martes, 5 de febrero de 2013

Alba de estreno

Me ve desde lejos y viene corriendo hacía donde yo estoy y yo me voy acercando acortando la distancia, despacio. Afortunada y lamentablemente no tengo necesidad de correr, no hay prisa, es domingo. Se detiene unos pocos metros antes de alcanzarme y comienza a caminar moviendo exageradamente su cintura y su cadera que aún son lineales. No hay curvas, están por venir, no tardarán aunque a ella  el tiempo de la espera le resulta eterno y se desespera. No será que siempre seré una linea?  Y cuando llega ni siquiera me da un beso. Ni me escucha. Solo habla de sus botas nuevas. Son rojas y tienen un poco de tacón. Hay que forzar los ojos para ver ese "tacón" de tan inexistente que es, pero..
No me notas nada? dice. Y sonrio. No te preocupes, no tardarán en salir. Ya lo están haciendo y levanta el brazo para mostrarme un poco de vello en la axila. No me lo pienso depilar hasta que todo este en su sitio! no me lo vaya a quitar y no broten las... ya sabes...
No se me cae la sonrisa de la cara mientras airea sus temores, sus hazañas, sus correrias con las amigas.
Y me causa una ternura inmensa y al mismo tiempo un poco de pena. Ternura ver que a mayo nadie le quita sus flores, y pena de su prisa. Porque adulta lo será toda su vida, pero ese tiempo maravilloso que media entre la infancia y la adolescencia temprana, es tan inocente y tan corto...
No sé, tal vez aprendemos que  la vida solo nos sirve mañana y que  seremos felices ese día que esta por llegar. Y mañana se convierte en hoy y volvemos a tener prisa por que llegue mañana y ...

Mientras ella espera modelar un cuerpo nuevo e imagina que libertad estrenará con él,  continuamos paseando entre ensayos de mujer y saltos de niña.

18 comentarios:

  1. A mí me resulta triste. Será que yo no quería crecer...desarrollarme fisicamente... Como bien dices, tienes toda la vida para ser adulto. Y no nos damos cuenta hasta que nos hemos instalado comodamente en estas vidas que tan poco nos gustan.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo he sabido contar entonces. No es triste es un poco loco querer siempre ser un tú y un paso más. ES prisa por crecer, por ser quien decide que quiere y con quien. Al menos yo tenia tantas ganas de quitarme de encima la custodia paterna y eso ha debido colorear el post.
      No querias crecer? pues mucho no es que lo hayas hecho. (;)

      Eliminar
  2. "Si vas a tener tiempo, hija, no te apures..." me decía mi abuela Matilde. Yo entonces conjugaba en futuro, como tu paseanta del domingo. La cuestión está en dominar todos los tiempos. Y en no dejar nunca de pasear "entre saltos de niña".
    Un beso de este "ensayo de mujer".
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ains, las abuelas cuanto saben! Dominar todos los tiempos no me sale demasiado bien. Cuando creo tener dominado uno ya estoy en otro y ...
      Un beso, guapa.

      Eliminar
  3. Qué jamás pierda la ilusión.....
    besos tita cerecilla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pepinha le voy a prohibir perderla, a ve si me hace caso. Aunque creo que lo que ahora toca es frenarla un tanto.
      Y tú, te parecias a Alba o eras tímida?

      Un beso, caba.

      Eliminar
  4. Me recuerda una pequeña historia de Eduardo Galeano, en El libro de los abrazos que se titula El tiempo. Y es triste: lo que cuentas tú y lo que cuenta él.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo la historia y aún así la vuelto a leer. No sé pq ha resultado este post triste, pq no era la intención. me lo tengo que hacer mirar.

      El tiempo, de Galeano es un poema, como todos sus textos.
      Un beso.

      Eliminar
  5. A mí mi abuela siempre me decía: "disfruta, amante, disfruta, que estamos de paso, como los pajarillos"... Y entonces me hacía gracia que lo dijese y cómo lo decía. No sabía cuánta razón tenía. Por eso, ella concursa con ilusión para crecer y nosotras disfrutamos ese momento: también ella tendrá su disfrute, en otro tiempo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como los pajarillos, asi me gustaria ser, asi es ella.
      ¿Qué sucederá que a cierta edad las abuelas resucitan y parecen estar a nuestro lado de nuevo?

      Un beso. (oye lo mismo nos conocemos pronto, me gustaria.)

      Eliminar
  6. Se me antoja que cada vez narras mejor lo cotidiano...;o)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alson. A veces los cotidiano pide la voz.
      Un beso

      Eliminar
  7. Jo, que sensaciones creas con lo que describes....me has dejado un regustín, que no sé si a nostalgia o a tristeza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. AtaqueEscampe, me da la impresión que lo escribi desde la nostalgia, puede ser que me viera en ella.
      Un besito

      Eliminar
  8. Esa prisa forma parte de esa edad. Quién no tuvo prisa entonces. Me ha hecho sonreír este post, que no se depila por si no le salen... jajajaja.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será que cuando el camino empieza todo son ganas de correr.
      Y también será que Alba encuentra alguna relación entre su axila y sus futuros senos, que bien pensado puede que exista.
      Un beso, querida Candela.

      Eliminar
  9. Qué preciosidad, Cereza! La he visto y la he sentido. Qué bonita manera de mirar nos traes aquí!

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anca, viniendo de ti no sabes que bien me sienta tu comentario.
      Muchas gracias.
      Un beso.

      Eliminar