martes, 27 de mayo de 2014

El burro que trasladaba reliquias

Un burro cargando la imagen de un santo y otras reliquias, caminaba por las calles de la ciudad. Y por donde pasaba entonaban himnos y quemaban incienso. Paraban para verlo y dirigían la mirada en su dirección con miradas de admiración.
Algunos hasta se arrodillaban.

Imaginando que todas las honras eran para él, el burro, lleno de orgullo, marchaba soberbiamente delante del pueblo.
Y hasta paraba estratégicamente cuando percibía que la multitud aclamaba.

Alguien que por allí pasaba, observando la pose del animal, adivina lo que le pasa por la cabeza y dice:

-¡No seas tonto, burro insano! ¡Deja de lado esta presunción! ¿Eres pobre de cabeza? No ves que los homenajes y  las preces de los suplicantes son para el santo que cargar y no para ti?

¡Cuántos burros se imaginan adorados por los hombres!
¡Cuántos magistrados que nada saben son aplaudidos por la imponencia de su toga!

6 comentarios:

  1. Y cuantos hay de dos patas!!!
    Que tengas un buen día Cereza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rosa M. Ojalá que también tú tengas un día esplendido.
      :)

      Eliminar
  2. Me gustó la fábula podría ser de nuestro Iriarte.. así es la vanidad humano..
    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ico, su autor es La Fontaine, pero bien hubiera podido ser de Iriarte.
      Todos deseamos ser admirados, pero a veces queremos comprar la fama por un plato de lentejas y ...
      Un beso, Ico.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Teatro, Pepa, la vida es puro teatro...

      Eliminar

Consecuencias

La piel, de no rozarla con otra piel se va agrietando... Los labios, de no rozarlos con otros labios se van secando... Los ojos, de no m...