jueves, 13 de diciembre de 2012

Sin pan

Debe ser que haber pasado casi toda mi infancia en casa de mis abuelos,  viviendo al lado de una panaderia es el causante de que me encante el olor a pan recien hecho. Pasaba muchas mañanas en la tahona viendo como Felix entraba con aquella pala gigante las piezas de masa perfectas, todas del mismo tamaño, colocadas de tal modo que en pequeño espacio cabian muchas, y sin dejar de preguntarme como no se quemaba las manos aquel buen hombre y su mujer Caridad cuando las sacaban ya convertidas en pan. Aquel ritual me fascinaba. El fuego tranformaba aquella masa en algo tan rico. Como soy poco paciente me moria de ganas de quitarle el primer beso a la pieza aún abrasando y alguna vez mi impaciencia me costo cara.
El horno de leña que consumia leños a destajo, aquel calor de la tahona y aquel aroma delicioso. Será por eso que un pedazo de pan y una onza de chocolate me parezcan el mejor de los manjares.
Me hize unos analisis la semana pasada pq tengo un cansancio que no es normal y aunque los resultados han sido buenos me han recomendado cuidado con los hidratos de carbono. Por antecedentes familiares, la diabetes ronda a mi alrededor y tendré que cuidarme un poco en la alimentación. Prescindiré de la bolleria industrial desde luego y el azúcar no me costara ningun esfuerzo dejarlo, de todos modos el café me gusta descafeinado y con leche sin nada más. Pero el pan...

23 comentarios:

  1. El pan, el buen pan es sagrado!!!
    Si he de morir que sea zampando

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alson el buen pan lo bendicen como el agua, creo. Por algo será.
      Para mi sagrado, sagrado aunque sera en pequeñas cantidades.

      Eliminar
  2. A mi también me encanta el pan. No sé si te gusta el pan alemán de cereales, que es muy oscuro. Si te gusta, es el más sano de todos, no creo que te prohiban tomarlo!
    Besos
    M

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria, es más fácil preguntar que no me gustará... bueno algunas cosas no me gustan. Los callos por ejemplo, si los designan como alimento prohibido no me daran ningun disgusto.
      Un beso, guapa

      Eliminar
  3. Mi padre fue panadero y su primo Félix también... Por un momento pensé que hablabas de mi familia: la diabetes que ronda a mi alrededor ya me ha pillado cual toro, mejor, vaquilla... y tengo un cansancio no muy normal... porque tengo anemia...

    Me encanta el olor a pan y a panadería pese a no haber vivido lo que tú, pero podría vivir sin pan...
    Ánimo y a cuidarse un poquico, que vale la pena

    Laquetecuén

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda Laquetecuén que no te privas de nada. cuidate que para llegar a los ochenta hay que empezar ya.
      Un beso y recuerdos a paquito

      Eliminar
  4. Olor a tahona......¡¡¡ cuidado con los bollos tienen mucho dulce!!!
    Besos bella Cereza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y las cabareteras que me dices, tienen o no tienen mucho peligro?
      Un besito.

      Eliminar
  5. Olor y calor de tahona de madrugada mmmmm, un lujo de los buenos. No te prives de él. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De Luna un lujo del que no pienso privarme, tampoco abusar para que no deje de serlo.
      El olor y el calor de tahona a mi me recuerdan a mi madre, fijate.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Pues claro,anda que no digo yo que un bizcocho en el horno es el mejor ambientador de casa.... Bueno , lo del pan... es que no tengo palabras para describirlo, es mi infancia, mi pueblo en los veranos.. huy, lo dejo que no pararía...
    Besos.Lenteja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro lenteja, un ambientador natural, donde se hace cocina casera y bizcochos siempre hay jaleo de gente entrando, saliendo y no queriendose ir.
      Un besico.

      Eliminar

  7. Me gusta tanto el pan que no lo compro, salvo cuando tengo gente a comer.
    Lo único que me permito es una tostada de Bimbo en el desayuno (buenoooooooooo, a veces dos), y eso es todo.

    En mi caso no es problema de enfermedad, es por aquello de la línea...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isa, yo las tostadas de pan integral me vuelven loca, con un poco de mermelada sin azucar, of course. El bimbo me atrae menos, pero sin hacerle ascos tampoco.
      La linea es importante, pero he decidido que mientras yo me encuentre sana, no será quien me diga que comer y hasta como vivir.
      Un beso

      Eliminar
    2. Mujer, yo también prefiero una buena tostada de pan-pan, pero como no lo compro... pos me avio con el bimbo que dura más.
      En el super donde compro hay unas baguettes de cereales que no sabes cómo están, y claro son carísimas: 1,80 euros cada una y el tamaño es como la mitad de una baguet normal.
      Pero es la que compro cuando tengo gente en casa y no me resisto a la tentación.
      Cuido la línea pero dentro de un orden ¿eh?, que ya tengo bastantes esclavitudes diarias.

      Eliminar
  8. A mí me costó un poquito adaptarme y mira que me gustaba… pero desde los 18 me diagnosticaron la intolerancia al gluten y desde entonces nada de pan (bueno un "pellizquino" muy "chiquitino" hay, pero no se lo digas a nadie)
    Besos.
    Cáceres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cáceres, no se lo diré a nadie, shhhhhhh.
      Tengo cerca a un niño con intolerancia a todo lo intolerante y lo único bueno que le encuentro es lo disciplinado que se esta volviendo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Mmmmmm... el pan, qué rico, y cuánto que ver en las revoluciones... bueno, más bien su ausencia... ay! que ya me lío. ¿Y no vas a poder comer ni un poquito?
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando no hay harina todo es tremolina, Verdad? pues mientras quede un zoquete le dare un beso. Un poquito no me lo quita nadie, nadie.
      Un abrazo,guapa.

      Eliminar
  10. Pan integral. Las harinas integrales se metabolizan de otra manera, no recuerdo la explicación con detalla pero a mi madre cuando se le declaró la diabetes le dijo el médico que comiera pan integral, que le haríasubir el azúcar en un grado mucho menos que las harinas blancas...no te prives, llegar a los ochenta sin disfrutar no debe tener ninguna gracia ;)

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luz, el pan integral pero de verdad, no harinas con un puñado de salvado es difícil de encontrar. Aún asi, estoy por probar hacerlo yo misma a ver que pasa.
      Jejeje llegar a los ochenta, algo menos de la mitad entonces, pero sin pan no, que me parecerian el doble.
      Un beso integral, integral.

      Eliminar
  11. Es que un día sin pan ... ya se sabe... Debo ser el bioritmo del invierno hasta que una se adapte, a mi me pasa igual..estoy y me siento agotada....un beso y feliz Navidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ico, ahora en estos días de turrón recuperaremos fuerzas, aunque te temo que por mi cuerpo lo que pasa es un agotamiento más nervioso que otra cosa.
      Felices fiestas, guapa.

      Eliminar

Cosas de niños. Adan y Eva

A el pequeño le encanta enseñarme cuanto sabe, cuanto aprende, cuanto ve. Sus libros, llenos de garabatos, son para mi como un museo llen...