sábado, 15 de febrero de 2014

Pregunta

Siento cuando no escribo que enmudezco, que el espacio de aire que necesita de mi lengua y mi palabra  se queda descolorido y vacio, que  atascado entre mi corazón y mis dedos aquello que no digo acaba por formar un nódulo artrítico que me duele y me deforma.
Cada vez que callamos, que dejamos de compartir esa parte única de la vida que nos habita en régimen de alquiler, nos achicamos un poco.
"Hay que hablar", es la frase que más he escuchado en los últimos días. "Hay que hablar". Pero no hablar de lo que se espera, se sabe, que por repetido satura, hay que atreverse a comunicar aunque lo que nazca de nuestros labios nos deje sorprendidas en primer lugar o nos enrevese la vida. Hay que hablar con las manos, con los ojos, con los codos o con las orejas, pero hablar comunicar, no dejar de ser, no dejar de estar.
Esta plaza de pueblo, este foro de lesbianas fue durante mucho tiempo un maravilloso café de todas y donde
hoy apenas se escucha la música  de alguna cucharilla que remueve un café.
Nos hemos silenciado? Nos ha silenciado algún desencanto, un revés, la realidad? Qué o quién nos ha invisibilizado? Nosotras? Oramos de más frente al muro de las expectativas? El eterno miedo? La saturación? Qué?


8 comentarios:

  1. Hay tiempo de hablar, tiempo de silencio, y luego está el tiempo que no acompaña. Tal vez si por fin el sol...Las expectativas, como siempre, corriendo delante de una. Miedo, el justo, como mecanismo de defensa para responder con rapidez a situaciones adversas. La saturación a full. El desencanto lo más lejos a ser posible. A la realidad: imaginación e ironía.
    El café, cortado y con azucar. Gracias (:
    Un saludo, cereza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ES ya tiempo de un café.
      Un saludo, silbante.

      Eliminar
  2. Esta mañana escuchando la radio, un escritor apuntaba a la pérdida de capacidad de dialogar y compartir que hay en nuestro país. Es cierto, recuerdo a mi padre como tarde tras tarde bajaba a un parque cercano a hablar con desconocidos que terminaban por ser conocidos de tertulias, a mi madre que se unia a las vecinas charlando sus cosas.
    Hoy hemos llegado a un novel de individualismo, que o tienes wasshap o eres una "cavernaria" SI SEÑORES, YO SOY UNA DE ESAS QUE SE NIEGA A PERDER LA PALABRA POR ARTROSIS EN UN DEDO Y A SACRIFICAR LA MIRADA POR CARACTERES.
    Creo que el poder más que hablar, comunicar sería una gran asignatura en las nuevas leyes de educación, arte de oratoria, de poder exteriorizar tu onterior, se "ser capaz"....
    Pero los tiempos son así, cada uno va a lo suyo, y de vez en cuando.....
    un beso querida Pilar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagina que hoy muchos niños necesitan ayuda para desarrollar "Habilidades sociales".
      No aprendemos a comunicarnos, lo hacemos mal. Ni por imitación. Es una de las diferencias que observo entre las personas un poco más mayores que nosotras, que saben iniciar amistad y conversación en cualquier parte.
      Tú no tienes wassap y supongo que seguirás hablando por teléfono, pero conozco muchos casos de personas que pagan por cien, doscientos, mil minutos al mes de llamadas a fijo y móvil de cualquier operador, que no se gastan nunca. El wassap acaba hasta con la voz.
      Un beso, Caba.

      Eliminar
  3. son tiempos de hablar para no decir nada... se habla, pero no se comunica, ruido, .. hay gente que ya calló para siempre y otras que no pueden dejar de hablar sin decir nada... encontrar el término de decir y expresar los sentimientos, las dudas, las expectativas, comunicar, imagino que por ese escribimos.... hace falta saber escuchar para hablar.. ¿sabemos oír al otro ?sería la pregunta...
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A las conversaciones les falta interes personal, afecto, compromiso. En algunas de ellas acabo convenciendome que soy insignificante para mi interlocutor sobretodo por la prisa.
      Escuchar es un arte en extinción, salvo para los psicoterapeutas.
      Un Beso, Ico.

      Eliminar
  4. Echo mucho de menos ese foro... ese café de todas que comentas... De pronto me he acordado de una cita de Tomates Verdes Fritos... "Después de que Ruth murió y los ferrocarriles dejaron de pasar, el café cerró y todos se marcharon como el viento. Nunca fue más que un pequeño lugar bullicioso. Pero ahora, cuando miro atrás, pienso que cuando ese café cerró el corazón de la ciudad dejó de latir. Es curioso como un lugar tan pequeño como este reunió tanta (buena) gente."
    Y sigo sin saber el motivo.

    Un abrazo, Cerecilla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino que todo tiene un tiempo y el tiempo de los blogs pasa por días de crisis. Lo que espero es que no dejen de escribir, porque si algo bueno tiene este espacio es poder hacerlo. Escribir es psicoterapeutico, artistico, creativo y compartido es un arte.
      Un beso, Chris.

      Eliminar

Cosas de niños. Adan y Eva

A el pequeño le encanta enseñarme cuanto sabe, cuanto aprende, cuanto ve. Sus libros, llenos de garabatos, son para mi como un museo llen...