martes, 5 de julio de 2011

Corazón mio.

Fíjate, pasarme tanta vida tratando de sacarte de mí  inútilmente, proponiendo mesa y mantel todos los días esperando a que volvieras, no porque mi razón estuviera ciega y sorda, no, sabes que mi razón suele ser muy sensata para cuestiones de corazón, sobre todo de los corazones ajenos, era el dichoso anterior el que no quería y no quería que salieras de mi vida. Día si, noche también me he empeñado  más tiempo del que quiero recordar en convertirte en demonio o en ángel, según se planteara el soliloquio para quererte o detestarte; sin éxito y sin pausas.
Sabes que desde que desenovelamos nuestra existencia conjunta ni he podido olvidarte ni he dejado de buscarte en cada uno de los amores que encontré, con el resultado que era de esperar. La banda sonora de mi vida se acortaba a cada rato y no podia dejar  de estar donde estoy por si querias volver.

Fíjate en cuanto tiempo, cuantos intentos de acercamientos baldíos, cuanto sinvivir estéril, y resulta que me ha bastado con  decirte de nuevo abiertamente que te quiero, para comenzar  a olvidarte.
De por qué lo hice ni me preguntes, que aún tengo la impresión de no haber sido yo quien  expresaba.

Curiosa la vida, que a pesar de permanecer clavada a  un sueño imposible, me mantenía activa y fuerte. Has sido mi energia vital, mi sostén y mi esperanza en tiempos tan áridos, a pesar de ti y ahora que soplo las velas del olvido, casi me siento  temerosa de no encontrar más luz en otra parte.

Nunca se me ocurrio siquiera rozar el pensamiento de pedirte que  volvieras, solo me obsesionaba dejar de quererte, me dicen que hubiera bastado con volver a compartir vida para ello, pero por màs que este corazon mío tenga razones que no puedo entender no quiero hacerlo; nunca quise quererte en conciencia.
Sin embargo he hibernado durante tanto tiempo, me he acotumbrado tanto a la oscuridad que la luz más tenue aun me ciega, y entreabro los ojos con el temor de saber si seré capaz de sostenerme sin ti, de desintoxicar mis canales  y  encontrar otro motivo de continuar, otro motor, otro apoyo.
En esta nueva etapa de mi vida en que tantos cambios de rumbo y de circunstancias se estan presentando, después de regalar tu mantel y tus cubiertos, entre la sensación fria de no llevar puesta la cadena al corazón y la emoción de la libertad recien llegada que ni intui llegaría, me siento tan ligera que me parece que podría volar; y al mismo tiempo un resabio de tristeza me clava todavia al tiempo ido.
Pero solo una pincelada, soportable, atenuada y con vistas a desaparecer.

5 comentarios:

  1. (Hablo de mí):

    Si hubiera sabido explicarme -a mí misma- así, como tú lo has hecho, me habría ahorrado algunos meses (¿años quizás?) de sufrimiento baldío. (Uhmmmmmm, acaso el sufrimiento no es siempre baldío??-me pregunto).

    Dejar de querer, así, sin más, es tan absurdo como obligarse a amar. Comprendido ésto, acabose la batalla (y el idealismo!).


    (Hablo de ti):

    "(...)nunca quise quererte en conciencia": esta frase es lapidaria. Y creo que habla la misma voz que le dijo que la quería, de aquí que quizás por esto no supieras quien de ti se expresaba.

    La pincelada de tristeza, soportable, atenuada y con vistas a desaparecer es, indudablemente, la sensación de Libertad recién estrenada que al inicio es desconocida, hasta que se practica mucho y se vuelve soplo de vida irrenunciable.

    Ostras, Cereza!, menudos textos te estás sacando, eh???

    Besos!! Y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. *Morgana, me sacas colores..!
    No se si el sufrimiento es baldio, con el tiempo creo que lo contemplas desde otros angulos y no parece el mismo. Nunca vuelves a ser la ingenua que eras.
    Dices que meses o quizás años. Años en mi caso, ya lo consideraba como una discapacidad mia para olvidar o enamorarme de nuevo.
    Creo que era Neruda quién dijo, "es tan corto el amor y tan largo el olvido".
    Para mi asi lo ha sido y espero que para ti ya no lo sea.
    Gracias por tu visita y tu cometario.
    Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
  3. Necesito volver a leerlo para comentarlo, pero que sepas que ayer me dijo alguien que cada día estás escribiendo mejor y que no se pierde tu blog... a que no te lo esperabas? besitos :)

    ResponderEliminar
  4. *Pena Mexicana, al principio de mi aventura bloguera no esperaba que nadie entrara al blog, menos que dejaran comentarios, luego me sorprendia ver que comentabais y recibia vuestras visitas habitualmente. ¡pero que alguien comente sobre mi y sobre mis entradas no me lo podia ni imaginar!
    Gracias por decirmelo, me alegra mucho.
    Besito ;)

    ResponderEliminar
  5. te recuerdo, por si lo has olvidado, que la semana pasada te dije que tu blog me gusta muuuuuuuuuuuuuuuuuuucho. Eso, que mi comentario ha sido desde el cariño ;))

    ResponderEliminar

Cosas de niños. Adan y Eva

A el pequeño le encanta enseñarme cuanto sabe, cuanto aprende, cuanto ve. Sus libros, llenos de garabatos, son para mi como un museo llen...