domingo, 17 de abril de 2011

Zapatostones

Me siento en la necesidad de calzar todo tipo de hormas, hormas estrechas, anchas, altas y bajas, flexibles y rígidas, culpadas y culpables, inocentes y ligeras...
Andaba siempre descalza, los pies libres ya protegidos por una planta queratizada y protectora en que no era fácil clavar piedrecillas o arenas. Hasta que aparecieron los zapatos y nadie tomo en cuenta la libertad de aquellos pies.
Encarcelados entre aquellas paredes los pies languidecieron momentáneamente, pero por algo son pies y sostienen una estructura gigantesca ( tan parecidos a las hormigas chiquitas y poderosas para la carga imposible)  se adaptaron  en aquellas botas con plantilla para dejar de ser planos. Disciplina larga  que logro su objetivo, ya no son planos pero no saben andar sueltos, una extremada sensibilidad se ha  apoderado de ellos y cualquier contacto con el suelo frío o caliente les produce un gran dolor.
Ayer volví a  subir en los tacones de la mediocridad y la mezquindad, uno para cada pie y  me marche a caminar acompañada de otros tacones tan altos como los míos y tan tanto como ellos.

Pensé que no me sentiría cómoda en las antiguas plataformas  (ya me parezco distinta) pero no fue eso lo que sucedió. Me apretaron un poquito de los dedos y traigo alguna rozadura y una ampolla  en el talón, no obstante camine con ellos con más soltura de la que esperaba, sin excesivo dolor y me desespero por ello.
Justificaciones todas.
Creí que habían crecido mis pies, pero la flexibilidad del calzado les permite bailar con ellos aún así.
Parece que el cambio, no ha hecho más que perfilarse levemente.

10 comentarios:

  1. yo adoro andar descalza, sólo siento que descanso cuando ando descansa, ¿ y el placer de andar descalza en la arena de la play? Aún así un tacón siempre queda bien.. pero qué descanso cuando te lo quitas..

    ResponderEliminar
  2. Ico, andar descalza por la playa es de lo mejor que han probado mis pies, pero después de aquello ya nunca quisieron zapatos con tacón.

    ResponderEliminar
  3. Los míos no quieren tacones desde hace años ya, pero a veces me los calzo, claro que acabo con un dolor de rodillas.

    ResponderEliminar
  4. sólo una vez usé tacón y nunca más. Adoro las sandalias y ahora mismo vengo de buscarme unas zapatillas para este verano.

    Peroooo, ejem, ¿cambio por los pies?? jajajaja Cereza, explícame eso!

    Un abrazo y gracias por tu visita y comentario!

    ResponderEliminar
  5. *Candela, ¿te duelen las rodillas cuando te pones tacones? uhmm que rarito!

    *Morgana, gracias a ti por tu visita, y si, quiero cambiar de arriba abajo, pero empezando por los cimientos, y ya me queda un poco menos, tres o cuatro vidas, calculo yo.

    ResponderEliminar
  6. tres o cuatro vidas? que noooooooooo... una vez que comienzas el cambio va gestándose muy silencioso por dentro y de pronto te sorprende, ya lo verás :)
    Por mientras, tú sigue descalza ;)

    besos

    ResponderEliminar
  7. No, no es nada raro. Es una de las causas principales por las que las mujeres padecemos, sobre todo a partir de cierta edad, problemas de rodillas. Otra es el sobrepeso y hay algunas más :) Es por culpa de una ligera inclinación de la rodilla que se produce quieras o no cuando apoyas el pie en firme sobre el suelo y pones todo el peso sobre él por ejemplo bajando cuestas o escaleras.

    ResponderEliminar
  8. *Pena, espero sorprenderme con los cambios antes de mis calculos de tiempo, voy a creer lo que dices y ya te iré contando.
    Besitos, guapa.

    *Candela, como mis tacones nunca son muy altos y no los calzó durante mucho tiempo, las rodilla nunca se habian quejado por ellos, los pies si, sobretodo mis dedos, que necesitan un espacio mayor que el que ofrecen la mayoria de los tacones.
    ES una lástima destrozar las rodillas por ser "más alta y elegante". Es increible que entre estética y salud gane la primera la mayoria de los asaltos.
    Besitos y felices vacaciones

    ResponderEliminar
  9. Yo creo que el tacón más que influir en dedos y rodillas que sí y mucho (De tanto usarlos, hoy pago las consecuencias), pienso que ataca poderosamente a la mente, tanto femenina como masculina...Qué tendrán!!!...Tuve un Pub y le puse de nombre Stiletto: tipo de tacón...preciosos rojo sangre charol...Una novia al enfadarse se los llevó, bien lloré por ellos...Reitero: ¡Qué tendrán!

    ResponderEliminar
  10. Xiâo Mäo, que bonito el nombre de tu pub, me encanta como suena. Y nunca lo habia pensado pero es una idea estupenda lo del tacón cerebral.
    A partir de ahora cuando me pregunten por que no me pongo más los tacones les diré que si que los llevo puestos, en la cabeza, jeje.

    ResponderEliminar

Consecuencias

La piel, de no rozarla con otra piel se va agrietando... Los labios, de no rozarlos con otros labios se van secando... Los ojos, de no m...