¿Justicia?

Escuche estos días en el telediario una noticia sobre la jueza chilena Karen Atala y el fallo de la Comisión Interamericana  de Derechos Humanos sobre la discriminación que se llevo a cabo con esta mujer, al separarla de sus hijas en 2004 retirándole la custodia de las niñas, por la denuncia de su ex-marido. Este la denuncio  por convivir con una mujer y se declararse  lesbiana. Karen encontró a una mujer con la que comenzo a convivir y aquello si que no pudo soportarlo. Parece ser que la "justicia" chilena tampoco y las niñas tuvieron que ser entregadas por su madre entonces, aunque hubiera tenido la custodia de las niñas hasta aquel momento sin problemas. De haber sido su pareja un hombre, de la calaña que fuera, no hubiera tenido tantos problemas como con los prejuicios rancios de una sociedad tan conservadora y tan rígida.
Han pasado muchos años desde entonces y el daño ya esta causado y es un daño irreparable.
No sé cuanto tiempo pasará aún hasta que todo este proceso sea considerado la barbaridad que es.

Encontré estos vídeos con la declaración de la jueza ante la Corte en 2011, que me parecen muy interesantes.

Parte 1



Parte 2



  Parte 3


Comentarios

  1. Por esto es que a muchas no les entra en la cabeza que aquí en España siga habiendo mujeres con miedo a salir del armario. Porque aquí se vive una realidad legal y social que está a años luz de lo que sucede en América Latina, por poner un ejemplo.

    ResponderEliminar
  2. Y fíjate Pena, que aún con la diferencia abismal que existe entre estas dos realidades, en España no sale del armario nadie mientras puede permanecer en él, o al menos muy pocas mujeres abiertamente y voluntariamente dicen "yo soy lesbiana". Aún queda mucho tiempo para que la homosexualidad sea reconocida y reconocible por lo que es, en todo el mundo. Supongo que un dia la discriminación será parecida a la que sufrimos las mujeres occidentales todavia, es soportable, con techos de cristal, pero nada que ver con la sufrida en hace no tanto años, solo que en este caso, no se trata de la mitad de la población sino de una parte más pequeña y tardará bastante más, pienso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los techos de cristal son el reflejo del miedo. ¿justicia? La humanidad raramente es justa, tenemos mucho que aprender.

      Eliminar
  3. La única manera de acabar con la discriminación es la visibilización. Vivirlo con normalidad para que los vecinos de al lado, la familia y todo el mundo se de cuenta de que no somos tan raras.

    ResponderEliminar
  4. De acuerdo en que la visibilización es el único camino para la normalidad, pero en lugares donde es tan facil que la custodia de los niños pase a los padres solamente por una denuncia que diga que eres lesbiana, la visibilización es muy difícil, por que quien más quien menos no quiere perder su familia. Por eso el caso de estas dos mujeres tiene tanto valor y lo conseguido es tan importante, pq ha perdido la infancia de de tres niñas y eso es irrecuperable pero han abierto camino para las demás.
    No somos tan raras, eh? bueno alguna he conocido que se las trae, jejeje. (Es broma)

    ResponderEliminar
  5. Lo estaba leyendo tan campante cuando he visto ¡en 2004! Me avergüenza.

    En fin, queda mucho por hacer todavía para que cambien hasta las mentalidades más rancias.

    Un beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario