Talía es una joven princesa que,

por culpa de una espina que se le clava debajo de una uña, cae dormida. Cuando el príncipe la encuentra no logra despertarla y entonces la lleva a la cama y “recoge los frutos del amor”. Y se va. A los 9 meses nacen un niño y una niña.Cuando el niño va  buscando el pecho alcanza el dedo de la madre que sufrió la espina y succiona. Entonces la madre despierta.

Parece ser el original del cuento que nos han edulcorado hasta la hiperglucemia después. Nada de beso,casto beso.

Comentarios