miércoles, 3 de octubre de 2012

paseando

Voy a dar un paseo con mi sobrino Diego de la mano. Tiene treinta meses, para la gente de letras dos años y medio. Quiere llevar su bici pero me niego pq no tengo ganas de ir corriendo tras él gritando que pare en cada esquina y con el corazón encogido cuando le veo tambalearse por el borde de la acera. Además que podemos ir paseando y a la vuelta cuando insista en decir con voz de falsete " ay, ya no puedo más, no puedo más.." no estaremos muy lejos de casa. Volver con él cargado estilo gitana y la bici al otro lado se me resiste.
Salimos de la mano y andamos un par de calles, por la sombra, con una conversación que me despierta una sonrisa interminable. Caminamos en todos los estilos, pasos de hormiga, pasos de elefante, pasos de rana que son los que más le gustan, abrimos alas de mariposa, de murcielago, de pajarilla de las nieves. Paramos en cada chicle, en cada papel y en cada palito. Miramos hormigas, vemos volar palomas y esquivamos a las vecinas que nos hacen siempre un interrogatorio de tercer grado.
Al llegar al final de la calle hay una casa nueva que ahora habita una pareja muy joven de aspecto un tanto siniestro pero muy amables. Están en la puerta de la casa despidiendo a una señora que supongo es la madre de alguno de los dos, y  que se aleja unos pasos antes de que lleguemos a su altura. La chica lleva en los brazos un cachorro de perro negro y blanco, de pelo brillante y ojos niños como los de Diego.
Diego se asusta un poco cuando ve al cachorro pero agarrado a mi pierna nos acercamos un poco más y le pido a la que Digo llama Nuria pq se parece a su prima que nos deje acariciar un poquito al cachorro, no quiero que el niño tenga tanto miedo de los perros como he tenido yo.  Le acariciamos los dos y le gusta. Nuria mira al cachorro y seguidamente a Diego y ella le dice que se llama "ronco". Diego  se vuelve a mirarme un segundo, se gira hacia Nuria y le dice como si entendieran que ambos hablan de sus mascotas: se llama cerecita.

Y ahora ya no se quien saca a pasear a quien...

17 comentarios:

  1. Jajajajaja... por supuesto, tu sobrino a ti.... genial, el niño!

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ains no solo me saca a pasear, es que hace conmigo lo que quiere!
      Se me cae la baba, no lo puedo evitar!

      Eliminar
  2. Es buenísimo!! Me encanta la capacidad que tienen los niños de sacar lo mejor de nosotras (cuando nos permitimos que nuestra niña interior salga a jugar con ellos) y la increíble capacidad que tienen para desarmarnos...

    Disfruta de cada paseo Cerecilla!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos dichosos niños que nos dejan el corazón amoroso, amoroso. Y no te creas Chris, con mi niña interior lo que me veo obligada hacer a menudo es tratar de hacerla entrar a casa, pq la muy silvestre asoma sus narices a cada poco y una ya es mayor y hay cosas que no pueden ser, leches.
      Un Abrazo de chocolate.

      Eliminar
  3. jaja que bueno
    Siempre sorprenden!
    Besos
    M

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sorprenden y alegran la vida. Donde hay un niño nunca hay penas y si las hay siempre son más ligeras.
      Me encantan.
      Un beso Maria

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. jejejeje su mascotilla es muchisimo más grande que él, pero la domina sin problemas y a ratos sin escrupulos, el muy bandido...

      Eliminar
  5. Ya puedes ir asimilándolo.. porque el lo tiene claro.. un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asimilado esta, Ico y gustosamente asimilado. Le doy mucho juego y si hay que ladrar se ladra, si hay que maullar se maulla y si hay que hacer el payaso se hace. Y es que alimenta tanto una sonrisa de estos locos bajitos!

      Eliminar
  6. Pues porque tú no pones etiquetas en el blog... que si no.. ésta había entrado en "Ternuras". Qué linda narración. A poco que escarbamos sale la niña o el niño que llevamos dentro cada quien.
    Besos.Lenteja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lenteja, la niña interior está deseando salir al patio a jugar, nada le gusta más. Y compartir tiempo y risas.
      Un besito.

      Eliminar
  7. Déjate pasear... que creceréis juntos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has vuelto!! pensaba que te había secuestrado este otoño que tanto te gusta.
      Un besito mientras voy creciendo.

      Eliminar
  8. Me conoces, te espero en mi nuevo espacio

    ResponderEliminar
  9. Cerecita...:))))) Es lo mejor.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Hola victoria!
    Lo mejor? Tú crees?
    Un beso sin

    ResponderEliminar

Barcelona 2017

La ausencia de guerra entre las naciones no ha transformado a los hombres en menos belicosos. La violencia, típica solamente del ser hum...