidieron a intentarlo con ayuda médica. Después de varios intentos fallidosy mucho sufrimiento tiraron la toalla. En principio el problema venia de él y con las pruebas y las exploraciones parece ser que ella también  tiene  algún obstáculo difícil de superar y que lo complica mucho más. Hasta antes de conocer este dato, estaban dispuestos a probar más veces aunque tenían pocas posibilidades ya con los pocos espermatozoides que producía mi amigo. Les comenté de pasada si estarían dispuestos a acudir a semen de donante, y me decían que no, que si podía  ser de sus células serian o de lo contrario se decantarían por iniciar los trámites de adopción.
Pero les insistí, “si adoptáis, el esperma y el ovulo serán también ajenos a vosotros, y sin embargo no tenéis ningún reparo  por ello”. Y si pero no.
Al fin cada cual cree saber lo que prefiere y ellos preferían comenzar con la adopción.Ta…

Anecdota pequeña.

Imagen
He pasado muchos días de mi vida en un hospital acompañando a familiares y algunos amigos,  tanto por motivos alegres como los nacimientos y por algunos menos felices.
Es fácil en esos lugares recoger anécdotas de gente que conoces, de situaciones de todo gusto, en fin lo que sucede en   un hospital  compartiendo  habitación con mucha gente variada.
Por ser ayer el día de las madres contaré una anécdota que recuerdo con especial cariño.
Doña Carmen tenía 90 años e ingreso con una cadera rota. Era una mujer muy menuda y alegre de esas mujeres que son verdaderas matriarcas donde quieran que se encuentren. Su hija Amalia era su cuidadora y tenia ya 70 años, menos temperamental, más paciente, mas tranquila y menos enérgica, fundamental esa actitud para tolerar a una mujer del temperamento poderoso de doña Carmen.
Se quejaba Amalia a ratos y la podías oír murmurar: "una vieja cuidando otra vieja, no sé, no se...”
La madre estaba encamada y no podía moverse, ya la habían ope…

Día de mujeres

Imagen
¡Felicidades a todas las mujeres que de una manera u otra son madres!
LO QUE YO PUEDO Y LO QUE NO PUEDO
Yo te di la vida, mas no puedo vivirla por ti. Yo puedo mostrarte los caminos, mas no puedo  andarlos por ti. Yo puedo llevarte a cualquier religión, mas no puedo hacer que tengas fe. Yo  puedo mostrarte la diferencia entre lo cierto y lo errado, mas no puedo decidir por ti
.
Yo puedo mostrarte lugares muy bonitos,
mas no puedo hacerte bello por dentro. Yo puedo dar consejo, mas no puedo seguirlo por ti. Yo puedo darte  amor mas no puedo imponertelo
,
Yo puedo enseñarte a compartir, mas no puedo hacerte generoso.

Yo puedo enseñarte el respeto,
mas no puedo forzarte a ser respetuoso. Yo puedo aconsejarte sobre los amigos, mas no puedo escogerlos por ti. Yo puedo hablarte sobre el éxito, pero no puedo alcanzarlo por ti.

Yo puedo enseñarte sobre la gentileza, mas no puedo forzarte a ser gentil. Yo puedo rezar por ti, mas no puedo imponerte Dios.

Yo puedo hablarte de la vida, mas no puedo vivirla por ti Yo puedo da…