lunes, 15 de agosto de 2016

Instinto de propiedad

El instinto de propiedad se adueña de las personas al punto de no respetar ni siquiera la vida ajena sobre la que parece tener tambien derechos de amo. El hombre aún no ha aprendido a poseer. Se ensangrienta la tierra por esa falta de aprendizaje. Se es poseido por su propio "bien" que se transforma así no solo en su mal propio sino en el mal de muchos. En el mal de todos.

Cada conquista de valores podría ser aprovechada por el alma como fuerza de mejora, sin embargo, es la apariencia del haber que suma y pesa el que maneja  la economía moral que nos rodea, aunque todo lo exterior sea "mercancia" sin cédula de propiedad que se pretende contabilizar; ni personas, ni paisajes ni bienes materiales caben entre las manos. La realidad acabará por enseñarnos la verdadera ley del uso para que la propiedad no represente fuente de inquietud y tristeza como acontece hoy a tantas criaturas poseidas por sus "bienes". Acabará si no acabamos antes  en esta locura de poseer a cualquier precio, posesos y despojados de todo unos de otros.

lunes, 25 de julio de 2016

De como darle una patada a un piedra y que aparecezca el perro del hortelano.

Elegir un camino es dejar otros. Así de fácil. No se trataba de descalzarse para siempre o dejar de lustrar los zapatos sino de acertar con las señales. Y señales habia muchas y algunas contradictorias. Ya elegí el camino, ya me abrigo del cierzo y abro el paraguas cuando las nubes vienen del oeste acompañando al arrebol del sol.Ya sé colocarme el ala del sombrero o el sombrero entero y andar por la sombra buena. No me empeño en calzarme dos derechos o del revés. Cuando una mala  hierba o una piedra aparecen entre la Zeca y La Meca, no me golpeo con las dudas hasta hacerme sangrar; las aparto y continuo. Las piedras de otro tiempo ahora forman parte del cauce que soy, pero no me detienen. La muerte me ha susurrado que la magia no existe. Me han ocasionado muchas perdidas, la una y las otras, casi tantas como la vida; estas últimas si cabe lo son más incomprensibles y hondas por evitables. Aunque todo sea hondura.

No sé que quiere recuperar ni porque se empeña en seducir. Conozco del lugar al que no me dejo llevar  y la paz  que no pierdo atravesando  crecidos campos de rosas. Su bienquerencia no me atrae  porque la conozco, pero para ella el juego no decae porque aún cree en la magia. Y en la culpa, mucho más placida, por supuesto, que arremangarse y reparar.
La ignoro, la evito y ella más se asovina en cuanto tiene ocasión. Sigue creyendo que somos las mismas, pero hablamos sentimientos diferentes y yo aún navego por ojeras profundas y oscuras,  y ella es más de sol.

 Sigue teniendo unos ojos preciosos, y  lo sabe.Y ella sabe que yo lo  sé. Y yo sé lo que es saber y no saber. Y de su querer y no querer... Y no quiero estar ni mucho menos ser.

martes, 5 de julio de 2016

Feligresía

La fe es una cosa muy seria para cegarla o convertirla en propiedad de ojos ciegos.Nunca fui descreída, más pequé de lo contrario. Hoy tengo claro que la única fe verdadera es la que puede enfrentar a la razón cara a cara.
"Donde vayas, ve con fe" eso solía decir mi madre cuando enfrentaba un reto nuevo y difícil. Y sigo teniendo fe, pero ya no soy ingenua ni creo en los milagros.


Hace unos días acompañé a un familiar a la iglesia, por motivos que no vienen al caso. Había escasamente diez mujeres y un hombre. Él varón oficiaba la misa situado en el altar, a medio metro del resto de la parroquia. Creo que en algún tiempo alguien ordenó elevar los altares (con otra intención que la arquitectónica) y el resultado se mantiene. Quien oficia se sitúa arriba y el pueblo abajo. Y el resultado es espectacular mientras la imagen es real, mientras los de abajo nadan en la ignorancia, pero cuando estos se educan y se instruyen, cuanto más se elevan en conocimiento más se acercan al oficiante y  cuando lo superan, entonces el resultado es el que es y los papeles se invierten.



Viendo el panorama me pregunté qué hubiera sido de la iglesia sin mujeres, porque  tengo más claro que hubiera sido de las mujeres sin iglesia.

lunes, 27 de junio de 2016

Consejos vendo...

En nuestro pais el miedo a lo nuevo siempre está presente. Somo un pueblo de refranesque echa mano de Sancho cada día. "Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer" "A quien buen árbol se arrima, buena sombra le cobija..." Son muchos siglos de púlpito. Y las demosccopias son de una astucia sutil. Dar cuerda y ver como se ahorcan con ella.
Pero también hay que dejar de mirarse el ombligo y poner los pies en la tierra. Arremangarse no es dar voces.  Darse un baño de agua fria para que la decepción nos descubra la realidad. "Más vale uno te doy que cien te daré"  "El mapa no es el territorio"
El termómetro no hace más que mostrar la temperatura, pero ni baja ni sube la fiebre. Somos los que somos y llevamos en nuestro código el miedo a los poderosos y el que inventen ellos. No estamos tan distantes del ciego del Lazarillo, ese que sabÍa muy bien que el muchacho le engañaba cuando repartian las uvas regaladas. Lázaro las  comia de dos en dos. El ciego no podía verle, pero si él las comía de tres en tres y el muchacho callaba, era por algo.

Y no tenemos tanto tiempo. Somos responsables del mal que hacemos, también del mal que surge como resultado del bien que no hicimos. Es notoria la responsabilidad añadida cuanto mayor es nuestro conocimiento y más amplia nuestra visión del mundo. No se trata de echarles, de volver al antiguo error de querer a unos por aborrecer a otros, sino de convencerse de corazón de aquello que la mente cree. Hay mucho voto oculto y demasiado Síndrome de Estocolmo. Pese a todo la esperanza es la última en dejar el baile. Y esta vez con ritmo de bachata porque los del pasodoble son más seguros. En fin, Amanecerá y no será poco.

miércoles, 15 de junio de 2016

Redes de aire

Algunas veces salgo de mí  cuando caigo de nuevo en la red de quien no me comparte el mar. Luego suspiro y se me pasa, porque acabo cayendo en que también hay responsabilidad en quien da alas y te roba el aire.
 

martes, 14 de junio de 2016