martes, 19 de julio de 2011

Ya te vale

Me ha llamado hoy para invitarme a pasar un fin de semana con su familia en la playa. Dice haberse acordado de mi humildisima persona porque piensan volver a ver a una amiga que tenemos en común y que vive muy cerca del lugar donde están pasando el verano.
Y por un momento, la he creído y me he alegrado de su llamada y  he renegado por no poder decirle que si, que me iba a pasar el fin de semana con ella.
Pero antes de esto cuando he visto el numero de la llamada me he asustado un poco. Hace poco tiempo que se había marchado y normalmente se pasa el verano y no nos llamamos, ya no es algo habitual. Tal vez se le ha olvidado alguna cosa, o esta muy aburrida tumbada al sol, rebozada en arena como una croqueta.
Pero debo ser de buen pensar y nada mas oír su propuesta me he sentido una pizca mal pensada. Ves, solo quería invitarte a pasar unos días y tu pensando que algo necesitaba.
Me resultaba extraño porque desde que no somos nada, no me había vuelto a proponer ni un café y si lo propuso en algún momento siempre recurría a alguien para no quedarse a solas conmigo. Que valiente tontería porque yo tampoco quería ni estar a solas con ella y entonces tampoco verla.
Pero la gente puede cambiar, siempre es posible darle una nueva oportunidad a quien parece estar mas cercana y dispuesta a firmar la paz.
Y entonces es cuando me ha preguntado, quien es el chico con el que  me han visto los últimos fines de semana.
¡Acabáramos, ya se descubrió el phosquito!
Ni la gente cambia, ni yo dejo de ser una imbécil, ni la tierra es redonda (bueno eso si).
Manuel es un chaval joven,  muy atractivo, que conocí hace tiempo en un chat y coincidimos en muchas aficiones, algunos hobbies y tiene un sentido del humor muy parecido al mio y nos reímos bastante. Como pasa de camino a la ciudad donde trabaja, los domingos suele llamarme para tomarnos algo y charlar un rato. Da la casualidad que todo el mundo me ve con el y sospecha, alguien le llevaría el cuento y como yo no le doy importancia al hecho y ella estará muy aburrida, le habrá parecido un poco brusco llamarme para hacerme un tercer grado- interviu a palo seco y me ha colocado delante la zanahoria de la invitación.
Después de todo, sigo apreciando su amistad y me escuece que ahora solo seamos amigas de papel couche, pero es lo que hay y habrá que espabilar.
De momento le he dejado caer un  guante, y ahora esta mas intrigada que cuando me llamo.
¡Una pena!

5 comentarios:

  1. jajajaja muy bien hecho, Cereza!

    Besos selváticos.

    ResponderEliminar
  2. *Morgana viajera, que bien que sigas disfrutando y aún tengas tiempo para una visita más allá del oceano.
    Buen viaje y gracias por esos besicos que selváticos nunca habia recibido.
    Un besito

    ResponderEliminar
  3. Oye!! que aún no me he ido pero que ya tengo decidido volver... así que le puedes ir diciendo a tu amiga la ecuatoriana que yo también quiero conocer esos lugares que pocas personas conocen!

    Besos, esta vez, cuencanos.

    ResponderEliminar
  4. Veo que sabes "jugar". Es un don con el que no he sido bendecida...y así me va...

    Ole tus ovarios!!

    ResponderEliminar
  5. *Morgana, ya le voy contando a mi amiga, que tengo una amiga que quiere ser amiga suya y ver aquello que no es facil ver. Un lio!!

    *Chris ya, sabes que lo mejor de los juegos es participar, perdiendo algunas veces llegue a ganar algunas otras, pero no te creas...
    Besito Chris

    ResponderEliminar

Cosas de niños. Adan y Eva

A el pequeño le encanta enseñarme cuanto sabe, cuanto aprende, cuanto ve. Sus libros, llenos de garabatos, son para mi como un museo llen...