domingo, 27 de febrero de 2011

Facilidades

El primer día recibí seis correos suyos que conteste uno a uno, estaban llenos de emoción y energía y me envanecía que siendo tan joven estuviera tan pendiente de mí. Te lo tienes que hacer mirar, me dije, si sigues considerando que ser muy joven es un mérito y el estar cerca de una persona de veintiséis años te hace una mujer más exitosa y que se atonta porque la  sociedad que la rodea  la  recompensa solo por ello, te lo tienes que hacer mirar.
Pero tengo que reconocer que me daba un subidón de autoestima, y lo mismo me lo hago mirar, pero déjame soñar un poco, le dije a  mi otro yo.
El segundo día los correos fueron nueve y de nuevo los respondí de uno en uno y como si me hubiera quitado los catorce años de diferencia de un plumazo y con ellos la poquita  madurez que la vida me ha permitido acumular.
Una melodía iba y venia de mi cabeza formando un bucle sin que supiera exactamente a quien pertenecía y donde la había escuchado antes. ¡Me era tan familiar y me seducía tanto! tenia el título en la punta de la lengua pero no podía recordar de donde y de quien la había oído antes.
Los correos no disminuyeron y las llamadas aumentaron, la melodía continuaba cansina, sin pausa  pero curiosamente me producía al mismo tiempo una sensación de dulzura y de peligro que me encantaba, sin embargo mis sentidos no conseguían  re-conocerla.
Es tan dulce  la recompensa social, el reconocimiento ya lo comprobé cuando mi relación con Ramón parecía llevarme al altar aunque afortunadamente para los dos, una pequeño milagro en forma de futura suegra elitista evito que cometiera el error que he visto cometer algunos de mis amigos homosexuales y que después les ha causado graves depresiones, remordimientos y problemas aunque tal vez no en este orden.
Porque el emisor de mis correos era un varón, guapo, macizo y muy reconocido en el pequeño mundo donde tengo mi residencia.
Estoy cansada de estar sola, me dije, ¿que puedes perder? me gusta estar con él y me siento muy segura controlando los sentimientos que me inspira, no tengo sensación de peligro y andan mezcladas la ternura y la cordura...
Y entonces se hizo la luz y reconocí los sonidos  que estaban repitiéndose en el eco de mi cabeza desde el principio, es el mismo  canto de las sirenas al que tantas veces estoy a punto de permitir que me seduzca con su publicidad de  facilidades y recompensas y para el que sigo atada de manos al mástil de mi embarcación ligera.
Me dice que no puede entenderme y por más que le explico que vivir suelto no es lo mismo que ser libre, no quiere hacerlo y yo no se por cuanto tiempo más podré seguir atando mis manos al mástil.
Al menos por esta vez, sigo cuerda...

10 comentarios:

  1. Tantas cosas cuentas en tan pocas palabras que he tardado en comprender el sentido (aún no estoy segura de haberlo hecho bien). Canto de sirenas, dulzura, ternura, atada al mástil y reconocimiento social. Eso último, sobre todo, se me ha quedado grabado. Un beso, cereza.

    ResponderEliminar
  2. Que cierto eso que decís:no es lo mismo vivir suelto que ser libre.Un beso

    ResponderEliminar
  3. Candela, no me extraña que no comprendas el sentido, bien leido puede que no tenga ninguno.
    En mi pequeño mundo es muy dificil ser lesbiana, siendo la misma en versión hetero tendría tantas facilidades para vivir que cuando me siento muy cansada de sutiles violencias ajenas y se da el caso de una salida tan atractiva como la que traía Manuel, que ofrecía un amor, me tengo que atar las manos al mástil para decir que no y esperar que el espejismo de la facilidad pase, sin dejarme engañar ni engañarle a él.
    No se si me explico, soy un poco espesa.

    ResponderEliminar
  4. Fiorella, en mi caso vivo suelta pero no soy libre y hay personas que no pueden entenderlo, o tal vez yo no soy clara al explicarlo.
    Un besito hasta Uruguay.

    ResponderEliminar
  5. Así lo había entendido. A más de una que conozco la han llamado los cantos de sirena y se ha ido con ellos. La comodidad, el reconocimiento social... Solo que de un caso en concreto que recuerdo de hace bastantes años, esa mujer no ha sido realmente feliz, ha buscado fuera de su pareja lo que no encontraba dentro y aún así sigue en su comodidad y reconocimiento social. Sea la opción que sea la que se elija, tiene que ser plenamente sentida. Si es por un hombre, un hombre y si una mujer una mujer, o si es sin pareja idem, pero eso PLENAMENTE SENTIDA, o creará demasiadas frustraciones personales. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Candela, va resultar que a buen entededor con pocas palabras bastan, jeje.

    Cuando estuve con el único hombre de mi vida, fui feliz, eramos tan niños que no cabia otra cosa, ahora cuando veo a los chavales con nuestra edad de entonces me quedo asombrada de cuán jovenes eramos y que pensaramos formar una familia me pone los pelos como escarpias. Si me pregunto hoy si dejaria a alguien de 18 años gestionar mi vida, diría que no, y sin embargo alguien de esos años y esa madurez la dirigió durante un tiempo.
    Cuando estuve con la única mujer de la que he estado enamorada y que entro en mi vida, la quise tanto y fuí tan feliz hasta que se desenamoró de mí,(a pesar de todo lo felices que eramos, siempre me han dejado, lo mismo solo era feliz yo) que cargue las baterias y su energia me ha ayudado a vivir mejor hasta hace practicamente nada de tiempo.
    Y ahora que estoy sola, tambien soy feliz, estoy conociendome y aprendiendo a quererme y disfruto muchisimo de mi soledad.
    Tengo claro lo que quiero, pero tal vez me entiendas si te pongo un ejemplo.
    Si un dia entero estas sin tabaco, no hay posibilidades de encontrarlo en algún tiempo y te ofrecen un cigarrillo negro, si fumas rubio o rubio si fumas negro, ¿estarias tentada a fumarlo...?
    O mejor ese dia es el primero de muchos sin tabaco...

    ResponderEliminar
  7. Estoy de vuelta cerecita. Leyendo la entrada y los comentarios. Yo también conozco algunas que se dejaron ir por el camino que les parecía más sencillo y a la vuelta de los años se vieron tan frustradas que al menos en un caso el final fue bastante tétrico.
    Con respecto al ejemplo del tabaco... chica, si lo mismo te da el tabaco rubio que el negro, fin de los problemas, no? Cuántas hubiéramos dado algo en algún momento de la vida por tener esa ventaja.
    Ahora, si lo del tabaco negro es solamente porque es el único que hay a mano pero ni te gusta tanto ni te satisface y en el último de los casos, ni siquiera te apetece tanto como el rubio pues... sobre todo porque andando el tiempo el "tabaco" puede resultar lastimado :)

    besitos

    ResponderEliminar
  8. Pena, que gusto verte de nuevo por aquí. Espero que tu ausencia haya sido producto de algo positivo.
    Y respecto al tabaco, tal y como tengo el panorama va ser ir dejandole volar, porque si bien he fumado rubio y negro mi corazón hasta ahora se decanta por la rubia, que le vamos hacer, las facilidades acabarian siendo perturbaciones y no es ese el camino que deseo...
    Besos, besos, besos

    ResponderEliminar
  9. esos amores virtuales suelen ser eso cantos de sierena, espejismos o deseos de gustar más que realidad.. creo que has actuado con cordura haciendo caso a tu instinto sabio... qué pasó con tu ex-suegra?? me quedé con las ganas de saber...

    ResponderEliminar
  10. Ico, mi ex-suegra pretendía una familia política más vistosa que la mia, y el chaval estaba muy apegado a ella, lo demás puedes imaginarlo...
    Ahora esta casado con una fotocopia de su mamá y yo creo que esta como en su casa materna, antes de hablar siempre mira a su señora buscando su aprobación, siempre fue muy comodo. Yo le quise mucho, pero con la distancia que da el tiempo reconozco que no estaba enamorada de él, cuando me enamore de verdad lo comprendí y casí le beso la mano a mi ex-suegra por haberme ayudado tanto sin querer.
    Hay empece a ver la parte positiva de lo que aparentemente era un daño.
    Y aunque me hizo la vida dificil, ahora hasta me cae bien.

    Besos Ico y felices carnavales.

    ResponderEliminar