miércoles, 12 de febrero de 2014

Somos palabras

La vida no es más que una larga conversación a varios labios. Una conversación repleta de palabras  que cobra sentido en los espacios, entre los silencios que la conforman, que la tallan, que la esculpen, que la respiran. A veces esa conversación se embrolla, se agrieta, se desluce y nos desescribimos en minúsculas y entre paréntesis hasta recargarla  de sentido o de mentiras. Palabras que se pronuncian a gritos mudos y secos, entre susurros, en tonos húmedos de alta y de baja voz que toman cuerpo y sentido en la espera, en la escucha, en una danza libre boca-oreja.
 La vida no es más que un largo soliloquio con quien se ama, se odia o se teme; una conversación de gestos, mímicas y lenguas varias; un diálogo de sordos la mayor parte del tiempo y si acaso hubiera o hubiese suerte y el viento soplará o soplase a favor, un recital de poesía a dos voces, a un tiempo y a un aliento.
 Eso si  alguna vez hay favor, viento y poemas que navegar.
Parece difícil. Pero a veces pasa.


6 comentarios:

  1. Somos palabras, las que decimos y las que no también. Me gustó mucho el post. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Fiorella, las que no decimos que dicen tanto...
      Cuánto tiempo sin sabernos! Me alegras el día...
      :)))

      Eliminar
  2. palabras mal o bien colocadas, pero palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Palabras como la fabula de Esopo, aquel cocinero al que le pidieron lo mejor del mercado y ...

      Eliminar
  3. Lo malo es que nadie te entienda cuando hables.

    ResponderEliminar