miércoles, 11 de julio de 2012

Alguien vendrá que bueno te hará.



Con lo feliz que vivía yo sin ver telediarios, sin escuchar la radio y sin intoxicarme de tanta manipulación en todas partes. Pero ni aún así me libro de estirar un poquito la antena, porque siento curiosidad por saber si nos van a cocer, a freír o hacer al horno.
Y claro me sube la tensión y no es por es exceso de sal en las comidas, sino por la indignación y la impotencia de ver desmoronarse todos los derechos conseguidos con el esfuerzo de tantos a manos de tan pocos
El estado ejerciendo de capataz lamiendo la mano de su amo prepara nuestro cuello para estirarlo aún más.
Creo que fue en uno de los libros de Robert Graves, concretamente en "Claudio el dios y su esposa Mesalina" donde  preguntaban como podía caer un imperio como el romano con toda su gloria y su poder, y hace mucho tiempo que leí aquello y no recuerdo que personajes hablaban pero si la respuesta que uno de ellos daba:
Caen los imperios por la vanidad de sus dirigentes, de sus emperadores. Porque cuando llega la hora de elegir sucesor procuran siempre protegerse de candidatos mejores que ellos mismos, temen que otro les robe su gloria o muestre su incapacidad y para ello nombran a dedo, siempre a dedo a alguien que saben es mucho peor que ellos. Salvaguardan su imagen con otro. Y este otro, claro hace lo mismo. Y empeorando el gobierno se asegura cada vez más la decadencia del estado.
Y en ello estamos.

20 comentarios:

  1. Y eso lo decían los "bárbaros"...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si Alson, esos señores tan "antiguos" ya conocían a nuestros políticos, ya ves.

      Eliminar
    2. Porque en el fondo no hemos cambiado más que de indumentaria.

      Eliminar
  2. En ello estamos, Cereza. Hoy parece que hemos tocado fondo, pero es solo una apariencia, hay más profundidades que tocar, pero deberíamos impedirlo con uñas y dientes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que más me sorprende, la resignación de la calle, porque estamos en una guerra con todos los daños de una guerra, escuelas que se cierran, hospitales bombardeados, jóvenes al exilio, sueldos miserables y amos cada vez más poderosos, y ciudadanos cada día más manipulados y pagando nuestros 'pecados' con silencio, resignación y miedo.
      Será que aquello que no se pelea, no se valora. No lo sé.

      Eliminar
  3. ...Y pido crédito para ir de vacaciones a la playa..Me empeño para ir toda la familia a Eurodisney y celebrar así la comunión...Me caso con listas de boda y parodia "Moraleja"...En fin..
    Voy a comprarme algo del "Free air fashion"...En la gipsy street o sea "mercaillo". Ahora vuelvo....
    LA BOHÉME

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Crees que somos los ciudadanos los que hemos creado esta crisis, Bohéme? Hemos pecado de ingenuos, de vanidosos, y sobre todo de ignorantes, pero el dinero no lo tenemos nosotros.
      Y ahora en los mercadillos, puedes encontrar verdaderas gangas, que personalmente no compro, pq siempre me pregunto que salario percibiría quien trabajo ese producto tan tan barato. ¡Si los consumidores nos diéramos cuenta de que poderosos podemos llegar a ser!!

      Eliminar
  4. Que impotencia siento con todas estas cosas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEguro que podemos hacer algo, cada uno desde nuestra pequeña parcela, aunque solo sea procurar ser mucho más solidarios entre nosotros o más honestos que ellos!

      Eliminar
  5. Siempre se puede hacer algo, salvo que solo pensemos en macro soluciones...eso genera màs impotencia y bloqueo. En lo inmediato cercano se puede hacer y mucho.Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fiorella. tal vez ahí está el asunto, en creer que las soluciones deben llegar en un solo bloque y que si es posible ya vengan masticadas y preparadas para tomar. Muchos pequeños cambios generan un cambio grande, pero la cuestión es creer que se puede hacer y que no es solo una única solución y no está en nuestras manos.
      Un abrazo, grande.

      Eliminar
  6. A ver, a ver mi querida de cereza, quizás los diferentes gobiernos junto a los banqueros nos adoctrinaron que todos podíamos llevar una vida por encima de nuestras posibilidades reales...Claro como toda falacia tiene su fin..Y ahora de golpe quieren que pasemos del todo a la nada y del mar al charco...
    Y los consumidores podemos ser pero muy muy poderosos..¿hablamos de Nike, por ejemplo?
    En cuestión funcionarios (profes, médicos, enfermeras.....) ¡¡ Menos mal que existimos, ¿no?!!! Al paso que vamos ni 1.50 pál café...

    Mi soliraridad Y LUCHA con todos
    LA BOHÉME

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí te he entendido bastante mejor que en el comentario anterior.

      Eliminar
  7. Y en la calle....cuatro gatos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alson,en las manifestaciones en vez de octavillas, se debería publicitar una rifa entre todos los asistentes para la final del mundial de futbol o cosa así, y tal vez las cosas cambiaran!

      Eliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Ay, ay... ¿dónde está Zapatero? Unos se equivocan otros se empecinan. Yo me quedo con el que se equivoca. Los otros, los que nos perturban...miedo me ponen en el cuerpo.
    Un abraciño,
    Rosa María Milleiro
    http://poemas-rosamariamilleiro.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rosa, bienvenida. TE reconozco por algun comentario en el blog de Mercedes. Voy a visitar tus poemas.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Caen los imperios por la ineptitud de sus dirigentes, empezando por los de la piel de toro y siguiendo con los de la Unión Europea (qué gran invento para chupar del bote). Lo que me fastidia es que durante muchísimos años, mientras la gente ha vivido de perlas y hasta por encima de sus posibilidades, nadie se ha quejado, y sin embargo la situación era exactamente la misma, con gobernantes inútiles y una Unión Europea con sueldos de infarto hasta para el trabajo más humilde...¡La de dinero despilfarrado durante años por todos ellos, mientras nos hacían creer que nosotros mismos éramos ricos, que podíamos comprar casas de lujo, yates, coches y dar la vuelta al mundo...!
    Ay, mira, ya se me ha revuelto el té que me he tomado, jajaja! Si es que a mi edad no me va bien alterarme...Un beso!

    ResponderEliminar