domingo, 13 de noviembre de 2011

Regalos prácticos

Mi amiga Alba es muy peculiar. Vive en Madrid de lunes a viernes, y viene al poblado los fines de semana. Todos, absolutamente todos los fines de semana y fiestas. Y no es por que a ella no le guste quedarse en la capi ni mucho menos, solo que su marido es más de pueblo que las amapolas y Madrid no ha entrado en él.
Viven en un piso de unos 47 m2, ellos y sus dos hijos,  en un tercero sin ascensor que compraron  en pesetas, cuando todavía se podía comprar un piso en Madrid y pagarlo en la presente reencarnación.
En el poblado compraron un terreno para hacer una casa pero me da el palpito que haciéndola en fines de semana les llegara la jubilación sin haberla estrenado. Eso si, en la vivienda nueva no van a tener problemas de espacio, viendo los planos creo que el salón de fiestas tendrá más de 40 metros!
A lo que iba, que Alba ha cumplido años estos días y su marido y sus hijos le han regalado una HORMIGONERA...!


Todavía me duelen las mandíbulas de reír cuando me lo han  contado y la  he visto.
No se la han podido envolver en papel de regalo, pero le han colocado un lazo azul  que es lo más, jejeje.
Y la ilusión que le ha hecho a ella es de quedarse de patata.
Ya he comentado alguna vez que no soy muy buena haciendo regalos, que prefiero expresar mi afecto a través de otros lenguajes, pero no lo he podido resistir,  esta vez he hecho una excepción y le he regalado un SACO DE YESO, eso si, yo si lo he envuelto y le puesto el lazo. Pegatina de Felicidades, por que me parecía inútil colocarle el "espero que te guste", sabiendo que le iba a gustar seguro, jejeje.
He quedao como una reina y nos hemos reído una barbaridad.
 A partir de ahora ya tienen resuelto el problema de Reyes, enamorados, aniversarios y otras celebraciones, se pueden ir regalando un palé de ladrillos, unos sacos de cemento, un  camión de arena, un trapalé, juas, juas, juas.

jueves, 10 de noviembre de 2011

si, tenias razón.

Si hay una frase que odio, me da urticaria,  me saca de mis casillas, me irrita, me puede sobretodo por que siempre significa que he metido la pata mucho pero mucho, es  "ya te lo dije" ¡Aggg, que rabia me da!
Y cómo es el  caso cuando he hablado con mi amiga Belén he estado esperando a oírselo decir todo el tiempo que hemos estado juntas.
Se la estaba guardando, pero yo que le leo el pensamiento la veía escrita en su frente con letras luminosas, a pesar de estar hablando por teléfono


¿No me lo vas a decir?- le pregunto, y ella se ríe e imagino que se frota las manos, me ha dicho que si pero que lo hará cuando le parezca bien. Le gusta hacerme sufrir, prefiere ver que cara pongo.

Dejo una canción de Fito y Fitipaldis, y la dejo asombrada de como pueden estos chicos saber tan bien como me siento, si no  me conocen y no se lo he contado a ellos.
Por cierto, en este vídeo solo una chica sobre el escenario, que rancios!!




Whisky barato

Cuando ya no sirven las palabras
Cuando se ha rajado la ilusión
me emborracho con whisky barato
a ver si me escuece el corazón



Quiero ser tan duro como el hierro
pero me derrito con tu olor.
Quise hacer un cielo en el infierno
a ver si acertaba por error

Ya no queda nada entre tu y yo
ya no queda nada entre los dos (bis)

Cada cual que siga su camino,
cada cual que baile su canción.
Tú destino dicen ya está escrito,
el mío tengo que escribirlo yo

Y de tu cariño, de tu amor, de tu alegría
de tu calor, de vida mía, de te quiero tanto,
al final, lo único que me quedó es la canción
que estoy cantando

Ya no queda nada entre tu y yo
ya no queda nada entre los dos (bis)





lunes, 7 de noviembre de 2011

Despistes

Subo al ascensor voy al primer piso al 1º C siempre voy a mismo sitio, siempre realizo el mismo recorrido.Y claro de tanto repetir la ruta ya  ni me fijo para nada en el portal si no hay grandes cambios que me llamen la atención, y cuando todo está como siempre no suena ninguna alarma. Me muevo de manera  automática y con el pensamiento en las mil tareas que aún quedan por hacer y el poco tiempo que le queda al día  y como quien no tiene cabeza, tiene que tener pies, esta será la tropecientas mil veces que subo y bajo de allí hoy.

Se abre la puerta del ascensor y salgo, llevo la llave en la mano. Intento abrir y no puedo. Siempre es igual cuanto más deprisa, más despacio.  Sigo intentando abrir y me viene el  recuerdo de cuando hace poco tiempo dejamos la llave en la cerradura por dentro y al salir y cerrar dimonos cuenta tarde ya y necesitamos un cerrajero que nos dio un sablazo, que aún me duele.

No voy a llamarle otra vez, voy a intentar abrir yo aunque se hunda la puerta. Sé que es una tonteria pero a veces la magia existe y con un poco de maña y paciencia, me voy a ahorrar los euros que el cerrajero esta vez no se va llevar.
Por mis narices.
Me ha costado un poco pero he logrado abrir.

¿Y esto?? Me quedo impresionada al abrir la puerta.
¿Pero que ha pasado, el piso esta vacio? ¡ No puede ser, nos han robado todo..!!
No doy crédito a lo que veo. Por unos minutos, no segundos minutos ha pasado toda mi vida por mis ojos.
Ni siquiera me doy cuenta que el color de las paredes no es el mismo...

Por fin reacciono, este no es mi piso, estoy en el segundo. Ostras, pero la llave ha abierto, con un poco de esfuerzo pero está abierta la puerta.
 
¡Anda que menuda seguridad, ahora todos a cambiar las cerraduras y yo además a  tomarme una tila, que no gano para sustos!