Hojas de vid

Era hija del otoño y llevaba sus hojas grabadas en ella.Tenía las piernas más  bonitas y exóticas que he visto jamás. Aquellos pies pequeños y andariegos sentían celos de la atención que siempre era depositada un tanto más arriba. eran suaves y seductoras, jamás pasaban desapercibidas. Aquellas piernas eran  hipnóticas  y ella lo percibía en las miradas que las acariciaban mientras caminaba.
Para la ciencia que no entiende de poesía eran nevus pigmentarios, para mí y para quien la deseaba  hojas de vid perfectas dibujadas en su piel desde su nacimiento. Tres en la izquierda,  cinco en la derecha.
Cuando ella paseaba por la playa todos los ojos se olvidaban del mar.
Ella era dulce, rebelde e ingenua y harta de una vida sin esperanza quiso aprovechar aquella ventaja  obtenida sin pedirlo y que transformaría su vida sin merecerlo.
Sus ojos juguetones siempre, insinuantes y provocadores sabían esconderse en el momento exacto y aparecer convertidos en hielo en un pestañeo mientras jugaba desnuda con fuego. Se hizo hábil en la provocación y para el disimulo pero  no tanto como aquellos que no tienen escrúpulos y lo quieren todo, hasta el alma de la que ellos carecen.
Ayer hablando con Ana sobre como trata de educar a su hija y como hablarle de sexualidad y amor me preguntó que hubiera yo deseado saber sobre el tema. Y la recordé.
Ella que jugó y se consumió hubiera querido saber que una persona vale más que su cuerpo y que no hay ningún motivo, absolutamente ningún motivo para que una chica tenga amores que no quiere o relaciones que no le convienen por ser tenida en cuenta, por miedo a ser diferente o a quedarse sola. Que ninguna ley del agrado compensará la perdida de la inocencia a quien nadie  ha enseñado a amarse, a elegir o a decir no.

Comentarios

  1. Justo anoche en la cena les decía a kali, kika fumero y elenita: escuchadme bien q pa eso soy la mas vieja de esta mesa, nunca, nunca hipotequeis vuestra vida entera a una persona, nunca os deis plena y absolutamente, a nadie...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Farala, cuanto daño han hecho los finales felices de holywood..



      Eliminar
  2. Creo que esa es la mayor asignatura de los padres...querer bien a los hijos para poder enseñarles a quererse ellos mismos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Decia una amiga que ahora para educarles bien hay que educarles mal. Lo decia por el modelo de sociedad que tenemos hoy. En cualquier caso educar para bien propio y el común aunque parezca contradictorio.
      Y me gusta que te guste. ;)

      Eliminar
  3. Por cierto...me encanta cuando escribes así.
    :-)

    ResponderEliminar
  4. Ingenua y harta de una vida sin esperanza... Qué mejor para subirse la autoestima, ingenuamente, que utilizar lo que atraía la atención de los demás.

    Cereza, cómo me gusta lo que escribes.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ingenuamente buscaba la aguja que había perdido en casa a la luz del farol de la calle. Y no es la única, pero ella tuvo peor suerte.
      Gracias. Sabes que te quiero, verdad?
      Un beso

      Eliminar
    2. Creo que lo sé, Cereza. Y tú sabes que yo también a ti?

      Eliminar
  5. Quizás, encontró algo a que agarrarse para seguir viviendo y sentirse bien....¿físico o no?..Bueno una estrategia más.
    En cuanto a temas ,padres, prefiero no entrar por lo menos hoy....Herodesssss
    Besos, gran texto
    cabaretera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para quien llamas a herodes, para los padres??
      Un Besico.

      Eliminar
  6. me ha gustado mucho tu entrada de hoy, sobre todo esa reflexión final

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ripley, la mina de mi lápiz te da las gracias por la parte que le toca.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Cereza, me encanta como escribes y cómo cuentas las cosas. Cogería mil frases de tu texto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paloma, pero con lo cortito del texto no sé si podrías coger mil frases, jejeje.
      Un besote

      Eliminar
  8. la ley del agrado a veces roba tanto tiempo en nuestras vidas y acambio, ofrece sólo decepciones.

    La ley del agrado debería ser autoimpuesta para con uno mismo, y nada más, al que le guste bien, y sino...ajo y agua.

    ResponderEliminar
  9. La ley del agrado ha hecho a tantas mujeres desgraciadas. Si asi deberia ser. Para ser con otros se hace necesario ser con una misma en primer lugar. Educaciones viejas aún en tiempos nuevos.
    Un beso, AtaqueEscampe

    ResponderEliminar

Publicar un comentario