Entradas

Qué será ser tú.

"Qué será ser tú. Este es el enigma, la atracción sobrecogedora de conocer, el irresistible afán de echar el ancla en ti, de poseerte. Qué será la perplejidad de ser tú. Qué, el misterio, la dolencia de ser tú y saber. Qué, el estupor de ser tú, verdaderamente tú y, con tus ojos, verme. Qué será percibir que yo te ame. Que será, siendo tú, oírmelo decir. Qué, entonces, sentir lo que sentirías tú." Ana Rosetti

Microcuento final

Imagen
... la cereza cayó del guindo. Se cayeron las cerezas...





Construir despacio.

Por más que soñemos con seguridad, estabilidad o permanencia, sabemos que todo esta en profunda transformación siempre.
Es fácil aceptar esta verdad en relación al mundo material que nos rodea. Los telefonos cada vez más sofisticados, la tecnologia cada vez más punta, los coches cada vez más inteligentes. Sin embargo prestamos menos atención a las relaciones, que siendo imperfectas solo se sustentan en un proceso de crecimiento y  de aprendizaje.
Las relaciones pueden y deben ser renovadas si queremos ser felices.
Hay personas construyendo  nuevas familias, nuevas formas de ser amigos, nuevos comportamientos entre las personas.
Es difícil entender que las relaciones deben ser construidas porque aprendimos justamente lo contrario.
Esa idea fatalista en los encuentros amorosos, como la creencia en el destino, los hilos rojos, el alma gemela, el "estamos hechos el uno para el otro", "tenía que pasar" "es el karma", impide la construcción del amor.
En la vida…

Campos de afecto.

Casi siempre anhelamos trato distinto  y mejor, por parte de aquellos que nos rodean.
Ansiamos por el afecto que nos comprenda los intentos más íntimos; que se mantenga invariable, sean cuales sean las circunstancias; que nos escuche sin reclamar, en los momentos más duros, que nos contenga todos las fallos; que no nos exija tributos de cariño; que no nos pida impuestos de gratitud; que nos dé coraje y sustento en los días tristes y nos comparta el contentamiento en las horas de cielo azul.
Suspiramos por  la amistad perfecta; entretanto, si rogamos afectos marcados por semejantes valores, tendremos que aspirar a ser para los otros y para nosotros ese amigo ideal.

Nueva alborada

Nunca como en estos tiempos se hizo necesaria la esperanza. Cuando en los medios se atropellan las noticias horribles haciendo de la crueldad el pan de todas las mesas y los crímenes se exponen tantas veces que parecen miles y no lo son. Las imágenes nobles ni siquiera se perciben  como si no existieran. A pesar de la midia, creo que  hoy hay más expectativas de bien y de solidaridad que nunca las hubo, aunque sintamos vergenza de ser honestos porque parece que no ha lugar para ello.

Nunca como en nuestros días hubo tal cantidad de gente buena, tierna, fraterna dispuesta a crear una alborada nueva, hasta tal punto que los niños ya no nacen llorando...

No debí permitir

No debí permitir que pronunciaras mi nombre
con tu boca manchada de mermelada.
No debí permitir que acercarás tu mano
a mi bolsillo, porque allí no estaban tus canicas.
No debí hacerme invisible
ante las mujeres del Ateneo.
No debí volver a subir
cuando me hiciste bajar de tus labios.
No debí asomarme a tu almacén
tan lleno solo de ti.
Cuando aún era  tiempo
y distinguía bien y mal
no debí romper mis alas
para posarme en tus ramas ruidosas.
Murió tu amor el mismo día que yo nací.
Lo supe desde siempre.
No debí quedarme suspendida
en tus angulos muertos
llenos de puntos suspensivos.
No debí permitir que me ningunearas,
tú, que ni siquieras sabes tu nombre.

Despedirse sin deudas

Despedirse de quien se ama siempre es un momento difícil y triste, pero hacerlo sin deudas le da a la despedida una paz que no alegra, pero no te deja infeliz.