viernes, 21 de diciembre de 2012

Feliz no fin del mundo

Hay días en que sin saber por qué sin calendarios mayas o aztecas que lo señalen, sin que los telediarios lo anuncien con varias semanas de antelación o sin que haya una mención en la radio o en los periodicos sean digitales o de papel, tu mundo,  el propio no el de cualquiera o el de todos, aunque todos seamos parte del mismo y el mismo parte nuestra, pero me quiero referir al mundo de adentro, el que solo yo creo ver o trato de iluminar para que no me sorprenda de pronto y me percate de  que quien habita en mi piel no soy yo; ese que creo construir desde hace tiempo basandolo en un modelo que me dieron de chiquita y que cada día se parece menos a aquella silueta y del que cada momento de lucidez y consciencia propia me doy más cuenta de que no se trata de repetir y calcar  y si de descubrir. construir y pulir, ese que esa que soy  entre paisajes interiores, entre luces y sombras en el iceberg desconocido, aunque cada vez un poco menos desconocido,  ese mundo se cae del espacio.
Hay dias en que la esperanza se me diluye entre los dedos en azules y amarillos y los dejo perder.
Pero hoy en este baile de números pares e impares, en esa señal de término y contrariamente a lo que me dictaría el miedo, voy a dejarla como fecha final para  el recuerdo negativo repetido pero no digerido,  a darle sentido a  repetir  memorias antiguas activas y adictivas de tan recordadas, a regodearme en la cultura primitiva y oscura  que alienta a más sufrir para más parecer que no merecer.  Voy a ponerle final a ese dejar perder los colores  y  pienso disfrutar intensamente del azul y del amarillo, tanto por separado como mezclados y respirando en verde.

Voy a dar comienzo a la era de la palabra gratitud. Gratitud que me sintoniza con una sensación a  sol, a luz, a cielo y a espacio abierto.
Gratitud viene del latín, gratia que significa literalmente gracias o gratus que se traduce por agradable. Por extensión, significa reconocimiento agradable por todo lo que se recibe o le es concedido. Pues hoy será el momento ideal para comenzar a dar ese reconocimiento agradable a la vida por absolutamente todo lo que me ha regalado. Por la luz, por las sombras, por la alegria, por la tristeza, por la confianza, por  la desconfianza, por la lealtad, por la traición, por los gozos, por las decepciones y sobre todo, sobre todo por los besos. Por todos los besos, de todos los tamaños y todos los colores del arco iris. Desde el primero y hasta  el último. Ese que vino precedido  por una canción que  tarareaba un chico de barba y pelo largo por una plaza preciosa de un pueblo pequeño y que  siempre creí que era un poema de Alfonsina Storni,  que cantó Mercedes Sosa y que daba gracias a la vida. 

12 comentarios:

  1. Precioso cereza, este es el verdadero cambio del que hablaban los mayas y que haces tú voluntaria y conscientemente; un cambio de consciencia. Un trascender hacia otro plano. Me gusta eso de la gratitud, yo también estoy pensando en esos términos y en escribir al respecto en mi blog... aunque dudo que me quede tan lindo como a tí

    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trascender, dar un paso hacía otra forma de entender y hacer vida nueva. Y dar gracias, dejando de permanecer fijas en lo que ya no ayuda y lastra.
      Gracias Luz.

      Eliminar
  2. Si cada persona de un pueblecito arregla su casa, repara lo que se rompe, pinta la fachada, barre la puerta, riega sus plantas, distribuye alegría y amor... (etc), el pueblecito entero estará precioso. Seguro que, como dice Luz, tenemos que empezar individualmente desde dentro para que ese gran cambio global pueda producirse. Felices cambios.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De Luna, tan fácil como lo cuentas. Cada cual en su párcela, y no cargando a otros para dejar lo que nos toca. Conoces el cuento de aquel rey que pidio a sus subditos que llevaran un litro de su mejor vino para el tonel comunitario?
      Un besito

      Eliminar
    2. No, no lo conozco. Voy a ver si lo encuentro, y si no ¿me lo cuentas tú "por encimilla"? :)

      Un besote

      Eliminar
    3. Lo encontré! Vaya fiasco :( Humanos todos.

      Eliminar
  3. Espero que en ese cambio de Luz sigamos contando tus bloggeramigas.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pepinha en ese cambio tú también tienes parte. Cuenta como cuento contigo.
      Un beso

      Eliminar
  4. Un brindis por la fecha final para el recuerdo negativo repetido pero no digerido,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chin chin. Salud!!
      Felices fiestas, AtaqueEscampe

      Eliminar
  5. Ser conscientes, hacernos conscientes de lo bueno que nos regala la vida cada día. Ser capaces de poner el acento en esas cosas, por pequeñas que sean...Y dar gracias, como tú haces.

    Tan complicado y sencillo a la vez...el día que soy capaz de hacerlo me siento feliz. Ojalá el nuevo año esté lleno de personas conscientes de las pequeñas maravillas. Un post precioso Cerecilla.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chris, ojalá que tengamos esa chispa de lucidez que nos permita ser conscientes de nuestra posibilidades.
      Un besito.

      Eliminar

Cosas de niños. Adan y Eva

A el pequeño le encanta enseñarme cuanto sabe, cuanto aprende, cuanto ve. Sus libros, llenos de garabatos, son para mi como un museo llen...