lunes, 3 de noviembre de 2014

En este hoy que se estrena, otro adios, no menos doloroso por anunciado, incomprendido.
A quien supo disfrutar  como un niño y ser un  maestro del vivir, del compartir, del alegrar. De sonrisa permantente. Nariz de payaso valiente, siempre y siempre.

A veces creo que, no es el dios del amor en locura, quien lanza las flechas al azar, sino la muerte con sus dardos de luto.


 No quiero entender nada.

4 comentarios:

  1. Un adiós para alguien con sonrisa permanente es duro. Recuerda la sonrisa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. qué duras estas despedidas... quédate con el recuerdo de la sonrisa. Un abrazo.

    ResponderEliminar