En mi vida he amado entrañablemente a personas que en un momento dado me abandonaron sin, que por lo menos, me dijeran el porqué. Si yo hubiera perdido a esas personas por causa de la muerte, no lo hubiera resistido. Sin embargo, como los motivos fueron otros, encontré en la propia frialdad o en su indiferencia  fuerzas que me recondujeron a restablecer el equilibrio y continuar. En el camino hay encuentros que son reencuentros así como hay encuentros que son dolorosos desencuentros.

Comentarios

  1. Es una frase trillada, pero no por eso carece de total sentido: " de todo se aprende". Feliz Año, Cereza!!. Un beso

    ResponderEliminar
  2. De todo se aprende, Fio, y las que somos unas apredendoras de todo lo pasamos bien aunque lo pasemos mal. Un beso, querida Fiorella. (No he olvidado nunca el amansalocos, lo utilizo amenudo, la palabra por supuesto. Un beso, fuerte.

    ResponderEliminar
  3. Últimamente he dado con mujeres de las que sufren lo que yo llamo el Síndrome Guadiana. Aparecen, y de repente, sin previo aviso ni, por supuesto, explicación alguna, desaparecen... No me gusta, no.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario