sábado, 26 de noviembre de 2016

Cosas de niños

´Vienen los niños a casa cada viernes y les gusta jugar a "Encontrar el tesoro". Se trata de buscar un pequeño cofre que contiene una sorpresa tipo "chocolatina y legos". Lo escondo tan bien que necesitamos un mapa para encontrarlo donde les dejo pistas falsas y verdaderas. Entre seguir unas y otras se nos pasa el tiempo corriendo, subiendo y bajando al piso de arriba, removiendo algún mueble pequeño, etc. De paso hacen algo de ejercicio que no les viene mal. Yo sospecho que no saben correr de tanto tiempo que pasan entre tablets y juegos electrónicos.
Diego, que acaba de aprende a leer y escribir, quiere ser quien esconda el tesoro (para variar) y traza un mapa con algunas indicaciones escritas, pero  su caligrafia es un tanto jeroglífica  y le digo a Laura (que es tan pequeña que aún no sabe leer) que vaya a pedirle que reescriba el plano porque no lo entiendo y ella se lanza a buscarle y le dice: "Diego escribe otra vez el mapa que tita Pi no lo escucha".Y a mí se me levanta la sonrisa y por un rato no busco ningún tesoro,  porque tengo dos.

.

domingo, 30 de octubre de 2016

Miguel Hernández

Hoy Miguel Hernández cumpliría años.

No admito, amigos, no quiero
ese consejo prudente.
Paciencia la suficiente
pero no la del cordero.
No puedo aceptar un daño
ni aunque me llegue del rey,
ni con corazón de buey
ni con alma de rebaño.

Aqui estoy para vivir
mientras el alma me suene
y aquí estoy para morir
cuando la hora me llegue,
en los veneros del pueblo
desde hoy y desde siempre.
Varios tragos es la vida
y un solo trago es la muerte.



miércoles, 15 de junio de 2016

Redes de aire

Algunas veces salgo de mí  cuando caigo de nuevo en la red de quien no me comparte el mar. Luego suspiro y se me pasa, porque acabo cayendo en que también hay responsabilidad en quien da alas y te roba el aire.
 

martes, 14 de junio de 2016

Cuatro

No me ahoga el amor que no me dan. Me ahoga el amor que no doy.




Exhumar

El pasado, si bien guarda las virtudes de la experiencia, no siempre es el mejor conductor de la vida hacia el futuro. De cuando en cuando es imprescindible exhumar el corazon de aquello que lo entorpece y  nos amortaja el alma. Sin renovación no hay mañana.

La escuché...

Pocas veces la escuché quejarse de su suerte, sin embargo, ante un Siroco en contra que no cesa, cualquiera tiene una queja que dejar al mundo. A pesar de todo, nunca la sentí amarga, ni amargada. Algún momento de su historia hubiera podido reescribirse con letras más amables y no es poco probable que de poder echar atrás algunos renglones se hubieran enmendado, aunque su vida le fue siempre propia,  reflejo de su elección clara entre la libertad del deber y la libertad del querer.

Arrepentirse es útil de cuando en cuando, pero arrepentirse a toda hora es terco y dañino.