De semillas



Al llegar el frio he recogido mis plantas en una habitacion interior grande y donde a pesar de no tener mucha luz pasan como pueden el invierno, algunas se pochan y no llegarán a la primavera y otras  más fuertes resistiran mejor y con algo de suerte volverán a la luz en unos meses, como el invierno en mi zona es muy duro no basta con protegerlas con plásticos sin moverlas al interior.
Una de mis vecinas me regaló una plantita pequeña en la pasada primavera y hoy mide casi 2 metros, tiene unas hojas enormes y da unas flores rosas preciosas, no sabía que nombre tenía ni como cuidarla pero viendo en la red miles de fotos acabe reconociendola, es una planta de tabaco.



Estoy secando sus hojas, que son enormes, y creo que voy a probar a fumarlas a ver que sabor gastan y aunque deje de fumar hace muchos años siento curiosidad, lo mismo ni se encienden, ya veremos.

Como  aún esta floreciendo  y las semillas no tardaran en caer, he pensado cambiar algunas de esas semillas por otras que  produzcan plantas que también se puedan fumar (he dicho ya que deje de fumar hace muchos años, ¿verdad?).
La cuestión es que nadie parece conocer a alguien que tenga las semillas que busco hasta que ofrezco las mías, entonces las cosas cambian y de repente ya recuerdan algún amigo con el que podemos realizar el trueque y lo que me parece curioso es que todos los aficionados son varones,  pero solo  se dedican  al monocultivo, que dicen que los geranios no se fuman..

¡Que malo es el vicio!

Comentarios

  1. jajajajajaja
    pues si, muy malo. Yo espero que no me ataque la curiosidad porque dejé de fumar hace poco y no me apetece volver. Piénsatelo mejor...

    ResponderEliminar
  2. jajajajajajajajaja, recuerdo que cuando se fumaba en los institutos unos alumnos me gastaron una broma. Fumaban y su humo desprendía un olorcillo sospechoso de ser marihuana (la marihuana no estaba permitida, el tabaco sí).Me miraban y se reían... Les pregunté ¿qué fumáis? Partiéndose de risa me enseñaron la planta que fumaban: ¡laurel!

    ResponderEliminar
  3. Ya os contaré que tal mi pipa de la paz, eso si consigo liar el tabaco y encenderlo.

    ResponderEliminar
  4. La hoja de tabaco pasa por un proceso de secado y le aplican ciertos productos, insecticidas y etc..Creo que lo más natural es el habano, que se fabrica con la hoja ya tratada, por que los cigarrillos tiene muchísimas cosas que no son tabaco. Seguro que si fumás tus hojas será muy distinto al sabor que ya conocés. Yo probé mascar hojas,secas y tratadas y es bastante feo el gusto.Un beso

    ResponderEliminar
  5. Hola fiorella, bienvenida por estos lares.
    En cuanto sequen las hojas intentare probarlas, aunque me temo que cualquier parecido con el tabaco comercial sera pura coincidencia.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario