jueves, 24 de marzo de 2011

Mari Pepa

Mari Pepa es una gitanita guapetona que lleva viviendo a dos puertas de mi casa desde hace más de quince años.
Cuando su familia llego al barrio, todos temblamos un poco, gitanitos, fiesta, ruido y poca disciplina solían acompañarles allá donde iban. Pero nuestros vecinos han resultado ser de lo más respetuosos y cariñosos que podíamos encontrar.
Mari Pepa llego con escasos cuatro añitos y con sus hermanos Juani y José que son unos tres años mayor y más pequeño que ella.
Su hermana en cuanto pudo concebir se "escapo" como dicen,  una noche con un amigo aprovechando que estaban de boda en  Málaga y con veintitrés añitos recién cumplidos acaba de tener su tercer hijo. Era la Juani una de las gitanas más guapas y finas que yo he visto, con una prisa por casarse que parece muy habitual entre las adolescentes calés.
Una de sus primas también se escapo con catorce años y acaba de ser madre, esta viviendo con la familia de su novio bastante lejos de su propia familia, lo que me causa mucha penita, pero a Mari Pepa le da una envidia horrorosa.
Esta muy preocupada por que con diecinueve añitos aún no tiene novio y no quiere quedarse ella de mocita eterna.
Ayer me visitó con mucha urgencia por si podía hacerle unas fotocopias del curriculum. Por supuesto le dije que si, pero cuando le eche un vistazo, casi me quedo ciega.
No solo las faltas de ortografía, (que yo también las tengo y no me asusto tanto), sino que no había una coma ni un punto en su sitio, no existían las mayúsculas, sin márgenes...
-Mari Pepa hija, si no maqueamos esto un poco no te lo van ni a tirar a la papelera, que lo van a dejar para los programas de como no hacer un curriculum ¿Porque no le has puesto ni un acento, ni una coma, ni respetado un margen?- pregunto.
- Pues porque lo hice en el locutorio,  con mucha prisa y mucho miedo- me dice.
-¿Pero miedo y prisa porqué?
Y me aclara que su madre a poco no le deja salir para ir hacerlo allí, por si algún gitanito la ve y piensa que esta chateando. Resulta que las nuevas tecnologías también están sujetas a la moral gitana y niña chateadora, niña desprestigiada o deshonrada o algo peor.
Después de maquearlo un poquito, quedo hecho un primor, también redactamos una carta de presentación y ella se fue tan contenta a repartirlo por todas las tiendas de alrededor.

Ojala  la llamaran, pero me temo que mujer, gitana, sin  estudios básicos...

6 comentarios:

  1. Cuántos prejuicios todavía,... es curioso el miedo a las nuevas tecnologías como algo que se escapa a su control y que por lo tanto temen....
    un saludo

    ResponderEliminar
  2. Aún queda mucha evolución en nuestras sociedades por ver, mientras sufriendo la desigualdad.

    ResponderEliminar
  3. Ico, curioso que en el mismo pequeño espacio existan tan variadas formas de vivir, ¿verdad?
    Un besito.

    Pitágoricas, me voy a ver vuestro blog...

    ResponderEliminar
  4. Es terrible la realidad de las mujeres gitanas aún hoy. Conozco una niña de 13 años que está archiprometida y se va a casar, porque la han visto paseando con el novio. Encima, según ha llegado a mis oídos, tiene miedo de casarse porque el asunto del pañuelo no saldría como es debido. Y no sabe cómo hacer para que no la mate su padre. Así de duro.

    ResponderEliminar
  5. Qué malos son los prejuicios...ojalá que Mari Pepa tenga suerte pero lo tiene mal, la verdad.

    Por lo menos tiene una vecina que si la aprecia :)

    besitos

    ResponderEliminar
  6. *aminuscula, pues tiene buen problema la niña, que parece mentira que esas practicas se den todavia, es una cuestión de honor, que horror..

    *Penaaaa que alegria me da ver que has salido de tu aislamiento bloguero, se te echa muchisimo de menos, guapetona.

    ResponderEliminar