miércoles, 11 de septiembre de 2013

Mientras queda tiempo.

Me contaba una tarde de café que a veces, cuando miraba a sus hijos pequeños se le llenaba el corazón de una ternura tan inmensa que necesitaba abrazar un cojín, tan tan fuerte como intenso era aquel sentimiento que brotaba arrebatador . Era consciente de que no podia abrazarles a ellos porque de esa manera los hubiera roto.
Hace unos días su hijo mayor moría entre sus brazos, en su cama, de un infarto, con apenas diecisiete años.
Ha vuelto a escribir con aquella fuerza y con aquella poesía que abandonó por otras actividades más lucrativas. Y han vuelto a emocionarme sus letras por contagio directo de su dolor en ellas.
Nadie puede aquilatar su dolor, solo quien haya perdido un hijo puede saber de él.
No existe ninguna palabra que defina su estado. Es tan antinatural que ni siquiera existe una palabra que lo exprese.
Cuando mueren tus padres, quedas huerfana. cuando muere tu pareja quedas en estado de viudedad, pero cuando muere un hijo, ¿como quedas?

Pasamos nuestra vida tratando de encontrarle un sentido y cuando alguien a quien amamos tanto pierde su cuerpo, sentimos que estaba en la punta de nuestra lengua y no podiamos entenderlo.

Vivir mientras que hay tiempo, amar mientras hay a quien y entender que solo podemos abrigarnos entre nosotros mientras estamos. Hay golpes que nos hieren y otros que nos despiertan. Que no nos quemen los abrazos que no damos, ni las caricias que guardamos, ni los besos que no nos pertenecen porque nacen para regalarlos, porque los que desembocan donde pertenecen nos sostienen, antes y despues. Eso y dejarse querer...


8 comentarios:

  1. Nadie debería pasar por ver morir a un hijo porque es algo que no se supera ni olvida en la vida.
    Una abraçada

    ResponderEliminar
  2. Decir que en este caso se queda des-madrada, me parece del todo irreverente...Porque nadie puede paliar ese dolor extremo excepto su propio amor. (ya sé, ya sé no es nada fácil)

    ResponderEliminar
  3. Por eso no tiene nombre, porque no se abarca.
    Besos.Lenteja

    ResponderEliminar
  4. Olvidamos tan a menudo el valor real y la fragilidad de la vida... Necesitamos golpes (ajenos) de este tipo para poner las cosas en perspectiva y aprender a disfrutar de los buenos momentos...

    Imposible nombrar ese dolor.

    ResponderEliminar
  5. Exactamente, eso es, el que no haya visto y entendido lo que nos dices en tu último párrafo no se ha enterado del sentido de la vida.

    De lo otro, de lo que se te muera un hijo... debe de ser el dolor más desgarrador y antinatural que un ser humano puede sentir. De ahí la importancia de "estar al día" también con los hijos en cuanto a abrazos, caricias y besos.

    Y hablando de besos, uno se me acaba de escapar hacia ti, mua!

    ResponderEliminar
  6. Eso debe ser terrible, inimaginable, puedes llegar a perder la fe en la vida, a sentir que todo a tu alrededor es un caos insoportable,no me lo puedo imaginar..

    ResponderEliminar
  7. Pues sí, realmente cuando nacen te dan vida y cuando mueren se la llevan....¡¡qué cruel es la vida a veces!!1

    ResponderEliminar
  8. desde que nacemos aprendemos que la vida tiene un orden y a veces, cuando ese orden no se cumple sentimos un desgarro que nos rompe el alma. perder a un hijo es una tragedia que nunca parece que la gente asuma y es comprensible. sobre lo otro que dices , bien lo dice Pastora Soler en su canción La Mala Costumbre,

    ResponderEliminar

Cosas de niños. Adan y Eva

A el pequeño le encanta enseñarme cuanto sabe, cuanto aprende, cuanto ve. Sus libros, llenos de garabatos, son para mi como un museo llen...