domingo, 23 de septiembre de 2012

Humo


Llevo siete meses sin fumar, pero desde hace unas semanas me nace un deseo intenso de volver hacerlo. En mis monólogos me repito una y otra vez que no necesito más humo en mi vida,  que lo que añoro es el deseo de tranquilidad o sencillamente  que tengo necesidad de consuelo. 'No quieres el humo, no necesitas el humo, solo la tranquilidad', que vete tú a saber por qué ha decrecido en los últimos tiempos e identificas con el tabaco. No quiero humo, quiero alivio de alguna presión interior que trata de guiarme a mis caminos tranquilos y a los que me resisto a volver.
 De nuevo el canto de las sirenas.

A veces recuerdo que energía, que fuerza y que alegría me acompañaba cuando estaba cerca de ella y de que manera me resultaba fácil salir de mi e incluso ser yo misma sin ningún compromiso con la precaución, sin más necesidad de máscara, disponible, exenta de juegos  complicados o competitivos, libre sin más. Cuando lo recuerdo tengo que resistir el impulso de equivocarme otra vez, de volver a engañarme creyendo que esas sensaciones las traía ella en la maleta, que eran suyas. Y no, sencillamente siempre habían estado ahí,  en algún lugar de mi interior, ella solo tuvo que leerme para saber donde estaba el interruptor.
Sé que no se lo ha podido llevar, pero me da la impresión que lo cambió de lugar o que he vuelto a cerrar los ojos y ahora no lo encuentro.

Todo se resume en que se me han caído los palos del sombrajo y no sé donde coloque la caja de herramientas la última vez. Soy una ingenua pensé que no las necesitaría de nuevo.

Voy a tatuarme en un lugar bien visible para recordarlo a diario,  que lo que busco y necesito es la leche, no la teta.


13 comentarios:

  1. lA FUERZA NACE Y ESTÁ EN TU INTERIOR , solo tienes que darle y dejarle el pasillo suficiente para que salga....
    besos reinona

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú si que vienes con fuerza en mayúsculas, pepa perez!!

      Eliminar
  2. Claro que eso está en tu maleta y no en la suya ni en la de nadie, pero también te digo, Cerecilla, que aunque tengamos nuestra maleta a la vista, a veces hacen falta unos días, unos meses más bien para dar con la maldita clave de cuatro dígitos y poder abrirla. Lo más bueno de todo, es que siempre damos con esa clave.

    Linda Cereza, te mando un abrazo muy fuerte... y te espero para "crear", sí?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me informaré sobre la posibilidad de realizar un curso de cerrajería por si acaso sirve para algo.
      Ya has comenzado la leyenda? A ver si tengo un rato y voy esculpiendo la mía.
      Un beso grande, guapa.

      Eliminar
    2. Sí, ¡ya escribí la leyenda de Nanayú! Así se llama ella. Podríamos hablar de cerrajerías, de leyendas y de todo lo que nos salga al paso si un día te acercas a esta tierra. Me encantará. Un beso.

      Eliminar
  3. noooooo, que va a haber traido ella??? de eso nada! eres tú y solo tú! pero sí que es verdad que hay épocas que se nos olvidan esas cosas, así que keep walking y no te preocupes que la clave está al caer
    Muchos besos guapa
    M

    ResponderEliminar
  4. Encontrarás de nuevo la energía, la fuerza y la alegría, con o sin ellas, porque forman parte de ti. Mucho ánimo!

    P.D. Y no vuelvas a fumar, mujer, que siete meses son muchos y ya has andado un largo camino.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. si no quieres volver a caer en la tentación, no lo hagas. Sí quieres ser feliz, ve a por ello. es ir dando pasos. la felicidad se disfruta en compañía pero es un camino que hay que recorrer sola así que a por ello y nada de caer en el vicio

    ResponderEliminar
  6. Cereza, a mí me ocurre de vez en cuando lo mismo...me pierdo. Y vuelve la desazón y la ansiedad. Pero en esos momentos me aferro a lo que sé que me hace bien para cuidarme y recordar que lo mejor, lo llevo yo dentro.

    Cuídate, mímate mucho, haz las cosas que más placer te provocan...pero placer del sano, no del que termina haciéndote daño.

    Seguro que pronto te encontrarás mejor. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. A veces es mejor fumar que anhelar lo que no se puede tener... perjudica menos.
    un beso

    ResponderEliminar
  8. Sea como sea, dejar de fumar sólo puede ser positivo. El resto, vendrá con el tiempo , frase final genial.

    ResponderEliminar
  9. Fuerza! Cómo la qué tienen tus frases! Me hago participe de la última!! Lo que necesitamos es leche, no teta!

    ResponderEliminar
  10. Pues sí que estamos bien... siento leerlo...

    Yo creo que hace siete años (no soy de las que cuenta los días, meses y horas...) y ahora mismo me fumaría un cartón. Seguido. Hay que vencer a diario tantas tentaciones...

    (Suspiro)

    ResponderEliminar