domingo, 22 de febrero de 2015

"El francotirador" de Armando Macchia



"Todos los días, mientras esperaba el ómnibus, un niño me apuntaba desde un balcón con el dedo, y gatillaba como un rito su arma imaginaria, gritándome "¡bang, bang!". Un día, solo por seguirle el rutinario juego, también yo le apunté con mi dedo, gritándole "¡bang, bang!". El niño cayó a la calle como fulminado. Salí corriendo hacia él, y vi que entreabría sus ojitos y me miraba aturdido. Desesperado le dije "pero yo solo repetí lo mismo que tú me hacías a mi". Entonces me respondió compungido: "sí señor, pero yo no tiraba a matar".

No hay comentarios:

Publicar un comentario