Sorprende esperar y vivir


ES curioso como con el paso del tiempo parece que nos curamos de muchos espantos y se enfría un poco la capacidad de sorpresa. Sin llegar a extremos que endurezcan el corazón pero ciertas experiencias de vida arañan la inocencia. Hasta que un buen día una casualidad provoca una sonrisa amplia, hasta una  percepción poética si se quiere y quedan reparados esos arañazos y mucho enmarañado se recoloca en su lugar.

Hace dos años, toda mi familia se reunía alrededor de una cama de hospital para decir adiós a una mujer muy querida y muy joven, que dejó una brecha enorme y un duelo terrible. Muy cerca, en otro hospital, otra familia pasaba por momentos similares. Y con la cercanía que compartir el mismo dolor trae, se ha ido forjando una buena amistad entre la madre de Ana y la madre de Pepe.

Ayer domingo, nos volvimos a reunir en una habitación de hospital, esta vez para recibir y darle la bienvenida a Carla y por obra de la vida, en otra habitación hospital, la familia de Pepe se reunía también para recibir y celebrar. Su nueva miembra se llama Paula.
En ambos lugares y en ambas familias estuvieron muy presentes quienes fisicamente no están, porque nadie ocupa el  espacio de nadie, pero la vida ha vuelto como por casualidad, esta vez  para traer más luz.Y de alguna manera un mucho de alivio para unos corazones tan sufridos.

Bienvenidas...!!

Comentarios

  1. Hay días que vale la pena beberlos hasta embriagarte...Besos cerecilla
    CABARETERA

    ResponderEliminar
  2. Las habitaciones de hospital son lugares extremos...

    ResponderEliminar
  3. Que cierto todo Cereza!!!
    Pero justo con una alegría así es también cuando más añoras a quién no está para disfrutarla.
    Un petonet,

    ResponderEliminar
  4. Así es la vida: dolor y alegria

    ResponderEliminar
  5. Sorprende, sorprende... y qué bien que sorprende hija.
    besos.Lenteja

    ResponderEliminar
  6. La felicidad de ahora es el dolor de entonces...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Es cierto, muchas veces crees que todo se acaba, o lo acabarías, o querrías que todo terminase. Hasta que se aprende que vale la pena esperar.

    ResponderEliminar
  8. umm, veo que has pasado de cervezas a certezas :)

    ResponderEliminar
  9. Primeramente felicitarte por la sutileza del título. Me encanta!
    Y segundo: la vida es tan...cómo te diría?. Tan compleja y eficaz que no deja nada al azar...
    Causalidad, Cer(t)eza, causalidad.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario